Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional VIERNES 4 11 2005 ABC Blair admite que atraviesa tiempos duros Toda la Prensa británica destaca la pérdida de autoridad del premier tras la dimisión de Blunkett b La marcha del ministro por irregu- laridades y la revuelta de diputados laboristas contra las medidas antiterroristas ofrecen la imagen de un Blair perdido en su tercer mandato EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Son tiempos duros reconoció ayer Tony Blair a sus ministros, en una jornada en la que toda la Prensa llevó a sus portadas titulares sobre la pérdida de autoridad del premier británico. La dimisión del día anterior de David Blunkett, obligado a dejar el Gobierno por segunda vez en menos de un año, y la necesidad de rebajar las nuevas medidas antiterroristas por las reservas del Parlamento, pusieron al descubierto un Blair que no acaba de encontrar su sitio en su tercer y último mandato. La oposición considera que la pérdida de apoyos de Blair, con un Blunkett que ya no puede ser su más estrecho aliado en el Gobierno y unos diputados en frecuente revuelta, se ha convertido ya en una hemorragia La pérdida de autoridad es similar a la de John Major en el Gobierno tory de finales de los noventa afirmó ayer Michael Howard, que sigue encabezando el grupo parlamentario conservador hasta la elección de un nuevo líder en diciembre. En la reunión de ayer del Gabinete, Tony Blair justificó su situación indicando que son tiempos duros porque el Gobierno está intentando hacer lo correcto en la reforma del servicio público, la educación, la sanidad, la conducta antisocial y el contraterrorismo según un portavoz de Downing Street, la residencia oficial del primer ministro. Precisamente esa agenda se complica sin la presencia de David Blunkett en el Ejecutivo, donde el hasta ahora ministro de Trabajo y Pensiones era uno de los pilares de las reformas, como lo había sido durante su paso por Interior hasta que el pasado mes de diciembre debió dimitir por la aceleración de la tramitación del visado a la criada de una amante. Vuelto al Gobierno tras las elecciones de mayo, Blunkett tuvo que renunciar otra vez el miércoles, ahora por no haber consultado con un organismo de supervisión su contratación en el sector privado en los escasos meses en que no fue ministro. pectos de sus nuevas medidas antiterroristas, cuando cuenta con 66 diputados de más. La revuelta en las filas laboristas llevó a que el ministro del Interior, Charles Clarke, anunciara que el Gobierno renuncia a su pretensión de que los presuntos terroristas puedan ser detenidos sin cargos durante tres meses. Se trata de la iniciativa más polémica entre las anunciadas tras los atentados del 7 de julio y la votación del miércoles preanunciaba su rechazo cuando se sometiera a la consideración de la Cámara. Ahora Clarke pretende aumentar las actuales dos semanas de detención sin cargos a un mes. Pero las dificultades de Blair no son botón de un día. En las últimas semanas en el Gobierno ha habido serias diputas entre los ministros sobre la ley antitabaco, cuya aprobación se demoró varias veces por esa falta de consenso, dando una imagen de enfrentamiento interno y de falta de autoridad de Blair. Las autoridades advierten Ni siquiera al primer ministro se le ha visto especialmente activo en la presidencia europea que este semestre le corresponde al Reino Unido, y eso que Europa es supuestamente una de sus pasiones. Toda esta situación, que puede tener signos de final lento del blairismo está llevando a que dirigentes laboristas comiencen a apartarse de Blair. No es bueno para tu salud ser asociado con el primer ministro aseguraba recogiendo comentarios de políticos laboristas el jefe de política de la BBC, Nick Robinson. A Blair se le pueden volver aún más en contra los elementos si a partir del 6 de diciembre, cuando los conservadores concluyen sus primarias, el nuevo líder tory arranca con fuerza y encuentra eco en la sociedad. Blunkett marca las teclas de su móvil tras abandonar ayer los Comunes AP Bruselas verificará la presencia de puntos negros de la CIA en Polonia y Rumanía LAURA VILLENA. SERVICIO ESPECIAL. Revuelta interna La misma marcha de David Blunkett supone ya en sí misma una muestra de la debilidad de Blair, quien a pesar de querer impedir la renuncia y expresar públicamente todo su apoyo al ministro no pudo detener la evolución de la crisis. Ésta estalló el mismo día en que Blair tuvo en el Parlamento la mayoría más exigua desde que llegó al poder en 1997. Por sólo un voto el primer ministro pudo hacer aprobar algunos as- BRUSELAS. La ONG estadounidense de derechos humanos, Human Rights Watch señalaba ayer a Polonia y a Rumanía como los países europeos que dan cobijo a prisiones secretas de la CIA, conocidas como puntos negros No tenemos la certeza absoluta de que estos dos países alberguen prisiones secretas pero todo apunta a podrían haber colaborado con Estados Unidos en la retención de sus prisioneros declaraba a ABC Vanese Saenen, de HRW Bruselas, basándose en investigaciónes realizadas por la ONG. En las pesquisas se declara el uso de aviones de la CIA para el transporte de prisioneros de EE. UU. concretamente el de un 737 registrado con el número n 313 p que realizó varias paradas en Polonia y Rumania en 2003. En septiembre de este año el avión partió de Kabul con destino al aeropuerto Szymany de Polonia, cercano al Servicio de Inteligencia Polonés, y más tarde se desplazó al aeropuerto militar Mihail Kogalniceanu de Rumanía, que anteriormente había sido base americana en 2002 y que poco tiempo después fue cerrado al público y a la prensa. En el mismo mes se sabe que prisioneros afganos salieron del país sin que EE. UU. especificase su destino. Hay que emprender una investigación urgente. Cabe el riesgo de maltrato de los prisioneros y la violación de la Convención de Ginebra afirmaba Saenen, instando a la UE a intervenir en el asunto. Los presos no pueden ser visitados por la Cruz Roja y seguramente sean sometidos a torturas, como ocurrió con Khalid Sheikh Mohamed, torturado con el ejercicio delsubmarino declaraba a este periódico Jamie Fellner, de HRW Nueva York. Rumanía y Polonia han negado la presencia de prisiones secretas de la CIA. La Comisión Europea anunció ayer que investigará el caso porque podría no ser compatible con la Carta de Derechos Humanos de la UE y Fratini, Comisario de Justicia, advirtió a Rumanía, que los países candidatos deben garantizar la democracia, el respeto a los derechos humanos y las minorías