Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 3 11 2005 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN, EN EL CONGRESO EL PRESIDENTE DE LA CÁMARA 23 Congreso, integrada por representantes de todos los grupos parlamentarios catalanes, entre ellos el presidente del PP catalán, Josep Piqué, dirigentes sindicales y dirigentes de entidades cívicas que han hecho bandera del Estatuto catalán. Peripecias protocolarias al margen, el presidente Maragall ha sido uno de los dirigente catalanes que ha mantenido una agenda oficial menos apretada. Tanto es así que Maragall, que voló la noche del martes a Madrid junto al ministro de Industria, José Montilla, tuvo tiempo ayer de pasear por el parque del Retiro junto a su esposa y de dejar que una gitana le echara la buenaventura y le deseara suerte con una rama de romero que guardó a buen recaudo durante la sesión. Tras la intervención de Mas, De Madre y Carod, un Maragall impresionado por la compostura del PP a pesar de algunas frases- -de los representantes catalanes- -que podían parecer hirientes se declaró además emocionado por una jornada que me recuerda las sensaciones que tuve en la inauguración de los Juegos Olímpicos de Barcelona, cuando vi que habíamos pasado lo peor y supe que serían un éxito Las riñas de Marín al PP y sus amenazas de interrumpir el debate L. A. MADRID. Al contrario de lo que sucedió cuando llegó el Plan Ibarretxe, Manuel Marín cuidó ayer especialmente la puesta en escena del debate y, como presidente de la Cámara Baja, se dirigió así a la delegación catalana que presentó y apoyó el Estatuto: Benvinguts al Congrés dels Diputats Marín amplió hasta 40 minutos el tiempo para cada grupo y fue flexible cuando lo superaron. Aún así, tuvo que advertir al portavoz de ERC, Joan Puigcercós, tras darle varios avisos: Ha batido usted todos los récords Su paciencia, sin embargo, se colmó con los improperios que procedían de la bancada del PP, mientras hablaba el presidente del Gobierno, y amenazó: Les pido que garanticen el normal desarrollo del debate o tendré que interrumpir la sesión y estaremos aquí hasta el día del juicio final También reclamó al resto de los miembros de la Cámara que pensaran en la imagen que transmitimos Manuel Marín I. GIL Grados de unidad Mientras Maragall valoraba la intervención inicial, el líder de CiU protagonizaba el almuerzo más multitudinario de la comitiva catalana. Hasta 46 comensales secundaron a Mas y Pujol, entre diputados, senadores y diputados autonómicos desplazados ayer a la capital. La delegación de CiU recibió una visita inesperada en su reservado, la de Santiago Carrillo, que felicitó a los nacionalistas por su trabajo en el proyecto de Estatuto. La misma unidad exhibió la delegación republicana, que arropó a su líder, blanco de los reproches del escaso público que esperaba a la salida del Congreso. No fue el caso de la delegación del PSC. El descanso de los socialistas catalanes mostró un tono mucho más intimista en el almuerzo que De Madre compartió con Montilla, con el coordinador de los socialistas catalanes en el Congreso, Daniel Fernández, y con el portavoz del PSC, Miquel Iceta, todos ellos miembros del círculo de confianza del ministro en Cataluña. Otro tanto hizo Maragall con los miembros socialistas de su gobierno que acudieron al Congreso: el alcalde de Barcelona, Joan Clos, y su hermano Ernest Maragall, en los alrededores de la Cámara Baja. Maragall reunió a la delegación catalana en el Ritz pero llegó solo al Congreso Mas y Pujol hicieron exhibición de la unidad nacionalista en un almuerzo al que acudieron más de cuarenta convergentes