Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 VIERNES 4 11 2005 ABC Internacional Un bombero parisino caminaba ayer ante un concesionario de Renault destrozado e incendiado en Aulnay- sous- Bois, en la periferia de la capital AP Arde París en una ola de violencia mientras Villepin y Sarkozy dirimen su propia guerra Cada noche, bandas de jóvenes lo destrozan todo a su paso y reciben a tiros y pedradas a la Policía Gobierno despide a un grupo de diputados de la UMD (centro derecha) que apoyaban a su titular de Interior, con un grosero corte de mangas JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. La violencia suburbana, con incendios, tiros, pedradas, muertos, heridos, detenciones y persecuciones penales se ha extendido a los seis departamentos de la región de la Isla de Francia, en la gran corona de París. El 74 por ciento de los franceses afirman no tener confianza en Jacques Chirac para resolver ese y otros problemas de fondo de una Francia que contempla horrorizada los estragos perversos de su modelo social Un sondeo publicado ayer por el matutino conservador Le Figaro reflejaba que la cota de aceptación del presidente de la República descendía dos puntos. Y ello en una encuesta realizada siete días antes de los estallidos de violencia, que han crecido y se han exb El jefe del tendido por los departamentos de Yvelines (27 automóviles incendiados el miércoles por la noche) Hauts- de- Seine (32) Essonne (33) Val- d Oise (18) Val- de- Marne (13) y Seine- et- Marne (15 coches quemados la misma noche) El contagio de la violencia nocturna a toda la periferia urbana de París se ha encadenado de manera vertiginosa. Los coches de la Policía han sido tiroteados, con bala, en varios guetos urbanos. Y los trescientos incendios nocturnos de la madrugada de ayer terminaron en batallas campales y detenciones masivas. Cuatro policías, dos bomberos y tres civiles sufrieron heridas graves la noche del miércoles al jueves. Ayer por la mañana, 135 jóvenes fueron detenidos, 48 serán inculpados de diversos delitos, 17 han sido encarcelados directamente y una veintena de menores fueron transferidos a un tribunal especial. los seis departamentos de la región parisina. Alcaldes, policías y fuerzas antidisturbios intentan sofocar nuevas llamaradas de esta crisis. Ante las pavorosas imágenes de la violencia suburbana, en guetos habitados muy mayoritariamente por inmigrantes norteafricanos, el Gobierno se ha visto forzado a acallar sus graves enfrentamientos personales, que han tenido proporciones escandalosas: un grupo de diputados de la Unión por un Movimiento Popular (UMP, centro derecha) ha increpado violentamente a Dominique de Villepin, el primer ministro, que ha intentado marginar a su titular de Interior, Nicolas Sarkozy. La noche del miércoles, Villepin se despidió de los diputados que apoyaban a Sarkozy haciendo un grosero corte de mangas, impropio de un jefe de Gobier- no de apariencia física siempre tan atildada. El encontronazo entre los diputados de la UMP y el primer ministro causó una inquietud muy viva en el Elíseo y en los cuarteles políticos de la mayoría parlamentaria. Y Villepin organizó ayer varias reuniones de trabajo para dejar constancia de su apoyo solidaridad y trabajo en común con Sarkozy, utilizando un lenguaje marcial de circunstancias: El Estado no cederá ante el vandalismo. El orden y la justicia tendrán la última palabra Un rosario de problemas Durante las últimas 48 horas, Villepin ha organizado citas a varias bandas con los titulares de Interior, Trabajo, Asuntos Sociales, Justicia... para intentar acelerar la puesta en marcha de un nuevo plan nacional que propondrá ayudas y soluciones de todo tipo. Sin embargo, los distintos frentes de la crisis han dejado al descubierto un temible rosario de problemas. La represión policial podrá pacificar las ciudades y suburbios donde ha estallado la crisis. Pero no será fácil Sofocar la crisis Anoche, 1.300 agentes de las Compañías Republicanas de Seguridad (CRS, las fuerzas antidisturbios) habían sido desplegados en 20 de las 40 ciudades de El vandalismo se extiende a los seis departamentos de la Isla de Francia, en la periferia de la capital