Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
104 MARTES 1 11 2005 ABC Gente Martina Klein: A veces me visto para matar La maniquí asegura que el mundo de la moda es superficial, que representa lo grotesco, lo rico y lo prohibido TEXTO: ARACELI FERNÁNDEZ FOTO: PEDRO URRESTI Brooke Shields, de nuevo embarazada. A sus 40 años, la actriz ha anunciado su segundo embarazo. Tras la terrible depresión postparto que sufrió y que incluso la llevó a pensar en el suicidio, Shields decidió tener otro bebé. Casada con Chris Hency desde 2001, la primera hija de la pareja, Rowan, nació en 2003. ta, rubia, ojos azules y modelo, Martina Klein se define como alegre y melancólica, exigente y tolerante, extrovertida e intimista, además de perfeccionista. Su vida es un ir y venir de pasarela en pasarela, ayer en Madrid, hoy en Getxo, donde Klein, que ha protagonizado unas 40 portadas de distintas publicaciones, ha desfilado estos días. ¿Cuando era niña, soñaba con ser modelo? -He tenido diferentes sueños en las distintas etapas de la infancia. Uno de ellos era trabajar en una fábrica de mantequilla, porque vi un anuncio y todas las trabajadoras de la fábrica parecían simpáticas y se lo pasaban muy bien. Entonces quería reírme todo el día, como ellas. También quise ser arquitecta, como mis padres, interiorista, dibujante... -Existen muchos prejuicios sobre las chicas guapas. En su caso, ¿el físico le ha ayudado o limitado? -La gente inteligente no se queda en los prejuicios, va más allá. A mí no me ha limitado. Todo lo contrario, creo que el físico me ha ayudado mucho. -El paso de los años le echará de esta profesión. -No quiero ser modelo toda la vida. Deseo hacer una transición de forma sana, hacia algo que aún no tengo claro. Espero que los años, la experiencia y las arrugas den paso a otra cosa. Al -Acostumbrada a la admiración, ¿cómo vivirá su pérdida? -No lo sé. Diría que no dependo de ella. Conozco mucha gente que luego la echa de menos. -Si en una fiesta pasa desapercibida, ¿qué siente? -Si esa es mi intención, me gusta, porque puedo divertirme en paz sin tener que guardar la compostura. Si voy para llamar la atención, vestida para matar, porque a veces me visto para matar, para que se me vea, me gusta que me miren. -Últimamente, se está vinculando mucho el mundo de la moda con el consumo de drogas. -La moda, desde siempre, pretende llamar la atención. Siempre tiene que rayar el límite de lo grotesco, de lo rico, de lo prohibido. Las sustancias están, pero como en todas partes. ¿Cómo valora la publicación de las imágenes de Kate Moss consumiendo cocaína? -Lo que más me avergüenza es el bombo mediático que se está dando. Que pasen por la televisión los vicios o virtudes de esta mujer, sea pobre o afortunada, es una causa dañina para nuestros hijos y también para nuestra inteligencia. -Si pudiese volver atrás, ¿recorrería el mismo camino? -Lo haría mejor, más relajada. Me he tratado mal a veces, porque este mundo resulta muy superficial. Klein es consciente de que su profesión es efímera y espera hacer una transición de forma sana