Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN, EN EL CONGRESO EL GRUPO SOCIALISTA Y EL PSC JUEVES 3 11 2005 ABC EL ERROR AZORÍN JORGE TRIAS SAGNIER Cuando Carod- Rovira desempolvó el artículo que José Martínez Ruiz- Azorín -había escrito en estas páginas hace casi un siglo, se hizo un silencio profundo, un silencio de consagración en el Congreso de los Diputados. Son esos instantes, que se producen tan pocas veces, en los que el orador sobrevuela los escaños del hemiciclo. Fue un momento que enseguida se desvaneció. Un acierto, la cita basada en el error de apreciación que tuvo Azorín- -casi diez años de diputado- -y en el que caen muchas personas que opinan de política o se dedican a ella. Yo mismo, y sin ir demasiado lejos, en una ocasión y siendo como Martínez Ruiz diputado (desgraciadamente nunca seré Azorín) también sostuve que Cataluña era una nación. Es la misma equivocación en la que incurre Zapatero y cuantos formulan esa afirmación, sosteniendo que, al fin y al cabo, carece de importancia, pues la Constitución ya habla de nacionalidad Se trataría sólo de una escaramuza conceptual. No se tiene en cuenta, como ayer tarde advirtió brillantemente una y otra vez Mariano Rajoy, que de ahí se desgrana toda una serie de errores, el más común consistente en referirse al Parlamento catalán como si fuese el depositario de la soberanía nacional de Cataluña. Y no es así, al menos de momento, digan lo que digan sus representantes, pues el Parlamento catalán representa al pueblo de Cataluña según se afirma en el todavía vigente Estatuto, pero nada más, aunque nada menos. Sólo el conjunto del pueblo español- -representado en las Cortes Generales- del que emanan los poderes del Estado, es el depositario de la soberanía nacional según la Constitución. Y esto, recordaba Rajoy, no es un problema de creérselo o de no creérselo, sino de acatar la ley o de desobedecerla. He aquí el nudo del discurso del líder de la oposición que ayer llevaba sobre sus hombros el peso, la honrosa carga, de defender la idea de España que se plasmó en la Constitución del año 1978. Y, también, de denunciar el fraude descomunal que supondrá su tramitación, como se pretende hacer finalmente, como reforma estatutaria. Veremos qué pasa de aquí a unos días en el Senado y, luego, en la Comisión Constitucional. Por cierto, su presidente, Alfonso Guerra, no aplaudió ningún discurso. Zapatero le ha puesto una soga al cuello de su propio partido y el propio PSOE parece empeñado en suicidarse solo. De Madre, junto a Alfonso Guerra y Diego López Garrido, en un momento del Pleno parlamentario IGNACIO GIL Rubalcaba recupera su línea del 13- M y dice a Rajoy que no engañe a los españoles El proyecto de reforma del Estatuto es escrupulosamente constitucional PSOE dijo al PP que conviene no engañar a los españoles; y menos ustedes, que han sufrido en carne propia, a lo que conducen esos engaños MARÍA JESÚS CAÑIZARES MADRID. El portavoz del PSOE en el Congreso, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró ayer, a modo de réplica al PP, que hasta un estudiante de Derecho sabe que no existen reformas constitucionales encubiertas y aseguró que el proyecto de reforma del Estatuto catalán es escrupulosamente constitucional Rubalcaba criticó la campaña plagada de insultos y mentiras que el PP ha utilizado en referencia al Estatuto, y acusó a los populares de meter miedo a los españoles Visión catastrofista que, según dijo, dará lugar a una situación como la que ocurrió con las armas de destrucción masiva en Irak, que nunca aparecieron En este sentido, Rubalcaba recuperó su línea argumental del polémico día 13 de marzo de 2004, cuando hizo una intervención pública contra el Gobierno entonces del PP en plena jornada de reflexión electoral, y volvió a arremeter contra Rajoy y le advirtió de que conviene no engañar a los españoles; y menos ustedes, que conocen perfectamente porque lo han sufrido en carne propia, a lo que conducen esos engaños El dirigente socialista advirtió a los populares de que no conviene engañar a los españoles porque lo que ayer se discutió en el Congreso es un proyecto de ley orgánica Es decir, una ley pactada, porque los estatutos son cosa de dos, de los parlamentos autonómicos y de las Cortes. Y el PSOE será plenamente riguroso con ese pacto b El portavoz del CONSTITUCIONAL Hasta un estudiante de Derecho sabe que no existen reformas constitucionales encubiertas en el proyecto del Estatuto MIEDO La campaña plagada de insultos y mentiras del PP contra el Estatuto sólo busca meter miedo a los españoles Rubalcaba subrayó las diferencias que, a su juicio, existen entre el denominado plan Ibarretxe y el Estatuto catalán, pues el primero se hizo sin consenso y para marcharse, mientras que el de Maragall se ha hecho para estar en el puente de mando de las autonomías El portavoz socialista defendió las pretensiones de autonomía fiscal y gestión financiera a la que aspira Catalu- ña, algo que los socialistas pretenden que sea común a todas las comunidades autónomas. Negó, asimismo, que el proyecto catalán suponga una ruptura con España. El PSOE, anunció Rubalcaba, votará hoy a favor de la toma en consideración del Estatuto catalán al entender que es una propuesta que, aunque tiene preceptos que hay que adecuar a la Constitución, éstos podrán encajarse en su marco y no se aleja de los principios esenciales de la Carta Magna, entre otros de la unidad del Estado Muy distinto, prosiguió, del plan Ibarretxe que fue rechazado en el Congreso, ya que la propuesta del lehendakari carecía del consenso político imprescindible en el propio País Vasco y de forma indisimulada planteaba para la comunidad vasca una legitimidad que escapaba a la constitución por lo que las enmiendas eran inútiles El plan Ibarretxe estaba pensado para irse, y esta reforma, como dijo un día el presidente Maragall, está pensada para estar en el puente de mando de España, junto al resto de comunidades autónomas concluyó Rubalcaba. De Madre: Cataluña es una nación que ya tiene un Estado, el español En un discurso conciliador, Manuela de Madre, vicepresidenta del PSC y miembro de la delegación catalana encargada de defender el Estatuto, aseguró que Cataluña tiene las manos abiertas para ofrecer respeto, diálogo y pacto e impulsar un proyecto que, según la dirigente socialista, garantiza la España plural sin salir del cauce constitucional. Queremos pluralidad dentro de la unidad, eso es el federalismo dijo la diputada. La reforma es necesaria e inaplazable, les conviene a Cataluña y al resto de España y justificó la defensa del texto diciendo que la nación catalana no niega la nación española, la enriquece. España es una nación de naciones. Somos una nación que ya tiene un Estado, el español. ¿Dónde está la amenaza?