Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 JUEVES 3 11 2005 ABC Sociedad Gobierno e Iglesia alcanzan un principio de acuerdo sobre la asignatura de Religión Los miembros del Comité Ejecutivo del Episcopado no irán a la manifestación del 12- N b La negociación liderada por Ricar- El diálogo Iglesia- Gobierno 8 de marzo de 2005: Ricardo Blázquez es elegido presidente de la Conferencia Episcopal, sucediendo a Rouco Varela. El Gobierno manifiesta su satisfacción por la elección y muestra su confianza en poder alcanzar acuerdos con la nueva cúpula episcopal. 5 de abril: El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, recibe en Moncloa a Blázquez, y acuerdan el inmediato comienzo de conversaciones sobre la clase de Religión. Zapatero ve buenas expectativas de entendimiento con el nuevo presidente del Episcopado. 24 de mayo: Se aplaza la primera reunión prevista entre Educación y Episcopado. 18 de junio: Una veintena de prelados acude a la manifestación contra los matrimonios gay. 23 de junio: Primer encuentro entre el Ministerio de Educación y el Episcopado, donde se constatan las grandes diferencias de postura entre ambos. 22 de julio: Se paraliza sine die una siguiente reunión entre ambos organismos. La cita coincidía con la aprobación, en Consejo de Ministros, del proyecto de ley educativa. 19 de septiembre: Distintas fuentes hablan de reuniones al más alto nivel para solucionar la cuestión educativa en lo referente a la asignatura de Religión. Se comienza a hablar de cambio de interlocutores en la negociación. 1 de octubre: Diferentes asociaciones educativas convocan una manifestación contra la LOE el próximo 12 de noviembre. 27 de octubre: Reunión del Comité Ejecutivo del Episcopado. La cúpula episcopal asume el gesto de no acudir a la manifestación. licitaban los obispos en su última nota, publicada el 28 de septiembre. La asignatura- -de la que se desconoce si tendrá o no alternativa- -permanecerá dentro de los horarios escolares, y se procurará que no se imparta ni a primera ni a última hora. En cuanto a la polémica área de Educación para la Ciudadanía que permanecerá en el articulado de la normativa, se ha acordado que la misma incluya el estudio de la Historia de las Religiones, cuyos contenidos serían consensuados con las distintas confesio- do Blázquez dejaría la clase de Religión como en la Logse e incluiría Historia de las Religiones en el área de Educación para la Ciudadanía JESÚS BASTANTE MADRID. Iglesia y Gobierno han alcanzado un principio de acuerdo en torno al contenido y estatus de la asignatura de Religión en la futura ley educativa, según indicaron a este diario fuentes de la dirección federal socialista, que fueron confirmadas desde el entorno del presidente de la Conferencia Episcopal y obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez. La negociación, que todavía no se ha plasmado en un documento definitivo, está teniendo lugar en la más absoluta discreción, y entre interlocutores diferentes a los que hasta la fecha se encontraban participando en las reuniones, tanto por parte del Episcopado como por el propio Ejecutivo socialista. Las riendas de la negociación han sido llevadas por la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y Alfredo Pérez Rubalcaba, por parte del Ejecutivo (los obispos consideraban, según diversas fuentes, que con la ministra de Educación, María Jesús San Segundo, no se podía llegar a ningún lado mientras que monseñor Blázquez ha llevado los contactos, asesorado por personas de su entorno e informando de los resultados de los mismos al Nuncio de Su Santidad en España, Manuel Monteiro de Castro. Hasta el momento, eran el vicepresidente del Episcopado, Antonio Cañizares, y el secretario, Juan Antonio Martínez Camino, quienes suplían a Blázquez en la negociación, aunque han continuado participando de la misma. San Segundo y Antonio Cañizares, en su reunión del pasado mes de junioCHEMA BARROSO Aunque el Comité Ejecutivo no irá a la marcha, varios prelados acudirán a título personal nes, aunque la Administración sería la última responsable de la elaboración del currículo. La anulación del encuentro entre la Conferencia Episcopal y el Ministerio de Educación el pasado 22 de julio al coincidir con la aprobación, en Consejo de Ministros, del proyecto de ley de Educación, supuso la paralización de los contactos entre Iglesia y Gobierno, sin fecha de reanudación. Desde la Casa de la Iglesia se hizo ver a dirigentes socialistas la falta de confianza en el Departamento dirigido por María Jesús San Segundo, mientras que desde el Gobierno se mostraba cierta extrañeza por el hecho de que el presidente del Episcopado no tomase parte en negociación alguna. Tras el verano, y gracias a la mediación de ciertos sectores cristianos relacionados con el mundo socialista, se re- tomaron los contactos con vistas a alcanzar un acuerdo de mínimos sobre esta asignatura, principal caballo de batalla, junto a la financiación, en las relaciones Iglesia- Estado. Compromiso del Comité Ejecutivo El pasado viernes, el obispo de Bilbao participó en un encuentro de la Fundación Atman (cercana al PSOE) tras el cual el prelado declaró haberse sentido muy a gusto con los socialistas y se mostró confiado en la importancia del diálogo para alcanzar todo tipo de soluciones. La mañana anterior tuvo lugar una reunión extraordinaria del Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal (máximo órgano de Gobierno de la Iglesia española, que hoy volverá a encontrarse en Madrid) En la misma, Blázquez informó a sus miembros- -el cardenal de Madrid, Antonio María Rouco; el de Sevilla, Carlos Amigo; y los arzobispos de Toledo, Antonio Cañizares; Oviedo, Carlos Osoro, y Barcelona, Lluís Martínez Sistach; así como Martínez Camino- -del avance en los contactos gubernamentales, y les instó a dar una muestra de confianza Al parecer, desde el Gobierno se ha pedido vivamente a los obispos dos Consenso de mínimos Las líneas básicas del acuerdo- -considerado como el menos malo para las fuentes consultadas- -se basan en la obligatoriedad de que la clase de Religión permanezca dentro del sistema educativo con cierta dignidad. Por ello, Gobierno y Episcopado estarían dispuestos a aceptar que dicha asignatura se mantuviera en parámetros semejantes a como estaba en la Logse. Es decir, de oferta obligatoria y elección voluntaria para los alumnos, evaluable aunque no computable como so-