Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid JUEVES 3 11 2005 ABC La huelga de los transportes causó numerosas aglomeraciones tanto en la capital como en los municipios afectados. Sobre estas líneas, Aluche Miles de viajeros sufren los paros en trenes y autobuses que recorren la zona noroeste El incumplimiento de mínimos obligó a suspender 46 trenes en hora punta, lo que provocó retrasos de Llorente repetirán los paros hoy y todos los lunes, martes y miércoles del mes, mientras en Renfe la huelga sigue convocada para hoy y mañana M. CONTRERAS M. D. GARCÍA MADRID. El tráfico de la zona norte de la ciudad contó ayer con dos aliados para su atasco. A la circulación normal de un miércoles, que más bien era un lunes, se unieron la huelga en Renfe y los paros parciales en la empresa de autobuses Llorente, que unen la capital con los pueblos del noroeste. En este punto de la Comunidad, la hora punta se agravó para los que no se atreven a usar el coche para entrar a la ciudad. Desesperados, observaban cómo no había transporte público, mientras ellos llegaban tarde a sus puestos de trabajo. Entre unos y otros, cientos de personas se agolparon en estaciones y paradas, mientras la carretera se llenaba más de lo habitual. Un caos, ha sido un caos opina Pilar Aparicio, jefe de logística, sobre todo para esta zona Se refiere a los pueblos del noroeste, donde la huelga de autobuses ha dejado en la estacada a los vecinos de Las b Los conductores Rozas, Majadahonda, Boadilla y Pozuelo. Una hora y media estuve esperando en la parada en Majadahonda, y cuando me acerqué a la estación de tren, más de lo mismo Como ella, muchos usuarios se enteraron de los paros sobre la marcha. Algunos, al menos, sabían de una de las dos huelgas, como Juan, estudiante en Leganés, que optó por el tren. He tardado dos horas en llegar a clase, cuando no empleo más de 40 minutos Para otros, en cambio, la sorpresa fue doble: He venido desde Chamartín hasta aquí y me he encontrado con otra huelga. Es una vergüenza, porque a esta hora suelo estar en mi casa afirma Ana Fernández, de El Escorial. ¿Hasta cuándo dura esto? era la indignada pregunta ante la desinformación. Huelga de celo añadida en Renfe La situación puede volver a repetirse ya que la huelga de Renfe, de 24 horas, continuará hoy y mañana, mientras que los paros en Llorente tienen un largo calendario que incluye la jornada de hoy, así como todos los lunes, martes y miércoles de este mes, con intención de prolongarse a diciembre. Estos paros se realizan en plena hora punta, entre las 6.30 y las 9.30 y las 17.30 y las 20.30. Ayer, en Renfe se incumplieron, desde que comenzó el servicio, los mínimos que había establecido Fomento de un 75 del servicio para Cercanías con la intención de garantizar la movilidad. Se los están saltando a la torera indicaba un guardia de seguridad Así, hasta las 8.30 de la mañana, tuvieron que ser suspendidos 46 trenes, de los 120 que deberían haber funcionado, por esta protesta convocada por un grupo de maquinistas, pertenecientes a la sección de Fuencarral. Se vieron afectadas las líneas C- 1, C- 2, C- 7, C- 8 y C- 10, todas ellas pertenecientes a las zonas oeste, norte y este de la ciudad, desde El Escorial al Corredor del Henares, pasando por Atocha y Chamartín. Según fuentes de Renfe, se hizo una huelga de celo dentro de la otra legal convocada, lo que dejó a muchos viajeros tirados en las estaciones. La Compañía exigió por escrito al comité de huelga el estricto cumplimiento de los mínimos y se reservó las medidas legales oportunas ante los perjuicios. Desde el sindicato convocante, Semaf, se aducían problemas en los transbordos y retrasos por la aglomeración de usuarios para justificar los retrasos y el incumplimiento de horarios que se había provocado en plena hora punta, sobre todo en el trayecto del Corredor del Henares, donde los retrasos superaron la hora. Indignación entre los usuarios A partir de las 8.30 la situación volvió paulatinamente a la normalidad, aunque casi hasta las 10 persistieron los problemas en algunas estaciones. Todo ello, pese a que los servicios mínimos sí se cumplieron para recorridos de media y larga distancia. Durante la hora punta de la tarde, las escenas de la mañana se volvieron a repetir. En las taquillas, ni siquiera se daban pistas sobre el próximo tren: No sabemos a qué hora deben pasar los trenes- -aunque hay horarios establecidos- pueden tardar 20 o 60 minutos explican en Príncipe Pío. Los motivos de esta huelga, según Renfe, se plantearon con la base de reivindicaciones laborales que la dirección asumió pero, al final de la negocia- He tardado dos horas en llegar a clase cuando empleo 40 minutos; la desinformación es total dice un afectado