Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN, EN EL CONGRESO EL LÍDER DE LA OPOSICIÓN JUEVES 3 11 2005 ABC Rajoy cree que el Estatuto es el precio que Zapatero tiene que pagar para seguir en el poder Ofrece consenso para retirar el texto o tramitarlo como reforma constitucional b Advierte de que no prestaremos VUELTA AL SIGLO XVIII Protege Zapatero un texto tan avanzado que, de aplicarse, nos instalaría de sopetón en el siglo XVIII, es decir, en un clima de privilegios económicos y jurisdicciones especiales SENTIDO IDENTITARIO Que nadie interprete que soy insensible al fuerte sentido identitario de Cataluña. Lo admiro, como me ocurre con todas las regiones españolas PROPUESTA ESTATUTARIA Se trata de una de las constituciones más extensas, pormenorizadas y metomentodo que se han visto en la historia COMISIÓN CONSTITUCIONAL ¿Está Zapatero dispuesto a esa demolición o se conformará con un poquito de pintura en la fachada? nuestro acuerdo a ningún remiendo en la Comisión Constitucional, en la que vigilarán cada paso e informarán a los ciudadanos CRISTINA DE LA HOZ MADRID. La intervención inicial del líder del PP, Mariano Rajoy, siguió el guión previsto, sin sobresaltos, en torno a los dos ejes ya anunciados de su discurso: respeto a las reglas del juego o, en su caso, devolución del texto al Parlamento catalán. Acaso consciente de que no sólo iba a ser la única voz crítica, sino también el preferido para las invectivas del resto de los grupos parlamentarios, optó, finalmente, por un tono muy duro y por alguna que otra ironía, como la del puercoespín al que se le pretende, inútilmente, hacer la permanente, para argumentar la imposibilidad de hacer constitucional lo que seguirá siendo inconstitucional por muchos parches que se le pongan La intervención de Rajoy recordó mucho a otra de igual significación política: el debate sobre el plan Ibarretxe. Él mismo no pudo dejar de recordar esa coincidencia, al proclamar que la única diferencia entre las dos propuestas es que la vasca la rechazaron los socialistas por inconstitucional y la catalana, aun siéndolo, es el peaje, el precio que el presidente del Gobierno debe pagar para que le aprueben los Presupuestos y le permitan seguir gobernando. A esto se reduce todo. Esta es la diferencia sustancial entre este Estatuto y el plan Ibarretxe destacó. Impresiones intranquilizadoras Al comienzo de sus palabras, se salió del discurso escrito para replicar a algunas de las afirmaciones que minutos antes había hecho su predecesor en el uso de la palabra. Ironizó sobre el hecho de que Zapatero defendiera que España estará más unida si la desunimos o que la fuerza de los sentimientos justifica la ilegalidad También cuestionó que poco menos se le pidiera que fuera menos dogmático para que todo pueda parecer constitucional Tras estas afirmaciones, dijo tener la intranquilizadora impresión de que Zapatero- -que se convirtió en referencia constante de su discurso- está más preocupado por que esto no fracase que por las consecuencias Pero lo que más cuestionó de la intervención presidencial fue el alegato que hizo a favor del Estado de las autonomías, lo que llevó al presidente popular a proclamar que, si tan bueno es, ¿por qué quiere cambiarlo? Posiblemente para no ser acusado de nuevo de catalanofóbico quiso sentar las premisas de las que colgaría el resto de su argumentación. En primer lugar, negó que fuera insensible al sentido identitario de Cataluña. En absoluto. Lo reconozco y lo admiro, como me ocurre con todas las regiones españolas. ¿Hay alguna que no muestre una historia milenaria y un amor reverencial por su personalidad? se preguntó en una intervención cargada de interrogantes. Otro capítulo a despejar fue el del boicot a los productos catalanes. Tras asegurar que está en contra, manifestó que ni los catalanes en general ni los empresarios y trabajadores de Cataluña en particular son responsables de los desaguisados que puedan cometer sus políticos del mismo modo, agregó que los españoles no so- LAS CLAVES DEL DISCURSO DE RAJOY Nación. Todo el Estatuto está constituido sobre un supuesto falso que dice así: Cataluña es una nación, luego es soberana, luego sus poderes emanan de su soberanía, luego tiene derecho a decidir en solitario sus relaciones con el Estado español No he oído que Rodríguez Zapatero lo rechace. ¿Estamos ante un silencio administrativo o ante un consentimiento tácito? Si Zapatero no lo rechaza explícitamente, es imposible que lo corrija Inconstitucionalidad. El Estatuto sobrepasa con creces las competencias asignadas a los parlamentos autonómicos. En un claro ejercicio de extralimitación, define a Cataluña como nación y a España como un estado plurinacional. No estamos, pues, ante un Estatuto de comunidad autónoma sino de comunidad autárquica que adopta con franqueza las hechuras de una constitución para una región emancipada No se puede aplicar sin quebrar la Constitución No es que se hayan distraído y se les hayan colado algunos errores en la redacción. Lo han hecho lúcidamente, en pleno uso de sus facultades mentales Modificaciones. La distancia entre el Estatuto y la Constitución es tan abismal que cualquier acomodo resulta imposible. Por muchos parches que le pongan seguirá siendo inconstitucional. Esto es como pretender hacerle la permanente a un puercoespín La inconstitucionalidad impregna todo el texto, inspira toda su redacción y no se corrige con cuatro enmiendas Lo que debe modificarse es su espíritu total, ese propósito de vivir de espaldas a la Constitución que inspira muy coherentemente todo el articulado Dice Zapatero que esto se va corregir, pero esto es lo que suscribió él en Barcelona como abanderado del Estatuto Este error conceptual no se arregla ni con maquillajes ni con chirigotas polisémicas Precio político. El debate de hoy con su previsible resultado es parte del precio que el presidente del Gobierno debe pagar para que le aprueben los Presupuestos Generales del Estado y le permitan seguir gobernando El señor Rodríguez Zapatero- -principal mecenas y fiador de este delirio- -sería el mayor perjudicado si lo retiran, intentará por todos los medios que eso no ocurra. En conclusión, no lo corregirá como es debido y se conformará con una mano de pintura Devaneos federalistas de Zapatero. Cataluña no es más que una coartada para que el señor Rodríguez Zapatero lleve adelante sus fantasías federalistas y comience a caminar hacia la España plurinacional, el estado federal asimétrico o la confederación ibérica de naciones El señor Rodríguez Zapatero teme que si enviamos el Estatuto a Barcelona, lo más probable es que no regrese porque no logren ponerse de acuerdo allí. Esto no le gusta al señor Rodríguez Zapatero porque en ese caso se quedaría él sin Estatuto, se quedaría sin coartada para sus devaneos federalistas Alianzas con fundamentalistas. Estamos en un viaje hacia lo desconocido que sirve para hermanar al presidente del Gobierno con el señor Carod Rovira- -y sabe Dios con quién, señores del PNV- -porque, si me permiten la expresión, se juntan el hambre con las ganas de comer El señor Rodríguez Zapatero hace trampas. Lo que me deja estupefacto es este abrazo suyo con los valores del nacionalismo, es decir, con la prebendas del antiguo régimen, con las ideas que combatieron la Ilustración, la Revolución Norteamericana de 1776, la Revolución Francesa y, entre nosotros, las Cortes de Cádiz Apadrina el desvarío y, para no quedarse atrás, compite con los fundamentalistas más fervorosos Oferta de diálogo del PP. Estamos abiertos al diálogo y al acuerdo con todas las fuerzas parlamentarias; muy especialmente con la que, desde el comienzo de la Transición, ha sido referencia constante en el consenso constitucional. Me refiero, naturalmente, al Grupo Parlamentario Socialista Propuesta de Rajoy. La primera