Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Nacional VIERNES 4 11 2005 ABC El Gobierno abre expediente para expulsar de España al opositor ecuatoguineano Severo Moto El autoproclamado presidente de Guinea Ecuatorial en el exilio tiene quince días para recurrir Interministerial estudió varios informes sobre las actividades del opositor a Obiang por su posible incompatibilidad con la condición de asilado L. A. MADRID. El Ministerio del Interior comunicó ayer al opositor ecuatoguineano Severo Moto que le ha abierto un expediente para retirarle el asilo de que disfruta en España desde hace casi veinte años. Moto tendrá quince días para presentar sus alegaciones ante la Comisión Interministerial de Asilo y Refugio. El expediente puede concluir con su expulsión de España, algo que, de producirse, debe ser acordado por el Consejo de Ministros. La citada comisión interministerial, integrada por representantes de los Ministerios de Exteriores, Interior, Justicia y Asuntos Sociales se reunió el pasado 24 de octubre para estudiar diversos informes sobre las últimas actuaciones de Severo Moto en nuestro país, informa Europa Press. En los informes, del Ministerio del Interior se señala que algunas de las actividades de Moto podrían ser incompatibles con su estatuto de asilado. En otro, del CNI, se recogen sus movimientos en terceros países y se subraya su posible participación en intentonas golpistas para acabar con el régimen de Teodoro Obiang. b Una Comisión La Guardia Civil comunicó puerta a puerta a los inquilinos la orden de desalojo decretada por una juez de Granada EFE Las familias okupas de Jun abandonan las viviendas bajo la sombra de una trama urbanística L. UBAGO R. MENDOZA GRANADA. Hubo calma, sol y casi aburrimiento para los que esperaban un desalojo agresivo o una rebelión de los ya famosos okupas de Jun. Reinó el silencio y el ir y venir de algunas familias que dejaron las casas como el que se marcha un mes a la playa con más chismes de la cuenta. El desalojo de 19 familias del pueblo granadino comenzó por la mañana con la notificación verbal de la Guardia Civil. Muchos abandonaron Acusaciones contra el Gobierno A finales del pasado mes de abril, el autoproclamado presidente del Gobierno de Guinea Ecuatorial en el exilio, tras permanecer desaparecido durante varios días después de un extraño viaje a Croacia, acusó al Gobierno español de querer eliminarle por haberse convertido en un obstáculo para los intereses petroleros de España en su antigua colonia. En junio apoyó desde la calle la entrada de una treintena de opositores en la Embajada de Guinea Ecuatorial en Madrid, momento en que se puso en marcha el proceso para estudiar una posible retirada de su condición de asilado. Aunque el Ejecutivo decidiera finalmente la expulsión de Moto, lo más probable es que se le aconsejara instalarse en un tercer país que esté dispuesto a acogerle. En ningún caso, según fuentes diplomáticas, se plantea el Gobierno una entrega a Guinea Ecuatorial, un país donde hay una clara falta de respeto de los derechos humanos. Ayer, Moto, que recibió la notificación en su domicilio, anunció que recurrirá el expediente en el plazo previsto y declaró a Efe que, si es expulsado, volverá a su país. Prefiero ir a Guinea Ecuatorial y que me maten, pero que no me maten a escondidas enviándome a ningún otro país, como ya han querido hacer en Croacia afirmó. las casas antes de que se desplegaran los agentes, como ordenó la juez. La mayoría ha regresado a sus viviendas de Cartuja, donde habitaban antes de llegar a Jun. Otros se han mudado a pisos dentro de estos mismos bloques donde residen familiares que llevan años pagando su alquiler. Me voy a mi casa que en este barrio no nos quieren declaró Encarna Heredia cuando abandonaba en su vehículo los pisos de la discordia. Otra de las familias apuntó que regresarían al polígono donde estábamos antes Pero algunos no tienen tanta suerte. Una de las okupas de 16 años, con un bebé recién nacido, aseguró que tendrá que vivir en un coche pasando frío Tan sólo dos de los ilegales se mostraron reacios a abandonar el edificio. Carmen Heredia y Álvaro Muñoz que llevan dos años viviendo en estos bloques optaron por colocar un colchón en la puerta del Ayuntamiento a la espera de alguna solución porque no tenemos a donde ir y yo estoy embarazada decía la mujer mientras mostraba su certificado de empadronamiento. Pero Jun no termina en un desalojo. La expulsión de los okupas era el problema más urgente, pero el trabajo de la Guardia Civil no ha concluido. La investigación sigue para averiguar si se trató de una ocupación espontánea u organizada por un cabecilla. Y seguirá adelante para revisar todos los perfiles, posibles intereses y personajes de una historia más propia del sainete que del terrible atropello a los derechos fundamentales de los vecinos de Jun, defendido por el alcalde del pueblo. La decisión judicial ha batido un récord en rapidez y se precipita después de que el alcalde denunciara uso de violencia, coacciones a otros inquilinos y una amenaza de muerte, elementos que no han podido ser constatados hasta el momento. La duda sigue más abierta que nunca después de que IU apuntara ayer, de nuevo, a los intereses especulativos del alcalde socialista e insinuara la posibilidad de que los edificios sean derribados.