Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 2 11 2005 Nacional NACE LA INFANTA DOÑA LEONOR 21 La formación de Doña Leonor incluirá su paso por los tres Ejércitos Cuando sea Reina, le corresponderá el mando supremo de las Fuerzas Armadas b La Infanta recibirá una instrucción muy parecida a la de su padre, el Príncipe de Asturias, que está considerado como el Heredero mejor preparado de Europa A. M. -F. M. LLUIS MADRID BILBAO. Esperamos poder transmitir a la pequeña Leonor todo lo que hemos recibido nosotros en nuestra vida y la educación que le sirva para afrontar los retos que, sin duda, serán grandes en su día La recién nacida apenas tenía cuatro horas de vida, pero su padre, Su Alteza Real el Príncipe de Asturias, no olvidó mencionar un capítulo tan importante como la formación para una Infanta llamada a ser Reina algún día. Una formación que será muy similar a la que ha recibido Don Felipe, quien está considerado como el Príncipe mejor preparado de Europa, y que también incluirá su paso por las academias militares de los tres Ejércitos- -como hicieron su abuelo y su padre- ya que en su día le corresponderá el mando supremo de las Fuerzas Armadas, tal y como establece la Constitución. Eso no quiere decir que la Infanta realice unos estudios militares completos, pero sí que conozca a fondo el mundo militar y sus valores, como son, entre otros, la obediencia y el sacrificio. Un colegio en el que sea una alumna más Además de una sólida formación humana, la Infanta Doña Leonor recibirá una larga, diversa y compleja preparación, adaptada a su tiempo, pero en la que será imprescindible un alto nivel cultural, el conocimiento profundo de la historia, el dominio de varios idiomas y formación en ciencias políticas y sociales, derecho, economía y relaciones internacionales, sin olvidar las nuevas tecnologías. Incluso, es muy probable que estudie algunos cursos en el extranjero, donde aprenderá a vivir sin privilegios. Para eso aún queda mucho tiempo. De momento, lo primero que tendrán que hacer Don Felipe y Doña Letizia es escoger el colegio en el que dentro de unos años la pequeña iniciará su formación, y donde sus padres intentarán que se la trate como a una alumna más. Igual que hizo Don Felipe cuando se integró sin distinciones en el Colegio Santa María de los Rosales, donde cursó preescolar, EGB y BUP. La madre del Emperador Carlos V se puso de parto durante una fiesta de palacio pués, en 1696, Mariana de Austria, esposa de Felipe IV, murió de un avanzado cáncer de mama que tuvo oculto varios meses para que nadie examinándolo pudiera ofender su pudor Reliquias en las alcobas Testigos de numerosos nacimientos reales fueron infinidad de reliquias, que se trasladaban a la alcoba de las Reinas durante el parto. Unas de las más utilizadas, desde 1629, eran la Santa Cinta de la catedral de Tortosa, que, según se creía, había pertenecido a la Virgen María, o el báculo de Santo Domingo, que dejó de utilizarse en tiempos de la Reina Victoria Eugenia. Estas reliquias- -precisan los médicos- -habían visto nacer Infantes y Príncipes de España, por lo que su presencia en la cámara regia las hacía imprescindibles para legitimar a los nuevos vástagos reales Sin embargo, durante la dinastía de los Borbones desapareció por completo la costumbre de colocar amuletos a los recién nacidos. Otra vieja tradición de la Corte española que se ha mantenido hasta nuestros días ha sido la de bautizar a los Herederos en la pila donde fue bautizado Santo Domingo de Guzmán en el siglo XII. La primera vez que se utilizó fue en 1605, y la última en 1968, en el bautizo de Don Felipe. La Familia Real también mantiene su especial veneración por la Virgen de Atocha desde tiempos de los primeros Austrias. Igual que hicieron Don Felipe y Doña Letizia tras su boda, Reyes y Reinas han acudido históricamente al santuario para dar gracias por el nacimiento de los Herederos. Un hecho único hasta ahora en la historia de la dinastía ha sido el nacimiento de gemelos vivos. Fue en 1783, cuando Carlos IV y María Luisa fueron padres de dos Infantes, Carlos Francisco y Felipe Francisco, pero al año murieron y fueron enterrados en el Panteón de Infantes del Monasterio del Escorial. También se ha dado el caso de hijas de Reyes a las que, nada más nacer, se les concedía el título de Princesa de Asturias hasta que el nacimiento posterior de un varón las convertía de nuevo en Infantas, como le ocurrió a Isa- Los doctores Garrido- Lestache y Moral Roncal relatan cómo eran los alumbramientos en las Casas Reales bel Francisca de Asís, hija de Isabel II, conocida como La Chata Los doctores Garrido- Lestache y Moral Roncal también relatan la práctica habitual de buscar amas de cría por las montañas santanderinas para la lactancia de los niños reales, hasta que Victoria Eugenia sorprendió dando ella misma el pecho a su hijo Alfonso. La presentación de los recién nacidos a los testigos que aguardaban en las salas contiguas se hacía dentro de una ceremonia espectacular. Al pequeño se le colocaba en una bandeja de oro o de plata y los cañones anunciaban el nacimiento con salvas, 15 si era niña y 21 si era niño. Clima de austeridad Si educar a un hijo supone un reto para todos los padres, formar a una futura Reina constituye un auténtico desafío, pues no es nada fácil alcanzar el equilibrio entre la ternura y la disciplina, y menos aún mantener el clima de austeridad en el que debe crecer la futura Heredera de la Corona. Igual que hizo el Conde de Barcelona con Don Juan Carlos y éste con Don Felipe, el Príncipe de Asturias procurará crear el ambiente más adecuado para que crezca su hija y transmitirle los principios y valores que él recibió de su padre y su abuelo, inspirados en el servicio a los españoles. Aunque hace ya diez años que el Príncipe de Asturias terminó su formación académica, la actitud de Don Felipe es de permanente aprendizaje. Un par de veces al mes, por ejemplo, se reúne con Carmen Iglesias, catedrática de Historia de las Ideas Políticas, para ponerse al día sobre aspectos culturales. Tutora del Príncipe de Asturias durante su etapa universitaria, está segura de que será un padrazo magnífico por su ternura y afectividad y que complementará perfectamente a Doña Letizia en su nada sencillo papel: ser madre de una niña que recibirá una formación específica para ser Reina. La broma de Alfonso XIII Como dato curioso, los citados médicos destacan los consejos que sus predecesores dieron, cuando se quedó en estado, a la Reina Victoria Eugenia, a quien recomendaron que no fuera en automóvil, para evitarle náuseas y vómitos, y que en su lugar utilizase el carruaje para sus desplazamientos. Entre otras anécdotas, los médicos relatan cómo se adelantó, al menos veinte días, el nacimiento de Don Juan Carlos, hecho que sorprendió a su padre en una cacería y a la propia madre en un cine, que tuvo que abandonar de inmediato para trasladarse a la clínica angloamericana de Roma. Y la broma que le gastó Alfonso XIII a Don Juan a su llegada al sanatorio, cuando le mostró a un niño chino que había nacido en la misma clínica y le dijo que ese era su hijo. En realidad, Don Juan Carlos no había venido al mundo todavía. Al margen de las anécdotas, Don Juan Carlos se convirtió en el primer Rey de España que nació en una clínica. Pero de su reconocimiento se ocuparon su abuelo, Alfonso XIII, y su padre, Don Juan de Borbón. Responsabilidad y autodisciplina Como recuerda el que fuera jefe de la Casa del Rey entre 1990 y 1993, Sabino Fernández Campo, la ventaja que tienen las monarquías es que se sabe quién va a ser el Heredero. Sobre esas probabilidades, se debe empezar la formación, teniendo claro que lo importante es convencerle desde pequeño de que tiene unos privilegios, pero también unas obligaciones Iglesias coincide con Fernández Campo: Al ser niños que deben ponerse frente al mundo muy pronto, hay que iniciarlos cuanto antes en la autodisciplina y la responsabilidad para que sean capaces, como Don Felipe, de leer su primer discurso a los trece años o de velar junto a su padre la noche del 23- F. La clave- -puntualiza la que fuera preceptora del Heredero de la Corona- -es hacerlo sin que pierdan la espontaneidad, que es lo que al final les va a hacer felices