Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional VIERNES 4 11 2005 ABC El Supremo condena a Arnaldo Otegi por llamar al Rey jefe de los torturadores Revoca la sentencia del Tribunal Superior de Justicia vasco que absolvió al batasuno de injurias graves b Fuentes jurídicas indicaron que Los hechos Otegi fue denunciado por la Fiscalía después de que en una rueda de prensa, celebrada el 26 de febrero de 2003 con motivo de una visita del Rey al País Vasco, calificara a Don Juan Carlos como el jefe máximo del Ejército español, es decir, el responsable de los torturadores, que ampara la tortura y que impone su régimen monárquico a nuestro pueblo mediante la tortura y la violencia Las manifestaciones del portavoz batasuno se produjeron días después de que el director del clausurado diario Egunkaria Martxelo Otamendi, y otros directivos, denunciaran torturas a manos de la Guardia Civil tras sus detenciones. El juicio, en el que el fiscal solicitaba 15 meses de cárcel por un delito de injurias graves, quedó visto para sentencia el 10 de marzo de 2005. Días después se conocía la resolución absolutoria, que fue recurrida por el fiscal al considerar que las expresiones vertidas por Otegi fueron calumniosas e injuriosas para el Rey habida cuenta de su carácter claramente innecesario y desproporcionado a la finalidad de crítica política que podía perseguir al formularlas la condena ronda el año de prisión. Uno de los cinco magistrados que integran el tribunal podría formular un voto particular N. COLLI MADRID. La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha decidido condenar a Arnaldo Otegi, dirigente de la ilegalizada Batasuna, por un delito de injurias contra Su Majestad el Rey. El tribunal, que revoca así la sentencia absolutoria dictada el pasado mes de marzo por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, impondrá al batasuno una pena que, según fuentes jurídicas, rondaría un año de prisión. La sentencia será notificada en los próximos días y podría contar con el voto particular de uno de los cinco magistrados que integran la Sala. Esta condena es fruto del recurso que planteó la Fiscalía contra la absolución dictada por el TSJ vasco. El pasado mes de marzo, este tribunal absolvió al portavoz de Batasuna del delito de injurias al Rey, aunque estimó que sus palabras fueron ofensivas, impropias, injustas, oprobiosas y ajenas a la realidad En la sentencia, los magistrados negaron que las palabras de Arnaldo Otegi- -para quien el fiscal solicitaba 15 meses de prisión- -pudieran considerarse como injurias graves y aseguraban que sus comentarios estaban amparados por el derecho a la libertad de expresión. Durante la vista oral, el dirigente batasuno negó que tuviera intención de injuriar y puntualizó que no llamó torturador al Rey, sino a quienes supuestamente practican la tortura La sentencia del TSJ vasco señalaba que esas expresiones estaban amparadas por la libertad de expresión autoridad a la que se dirige, coincidente con la más Alta Magistratura del Estado Además, destacaba que las declaraciones se produjeron en un contexto de crítica política al lendakari por su formal hospitalidad hacia el Rey en los días posteriores al cierre del diario Egunkaria y la detención de sus responsables. Sin embargo, los magistrados reconocían que las manifestaciones de Otegi fueron desafortunadas, pero no podían ser sancionadas con una condena penal, pues ello vulneraría las libertades proclamadas por la Constitución, ya que en la ponderación de los derechos fundamentales en juego, el del honor y el de la libertad de expresión, debe primar este último, por las garantías que al mismo concede la Carta Magna. La sentencia ahora revocada contó con un voto particular de la magistrada Nekane Bolado, quien se mostró de acuerdo con la defensa de Arnaldo Otegi y consideró nula de pleno derecho la prueba videográfica que se presentó en la vista oral, al considerar que la cinta no era la matriz, sino otra manipulada que no recogía en su integridad todo lo grabado. El segundo artefacto afectó a la oficina de empleo del municipio EFE Límite de la libertad de expresión La resolución judicial recordaba la doctrina de los tribunales Constitucional y Europeo de Derechos Humanos, según la cual la tutela del derecho al honor se debilita, proporcionalmente, como límite extremo de las libertades de expresión e información, cuando sus titulares, como en el caso que nos ocupa, son personas públicas, ejercen funciones públicas o resultan implicadas en asuntos de relevancia pública No se trata de una cuestión referente a la vida privada del Jefe del Estado, sino del rechazo de la vinculación del poder político fundado en el carácter hereditario de la institución que aquel (el Rey) personalmente simboliza añade la sentencia. Las declaraciones de Otegi, señalaba la resolución, se realizaron en un ámbito que puede sin dificultad considerarse de carácter público- -político e institucional- no sólo en razón de la condición del sujeto agente- -diputado autonómico- sino también de la ETA reitera su amenaza a los jueces con una bomba en el juzgado de Zarauz M. L. G. F. BILBAO. Con la colocación de dos artefactos en Zarauz, ETA recordó ayer a quienes auguran un próximo final del terrorismo que no ha dejado las armas. Los últimos objetivos de la banda fueron el juzgado de paz y la oficina de empleo de Zarauz, donde colocó dos artefactos similares a los que hicieron explosión el pasado 25 de octubre en los juzgados de Ordicia, en Guipúzcoa, Amurrio, en Álava y Guernica, en Vizcaya, según el departamento de Interior del Gobierno vasco. Los artefactos de ayer eran de escasa potencia, y el primero de ellos, localizado poco antes de la medianoche en el juzgado de paz, fue desactivado hora y media después por efectivos de la Ertzaintza. El segundo artefacto, colocado en una papelera próxima a la oficina de empleo de Zarauz, situada en el número 13 de la calle Araba, estalló a la misma hora en la que era desactivado el primero. La Ertzaintza atribuye la colocación de ambas bombas a ETA y las relaciona con el suicidio del preso de la banda José Ángel Alzuguren Perurena, Kotto en la cárcel de Soria. La junta de portavoces del Ayuntamiento de Zarauz, integrada por EA- PNV, PSE, PP y EB, advirtió ayer a ETA que este tipo de ataques sólo obstaculizan un proceso de normalización Los grupos consideraron que colocar bombas en plena noche, además de crear una alarma, supone una muestra más de cerrazón