Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 2 11 2005 51 La ley de Universidades puede provocar la multiplicación de modelos de contratación de profesores La subida de las ventas se ha debido a las marcas de bajo precio, ya que somos el país de Europa con el tabaco más barato Salgado alerta de que inducen a los jóvenes a fumar, lo que es más peligroso aún ro. Aunque el aumento del 1,6 por ciento registrado en las ventas no parece especialmente elevado, los números asustan por sí solos si se tiene en cuenta que se han comprado 57,6 millones de cajetillas más y 1.153 millones de cigarrillos más que en el mismo periodo del año anterior. Precios de hace una década Además, las marcas de bajo coste amenazan con dilapidar los logros alcanzados por las campañas de prevención y las medidas puestas en marcha para poner coto a los cigarrillos, que van desde la prohibición de fumar en lugares de trabajo hasta la regulación de su publicidad. Frente a dichas iniciativas, el ínfimo precio de las cajetillas en España sigue siendo un reclamo inexcusable para, primero, caer en el vicio y, luego, no salir de él. No en vano, el importe de algunas de estas marcas, de tan sólo un euro, se encuentra muy por debajo de la media europea y a unas cantidades que no se recordaban desde la década de los noventa. El presidente del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT) organización que integra a 38 sociedades médicas, Rodrigo Córdoba, pidió el lunes al Gobierno que establezca un precio mínimo de venta del tabaco para evitar la proliferación de las marcas de cigarrillos de bajo coste. En declaraciones a Europa Press, el doctor Córdoba explicó que las marcas baratas de tabaco son posiblemente las responsables de este aumento del consumo, tras varios meses consecutivos de descensos, como respuesta de la industria tabaquera a las medidas acordadas por el Gobierno. Por ello, indicó que el Ministerio de Economía y Hacienda tendría que fijar un precio mínimo (por ejemplo de 3 euros) tal y como están considerando hacer en otros países europeos, que además han aumentado sensiblemente los impuestos. Es una decisión política- -dijo- -y los políticos deben valorar si les compensa que el consumo de tabaco vaya a más o menos. En los países que han hecho bien las cuentas, los gastos sociales y sanitarios exceden en mucho a los ingresos por impuestos. Por tanto, al Estado le interesa que se consuma menos tabaco añadió Rodrigo Córdoba para quien la subida de impuestos ha tenido un impacto muy bajo en el consumo de tabaco, porque las marcas baratas no han repercutido ni un solo céntimo a las compañías. Gerge Bush, ayer en su comparecencia en la sede de los Institutos Nacionales de Salud estadounidenses AP El Gobierno aspira a un mayor control sanitario del comercio P. M. D. CORRESPONSAL PEKÍN. En plena psicosis por la amenaza de una pandemia de gripe aviar, la ministra de Sanidad, Elena Salgado, llegó ayer a China, uno de los países cuyo control sanitario más preocupa a la Organización Mundial de la Salud. La ministra se reunirá con los ministros de Salud y con el de Administración General de Calidad, Inspección y Cuarentena, con quien mantendrá conversaciones sobre las reglamentaciones que se aplican en los puertos y aduanas de cara a lograr un mayor control sanitario, que impida la entrada de enfermedades a través de productos comerciales. No vamos a resolver un punto concreto, sino a analizar los problemas que impiden que la reglamentación aplicable sea idéntica en ambos casos destacó Salgado tras recordar que España es la puerta de entrada en la Unión Europea de, por ejemplo, de las exportaciones de pescado chinas. Además, Salgado visitará hoy el Hospital Guang An Men, afiliado a la Academia de Medicina Tradicional China, y el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, que hace dos años resultó decisivo en la erradicación de la neumonía asiática y que ahora se encuentra en estado de máxima alerta por los casos de gripe aviar registrados en Asia desde hace dos años. Bush presenta un plan de 7.100 millones de dólares para combatir la gripe aviar EE. UU. se propone la compra de antivirales para proteger al 7 por ciento de su población reservará 5.100 millones de dólares para desarrollar y producir vacunas contra el virus de la gripe aviar si se produce la mutación PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. En contraste con el escepticismo exhibido por altos cargos del Gobierno español frente al riesgo de que la gripe aviar se pueda convertir en una catastrófica pandemia, el presidente de Estados Unidos recalcó ayer que ninguna nación puede ignorar esta amenaza Bush anunció una estrategia de múltiples frentes que supondrá un urgente esfuerzo presupuestario valorado en 7.100 millones de dólares. La parte del león está dedicada a subvencionar investigaciones científicas y acumular vacunas (cuando estén disponibles) y antivirales: de los 7. 100 millones de dólares, 5.100 irán destinados a investigar, desarrollar y producir vacunas. Incluso fija la adquisición de 20 millones de antivirales, válidos para proteger al 7 de su población. Para ello, la Administración estadounidense destinará 1.029 b La Casa Blanca millones ya que estos medicamentos constituyen la primera línea de defensa ante una hipotética pandemia. La estrategia comprende también una polémica reforma legislativa. Para asegurar suficiente capacidad para producir vacunas en caso de una epidemia humana de gripe aviar, se propone un blindaje contra querellas para los fabricantes en caso de producciones defectuosas. La batería de medidas presentadas por el presidente Bush, tras meses de consultas y entender que no se puede fabricar una vacuna efectiva hasta que no se detecte una amenaza pandémica, se concentra sobre todo en identificar a tiempo y contener en Estados Unidos un brote de este tipo, que según algunas estimaciones podría costar la vida a medio millón de personas y enfermar a otros dos millones. Los planes de la Casa Blanca incluyen solicitar la intervención del Pentágono para posibles cuarentenas o restricciones de desplazamiento. Con una retórica sorprendentemente similar a la utilizada tras el 11- S, el presidente Bush ha insistido en que si esperamos a que aparezca una pandemia, será demasiado tarde para prepararnos