Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 2 11 2005 Internacional 33 Llorado pero no enterrado. La familia no quiere funerales hasta que se sepa la verdad sobre la muerte de Hamdi. Su cuerpo sigue esperando en la morgue de El Aaiún Lambarki, el mártir saharaui TEXTO Y FOTO: LUIS DE VEGA. CORRESPONSAL EL AAIÚN. Sólo Dios sabe cómo estamos Estas son las únicas palabras que salen de los labios de Fátima, madre de ocho hijos hasta que le quitaron el domingo al primogénito. Expulsada de su casa por las autoridades marroquíes, la familia Lambarki ha recibido las condolencias en la vivienda del padre de Fátima. El Ramadán aún colea y el desfile de vecinos se ha celebrado con el estómago vacío. Sólo los que llegaban con el sol de despedida eran recibidos con leche, zumos y té. El único delito que cometió fue participar en las manifestaciones comenta su hermana Chareyfa, de 21 años. Murió por una causa justa Hamdi Lambarki, de 31 años, falleció el pasado fin de semana en El Aaiún. Su nombre encabeza la lista de víctimas mortales de la Intifada saharaui puesta en marcha desde finales de mayo. Los vecinos quieren un entierro popular L. DE VEGA EL AAIÚN. Si las autoridades lo permiten, al entierro irá mucha gente comenta un vecino que ha acudido a dar el pésame a la familia de Hamdi Lambarki. En la calle no hay duda de que Rabat está intentando calmar las cosas porque la muerte del joven ha venido en mal momento. Esta semana se conmemora el treinta aniversario de la ocupación del Sahara Occidental y los ánimos están calientes entre los defensores de la autodeterminación de la ex colonia española. Las autoridades han llegado a pedir a un grupo de notables que contacte con la familia Lambarki y que logren que el Frente Polisario no salga beneficiado con la instrumentalización de esta muerte. Pero los Lambarki lo tienen claro, Hamdi ya no es hijo suyo, es hijo del pueblo saharaui y, como ayer comentaban a este corresponsal, probablemente así será despedido. Fátima, madre de Hamdi Lambarki, ayer en la casa del abuelo en El Aaiún Hamdi Lambarki. Nacido en 1974 en El Aaiún. Hijo de Salek y Fátima. Admitido en el Hospital Mulay El Hassan Ben Elmehdi el 30 de octubre con el número 6025 05. Falleció por parada cardiorrespiratoria a las 15.00 horas del 30 de octubre a causa de un traumatismo craneal grave Muerte accidental añade al final el parte junto a un tachón de la palabra natural Pero esa muerte accidental no se la cree casi nadie en El Aaiún. La versión oficial habla de una pedrada en la cabeza de Hamdi durante los enfrentamientos entre manifestantes que pedían la independencia para la ex colonia española y policías marroquíes. Algunos de los que han visto el cuerpo lo describen lleno de hematomas y golpes en las piernas, el abdomen y el pecho, además de la cabeza destrozada. El gobernador de la ciudad ha dicho que van a esclarecer los hechos pero, según explican los familiares, partiendo de que no consideran a los agentes culpables de la muerte. Testigos y organizaciones de Derechos Humanos siguen manteniendo que la dureza con la que se emplearon los miembros del Grupo Urbano de Seguridad (GUS) es la única explicación de lo ocurrido. La familia no sabe nada del resultado de una autopsia que conocen, por fuentes médicas, que ya se ha llevado a cabo. Por eso se siguen negando a recibir el cadáver para darle sepultura. Exigen que se sepa la verdad y que se castigue a los responsables de la muerte de Hamdi, elevado ya a la categoría de mártir saharaui. Fotografiado con su móvil Lahbib, uno de sus primos, que trabaja de enfermero en el hospital, muestra el cuerpo con la cabeza vendada fotografiado con su teléfono móvil. Llegó a las tres de la mañana del domingo y lo operaron de seis a nueve, aunque los médicos insistían en que nada podía hacer por salvar su vida explica Lahbib. El enfermero saca del bolsillo el parte de defunción con el número 343 05. Un hombre de 31 años encabeza la lista de víctimas de la Intifada saharaui puesta en marcha en mayo