Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión VIERNES 4 11 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil HASTA LAS CEJAS E LAS SECUELAS DE LA RUPTURA ODAS las intervenciones del Gobierno, el PSOE y los grupos minoritarios del Congreso durante el pleno de toma en consideración del proyecto de Estatuto catalán tuvieron como denominador común el arrinconamiento del PP, en una suerte de reedición parlamentaria del pacto del Tinell (el acuerdo programático del tripartito catalán en el que se excluye cualquier posibilidad de entendimiento con los populares en Cataluña y en Madrid) Tanto empeño pusieron en este propósito que las prioridades del debate se trastocaron, de forma que la propuesta remitida desde Cataluña acabó sirviendo de palanca para intentar desencajar a la oposición. Para sacar adelante este nuevo Estatuto, el PSOE y sus aliados parecen necesitar una fuerza política que no hallan en la normalidad del Estado autonómico, ni en la salud del orden constitucional, sino en el reavivamiento del conflicto entre Cataluña y España y en la deslegitimación democrática de la derecha. Un objetivo tan letal para el país es costoso en medios y en perjuicios, porque adulterar la Historia exige una pérdida sensible de moral pública y de honradez intelectual. Se trata, por acción u omisión del Gobierno, de no escatimar esfuerzos para que el PP sea excluido del circuito democrático. Rodríguez Zapatero llegó incluso a cuestionar una certeza histórica tan innegable como fue el contenido real del consenso constitucional mantenido por derecha e izquierda para el desarrollo autonómico. Dijo el presidente del Gobierno que ese consenso consiste en el respeto a las formas y a los procedimientos Tal afirmación es una huida del pasado, que se ha convertido en incómodo para Zapatero, porque el consenso que ahora desvitaliza con tanto afán siempre ha consistido en acuerdos concretos y efectivos. Su afirmación sólo es posible desconociendo los acuerdos autonómicos de 1981; la aprobación del Concierto Vasco (y su renovación indefinida en 2002) la polémica Ley Orgánica de Armonización del Proceso Autonómico; la Ley de Financiación autonómica de 1996; las doce reformas estatutarias aprobadas en el primer mandato de Aznar, o las quince leyes de cesiones de tributos a otras tantas Comunidades en su segundo mandato. T Todos estos avances del Estado autonómico contaron con ese consenso sustantivo- -no meramente formal- -entre derecha e izquierda que Zapatero parece ignorar. Los gestos son muy ilustrativos. Y ahora cobra todo sentido que Zapatero no defendiera la posición del Gobierno en la toma en consideración de la reforma del Estatuto valenciano, como sí lo ha hecho con el Plan Ibarretxe y el nuevo Estatuto catalán. El PSOE ha llegado a un punto en el que ya no sabría gestionar la normalidad política con el otro gran partido de ámbito nacional. El principal problema del socialismo y del jefe del Gobierno es que han perdido crédito político para exigir al PP un consenso que, de antemano, no sólo no desean, sino que cercenan, haciéndolo imposible. No es ésta la única esperanza frustrada por la táctica de confrontación del PSOE. También se frustró la esperanza de una rectificación por parte del Ejecutivo en su actitud frente al proyecto de nuevo Estatuto catalán, bajo el paraguas del informe de los cuatro expertos consultados por el PSOE, convertidos en oráculos de las reformas que los socialistas prometieron introducir en el texto. Quienes creyeron en esta promesa- -muchos socialistas, sin duda- -también se habrán sentido defraudados, al no escuchar en el discurso presidencial ni una mínima referencia a la definición de Cataluña como nación, eludida con la fórmula nada ingeniosa de la identidad nacional Zapatero no ha sido fiel al verdadero consenso constitucional que han venido practicando tanto la izquierda como la derecha desde 1978- -y cuyos logros valoró recientemente Su Alteza Real el Príncipe de Asturias durante la entrega en Oviedo de los premios que llevan su nombre- ni ha respetado la verdad de los hechos históricos, minusvalorando el esfuerzo que la derecha y la izquierda españolas hicieron por consolidar y desarrollar el sistema autonómico que tanto alabó el miércoles. Tampoco acierta cuando no tiene en cuenta el deseo mayoritario de los españoles de que PP y PSOE pacten las cuestiones de Estado, ni parece ser consciente de que su mandato está propiciando la mayor discordia entre españoles desde el advenimiento de la democracia. L endeudamiento de las familias españolas crece y alcanza límites peligrosos. Por primera vez, las familias no sólo no tienen capacidad de financiación, sino que necesitan financiación. O dicho de otro modo: ya no son suficientes los ahorros para amortizar los préstamos y créditos, de tal manera que entramos en una peligrosa dinámica, en la pescadilla que se muerde la cola: con la tasa de ahorro más baja de los últimos 40 años, aumenta la deuda. Todos estos datos fueron desgranados ayer por Victorio Valle, director de la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) En paralelo, otra dato económico adverso: el paro creció en octubre en casi 40.000 personas, aunque el ministro de Trabajo, Jesús Caldera, restó importancia al incremento porque incluye personas en proceso de jubilación Jesús Caldera EFE AHORA, LOS MINEROS RANSPORTISTAS, pescadores, agricultores, mineros... Suma y sigue. La tensión social va en aumento y salta de sector a sector. La estrategia de los huelguistas está cortada por un mismo patrón: el bloqueo como instrumento para conseguir sus objetivos ante la debilidad de un Ejecutivo que se las ve y se las desea para detener la espiral de la protesta callejera. Fuerzas antidisturbios cargaron ayer contra grupos de mineros que habían cortado con barricadas de neumáticos y troncos ardiendo las principales vías de comunicación de Asturias. El ministro de Industria, José Montilla, expresó su confianza en que se solucione el conflicto. Voluntariosas palabras que suenan a viejas en medio de un paisaje que no invita precisamente al optimismo. T Y RAJOY GANÓ EL DEBATE tiene para poder gobernar Por el contrario, sólo un 32 por ciento estima que su aval viene determinado porque considera que es lo mejor para todos. Los ciudadanos parecen haber percibido, también nítidamente, quién es el causante de este lío. Hasta tal punto es así que de producirse un enfrentamiento entre Cataluña y el resto de España durante la tramitación del nuevo Estatuto, los encuestados opinan que Zapatero sería el mayor responsable de la situación (un 24 por ciento) que aventaja en 12 puntos a Rajoy en este demérito. No obstante, la mayoría de los encuestados (un 56 por ciento) aún conserva esperanzas en que el texto sea enmendado y corregido para que se ajuste a la Constitución. El 26 por ciento cree que no tiene enmienda posible. Respecto al boicot a los productos catalanes- -contra el que se ha manifestado el líder del PP- los ciudadanos se muestran, según el sondeo, mayoritariamente en contra, pues la medida sólo es apoyada por el 14 por ciento. También, de nuevo, la clase política recibe un recado de la opinión pública que califica de mala la actuación de socialistas y populares en este asunto. L líder de la oposición venció con claridad en el debate sobre el Estatuto catalán en el Congreso. Así se desprende del sondeo que hoy publica ABC, en el que Mariano Rajoy aventaja en ocho puntos a José Luis Rodríguez Zapatero cuando a los encuestados se les pregunta por el resultado de la sesión parlamentaria. Sin duda, la defensa firme y rigurosa del modelo constitucional resulta más convincente que la aventura sin final conocido que ha emprendido el Gobierno socialista con la compañía de aliados muy poco fiables. Queda confirmado que el presidente del PP ofrece su mejor versión en este tipo de debates (como ya ocurriera con el Plan Ibarretxe) en contraposición con un adversario que abusa de las generalidades y nunca cierra la puerta a las reivindicaciones más radicales a costa del interés general. También es muy significativo, y está relacionado con lo anterior, que- -según el sondeo- -hasta un 58 por ciento de los españoles considera que el presidente del Gobierno apoya el texto del tripartito y de CiU porque no tiene otro remedio si quiere seguir contando con los apoyos que ahora E VIOLENCIA EN PARÍS L A indiferencia con que las autoridades franceses asistían a la degradación de los barrios periféricos de las grandes ciudades ha tenido como resultado la erupción de un fenómeno de delincuencia colectiva, revestida de tintes étnicos y religiosos, que trae en jaque a la Policía y que colocó algunas zonas de París al borde del fuera de control Encendida la mecha, la violencia corre el riesgos de extenderse por todas las grandes ciudades francesas, que viven el mismo mal. Una mezcla de guetización de las afueras y de dejar a su libre albedrío a la manifestación más radical del multiculturalismo han llevado a una situación extremadamente delicada. Otra avería, y grave, en la locomotora europea.