Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 JUEVES 3 11 2005 ABC Nacional RODRÍGUEZ ZAPATERO Cataluña tiene identidad nacional. Y eso es compatible con la Constitución. Pero el texto necesita cambios sustanciales Formulo mi compromiso de garantizar que el texto se atendrá al marco de la Constitución. España estará más unida, porque estará mejor unida MARIANO RAJOY Lo que rechazamos es la chapuza, la reforma de matute y el engaño. Pues bien, ese error conceptual no se arregla con maquillajes ni con chirigotas polisémicas Cataluña no es más que una coartada para que Rodríguez Zapatero lleve adelante sus fantasías federalistas. Estamos ante un fraude descomunal El Estatuto ahonda el abismo entre las dos visiones de España de Zapatero y Rajoy El presidente le acusa de sembrar falsedades y el líder de la oposición de ser el problema b Nacionalistas e independentistas expresan su disposición a negociar para seguir en el Estado español pero advierten de consecuencias imprevisibles si se amputa la reforma GONZALO LÓPEZ ALBA MADRID. José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy encarnaron ayer, en la solemnidad del hemiciclo del Congreso de los Diputados, dos visiones de España, dos lecturas de la Constitución y hasta dos maneras de entender la política y el Gobierno. El debate de toma en consideración de la propuesta del nuevo Estatuto de Cataluña ahondó y certificó el abismo abierto entre PSOE y PP, que ya se esbozó con el plan Ibarretxe Como entonces, se puso de manifiesto que las heridas del 11- M, lejos de haber suturado, sangrarán durante toda la legislatura. Si alguna duda quedaba de que PSOE y PP han dinamitado los puentes de entendimiento, quedó despejada ayer. Si alguna duda quedaba de que el PP está solo en el Parlamento, quedó despejada. Si alguna duda quedaba de que el PP está dispuesto a pagar ese precio para no renunciar a la defensa de las vigas maestras que, a su juicio, sostienen y dan sentido a España, quedó despejada. Si alguna duda quedaba de que Zapatero está dispuesto a comprometer todo su liderazgo, y hasta su futuro político, en integrar a nacionalistas e independentistas pragmáticos en el proyecto común de España, quedó despejada. El desarrollo del debate dejó una sensación bastante nítida de que Zapatero llegó a la sesión con un acuerdo previo con las fuerzas del cuatripartito que ha impulsado el nuevo Estatuto mucho más amplio y concreto del que han querido transmitir. De una forma deli- Votación Ausentes 6 SI 197 Votos emitidos: 344 Abst. 1 NO 146 beradamente confusa, el presidente del Gobierno enunció su fórmula para ajustar constitucionalmente la pretensión de Cataluña de ser reconocida como nación A tenor de sus palabras, sería: Cataluña es una comunidad autónoma con identidad nacional... Zapatero: garantizar la concordia Zapatero y Rajoy se atuvieron en sus discursos iniciales al guión previsto, que, a la vista de la gestualidad de sus bancadas, produjo más satisfacción en la popular que en la socialista, donde alguno se removió en su asiento cuando el jefe del Gobierno tuvo el gesto de aplaudir las intervenciones previas de Artur Mas y Josep Lluís Carod- Rovira, que, junto a la socialista Manuela de Madre, defendieron la propuesta en nombre del Parlamento catalán. ¿Qué hacemos nosotros aplaudiendo a los nacionalistas? se preguntaba uno de los pocos socialistas que conservan su escaño desde la Transición. Subido a la peana que le puso la delegación catalana al confirmar su disposición a negociar la reforma y su voluntad de que Cataluña siga formando parte del Estado español Zapatero justificó su apoyo a un nuevo Estatuto proclamando que la regla primera del patriotismo es evitar la discordia entre españoles para concluir que la reforma robustecerá nuestra convivencia y España estará más unida porque estará mejor unida En su calidad De Madre, Mas y Carod Rovira aplauden la aprobación de la tramitación del Estatuto de jefe del Gobierno, formuló mi compromiso de garantizar que el texto se atendrá a la Constitución y a los principios de libertad, igualdad de derechos y solidaridad interterritorial. A colaborar con lealtad en la búsqueda del consenso en torno a esos principios llamó- -mirando al PP- a todos porque todos somos necesarios De vuelta a su escaño, Zapatero tuvo que escuchar cómo unos y otros le recordaban su compromiso electoral de apoyar lo que decidiera el Parlamento catalán para endosarle la responsabilidad de que el texto sea de máximos y de lo que pueda ocurrir. En este contexto, el líder de la oposición, Mariano Rajoy, reiteró al Gobierno la oferta de tres salidas honorables ya rechazadas con antelación: devolver el Estatuto al Parlamento de Cataluña, tramitarlo como reforma de la Constitución o establecer un pacto previo entre PSOE y PP como base para negociar con los demás partidos. Reafirmada la negativa del PP a servir de coartada para remiendos Rajoy dedicó la parte nuclear de su intervención a explicar por qué, a su juicio, Zapatero adopta una actitud radicalmente distinta de la que tuvo con el plan Ibarretxe cuando, para el PP, ambas propuestas están escritas de espaldas a la Constitución La justificación, según Rajoy, es que es parte del precio que debe pagar para que le dejen seguir gobernando Cataluña es para Zapatero sólo una coartada para llevar adelante sus fantasías federalistas con un fraude descomunal agregó Rajoy, para