Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 4 11 2005 Internacional 35 IV CUMBRE DE PRESIDENTES DE LAS AMÉRICAS Pulso entre Bush y Chávez por el futuro del Área de Libre Comercio en la región La reunión presidencial arranca con el objetivo de garantizar trabajo decente igual que hiciera en Monterrey, suscribiría la declaración con reserva y se abstendría de firmar aquellas partes relativas al Área de Libre Comercio CARMEN DE CARLOS. CORRESPONSAL MAR DEL PLATA. En un ambiente enrarecido por las medidas de seguridad y el intenso calendario de actividades (extraoficiales) contra la presencia de George Bush en Mar del Plata, se inaugura hoy oficialmente la IV Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de las Américas. El caballo de batalla de esta edición, cuyo lema apunta a garantizar trabajo decente para combatir la pobreza en el continente, será el ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas) El presidente de Estados Unidos y sus aliados en este foro apuestan por dar un impulso al proyecto, mientras Hugo Chávez declara su certificado de defunción. El ALCA está muerto, lo están enterrando los pueblos de este continente Los que quieran irse al infierno que tomen el camino del capitalismo, del neoliberalismo. Los que como nosotros, la mayoría, queremos un mundo mejor, tenemos que ir buscando otro camino de integración Chávez se anunciaba en vísperas de las reuniones para advertir que su intención es mandar al carajo al ALCA. Su postura provocó ayer mayor tensión en la carrera contrarreloj de los cancilleres, empleados en limar las asperezas que despierta el texto que revisarán, entre b Venezuela, al Los ejes de los debates Vincular el trabajo a los principios de libertad, justicia, seguridad y protección social. Discriminación. Combatir todas las formas de discriminación de empleo, así como la desigualdad, la pobreza, el hambre y la exclusión para elevar el nivel de vida. Ampliar las oportunidades de empleo. En especial para los grupos vulnerables como pueblos indígenas, afrodescendientes discapacitados, jóvenes y la tercera edad. Trabajo infantil. Promover medidas concretas para prevenirlo y erradicarlo. Educación. Garantizar el acceso a la educación básica de calidad como base del conocimiento durante la vida activa. hoy y mañana, la treintena de presidentes americanos que participan en esta convocatoria. Comerciantes de Mar de Plata protegían ayer su tienda antes de la protesta ron concluir las negociaciones, a más tardar, en enero de 2005, pero están bloqueadas desde hace dos años. En este contexto Venezuela, al igual que hiciera en la Cumbre Extraordinaria de Monterrey, en 2004, suscribiría la declaración con reserva Esto significa que se abstendría de firmar aquellas partes donde se haga alusión al ALCA. Su rechazo al proyecto llega al punto de proponer su reemplazo por el ALBA (Alternativa Bolivariana para las Américas) cuyo objetivo es integrar a todos los países del continente. El efecto inmediato sería la auto- exclusión de Estados Unidos. La iniciativa entusiasmaría a Cuba, excluida de esta convocatoria por no pertenecer a la OEA (Organización de Estados Americanos) pero cayó en saco roto en el resto de los países miembros que, con mayores o menores reparos lo aceptan. Bush cuenta con la simpatía de Chile, el respaldo enfático de México y Canadá y la posición moderadamente favorable de los países de Centroamérica. Con entusiasmo variado, le apoya una parte de la comunidad andina (Colom- REUTERS Dos años de bloqueo La férrea posición anti- ALCA de Venezuela, cerrada en banda a tan siquiera mencionar su nombre en el documento final, contrasta con la postura más conciliadora de Estados Unidos, dispuesto a ceder en sus pretensiones de exigir un compromiso común y definitivo para que, como estaba previsto, entrase en vigor antes de fin de año. Así se establecía en la primera edición de esta Cumbre, en Miami en 1994, donde el objetivo acordado fue eliminar, progresivamente barreras al comercio y la inversión Los países resolvie- bia, Perú, Ecuador) mientras el Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) propone severas correcciones de forma y fondo al planteamiento original, entre otras, buscan concesiones en materia de subsidios agrícolas. Si el tema del ALCA es de alta sensibilidad y se descarta un consenso unánime, pese a que el texto se ha revisado y matizado una decena de veces, no sucede lo mismo con los 34 párrafos que completarán la declaración final. Aunque mirados con lupa, el resto de los apartados en los que se trata el lema de la Cumbre, Crear Trabajo para Enfrentar la Pobreza y Fortalecer la Gobernabilidad Democrática no parecen provocar conflictos graves. Los temas de discusión se refieren a la creación de trabajo decente fortalecimiento de la gobernabilidad democrática y generación de políticas activas para enfrentar la pobreza. Entre tanta discusión, los presidentes comenzaron a llegar con cuentagotas a Mar del Plata. Recepción sin precedentes en Argentina, les esperaban más de 11.500 efectivos policiales. MAR DEL PLATA: DOS DESTINOS FRENTE A FRENTE CARLOS ALBERTO MONTANER ara proteger a Bush de la izquierda bananera reunida en Mar del Plata han sido necesarios 11.500 policías y tres vallas. La protesta no es sorprendente. Tras la caída del Muro de Berlín y la desaparición de la URSS, la izquierda en casi todo el planeta ha dejado de presentar opciones de gobierno o teorías serias sobre el desarrollo y la equidad para pasar a refugiarse en las protestas callejeras. Pero esa estrategia, unida a la corrupción y a los disparates de muchos gobiernos, ha calado hondo, especialmente en América Latina, donde cada vez son más los ciudadanos que desprecian la democracia como método de organizar la convivencia y la economía P de mercado como modo de crear y asignar riquezas. En casi toda la región se ha revitalizado el populismo en cualquiera de sus dos variantes: la por ahora tranquila y vegetariana que postulan Lula, Tabaré Vázquez y Kirchner, y la feroz y autoritaria que defienden Chávez y Castro, una pareja de pirómanos dispuestos a incendiar de nuevo la pradera, como en la época pugnaz de la Guerra Fría. Hace once años, cuando en 1994 se organizó en Miami la primera Cumbre de las Américas, nadie ponía en duda que al desarrollo y al fin de la pobreza se llegaban mediante el comercio libre, el mercado y la cooperación internacional, como habían hecho España, los cuatro dragones de Asia y otras naciones exitosas. Dentro de ese contexto, el ALCA que anunciaba el presidente Clinton abría la puerta a la esperanza. Existía, además, un plano para llegar a buen puerto: el llamado Consenso de Washington. Por medio del control de la inflación y de la masa monetaria, equilibrio fiscal, reducción del gasto público, apertura al comercio internacional y privatización de las actividades empresariales del sector oficial, se lograría el crecimiento sostenido y la disminución de la miseria. Y no era ésa una receta sólo para el tercer mundo, pues la propia Europa se exigía estos mismos comportamientos dentro de la Unión. Pero en América Latina, en general, las cosas ocurrieron de otro modo. El arraigo de la cultura populista era tan fuerte, que no se logró controlar el gasto público, ni en algunos países fue posible privatizar las ruinosas empresas públicas, mientras en otros los procesos de privatización fueron unas escan- dalosas formas de corrupción y peculado que muchas veces se limitaron a convertir en monopolios privados lo que antes eran monopolios estatales, pero sin permitir el libre juego del mercado. ¿Resultado del fracaso de las reformas? La vuelta del estatismo, la desconfianza en el comercio internacional y el descreimiento en la democracia y en el mercado. En Mar del Plata, pues se enfrentan la risueña visión original de la primera Cumbre de las Américas, hace más de una década, y la más sombría que hoy sostiene medio continente tras un periodo de frustraciones y fracasos. Es verdad que todavía queda Chile como muestra de que la libertad política y económica, cuando van de la mano, consiguen el milagro del desarrollo y mayores niveles de equidad, pero el pronóstico más razonable apunta al pesimismo. Como los brasileros dicen con sorna de su propio país: América Latina es el continente del futuro... y siempre lo será.