Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 1 11 2005 Economía 91 TELEFÓNICA ADQUIERE LA BRITÁNICA O2 PERFIL César Alierta Presidente del Grupo Telefónica Hace algo más de cinco años que César Alierta se puso al frente de la primera operadora española. Pese a asumir el cargo en un momento crítico dentro del sector, está a un paso de convertir a Telefónica en el mejor y mayor grupo integrado de telecomunicaciones del mundo Un día muy movido en el sector de la telefonía móvil b Telenor compra la filial sueca de La eficiencia frente al glamour MARÍA JESÚS PÉREZ Vodafone y Telia Sonera se hace con la noruega Chess el mismo día que el grupo Disney anuncia su intención de ser operador virtual ABC MADRID. La compra de O2 por parte de Telefónica puso ayer la guinda al pastel de uno de los días más movidos que se recuerdan en el sector de la telefonía móvil mundial, en el que se anunciaron o cerraron varias operaciones. Así, el operador noruego de telefonía móvil Telenor confirmó ayer haber cerrado la compra de la filial sueca de Vodafone por 1.035 millones de euros, informa desde Estocolmo Carmen Villar Mir. Vodafone Sverige cuenta con 1,5 millones de abonados y controla un 15 del mercado sueco, lo que le coloca como tercer operador de telefonía móvil en este país. Con esta venta no parece que se cierre el grifo de las compras en el sector en los países escandinavos, ya que ayer confirmó Telia Sonera que tras el visto bueno del Tribunal de Competencia ha adquirido por casi 2.000 millones de coronas la mayoría de las acciones de la noruega Chess. Así Telia Sonera se hace con un 90,8 del capital del grupo Vollvik y más de 40.000 nuevos abonados. Al otro lado del Atlántico, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de Estados Unidos autorizó de forma unánime la compra del operador de telecomunicaciones ATT por SBC Communications, así como la adquisición de MCI por el operador Verizon, aunque impuso algunas condiciones. La FCC ha pedido a Verizon y SBC que congelen los precios de alquiler de infraestructuras de líneas de transmisión de alta velocidad, de forma que garanticen que los clientes que soliciten servicios de acceso a uinternet no estén obligados a aceptar también servicios de telefonía local. Menos glamuroso pero más eficaz Así definen en el mercado el estilo de dirigir de César Alierta al frente de la primera operadora de telecomunicaciones española en comparación con su antecesor en el puesto, Juan Vilallonga. Procedente del mundo de las finanzas y de la banca de inversión, este zaragozano, nacido el 5 de mayo de 1945, es considerado por muchos como un dirigente tranquilo y prudente; sin embargo, los más íntimos dicen que sabe como pocos combinar a la perfección la osadía con el tesón en sus maneras de hacer negocios. César Alierta Uzuel fue nombrado en julio de 2000 como sustituto de Vilallonga al frente del Grupo Telefónica, decisión que satisfizo entonces a todas las partes: accionistas y Gobierno. Del también ex presidente de Altadis, precisamente otra de las empresas privatizadas en la era Aznar, se esperaba lo que, en líneas generales, está llegando a conseguir: consolidar a Telefónica como una de las mayores operadoras de todos los tiempos. No en vano, él mismo no se cansa de repetir que sueña con que en 2008 la empresa sea ya el mejor y mayor grupo integrado de telecomunicaciones del mundo Su trayectoria profesional le ha ayudado a ganarse a propios y extraños frente a las dificultades y las críticas llovidas en los primeros momentos de su mandato. Tras su llegada a la presidencia de Telefónica, Alierta tuvo que lidiar con dos frentes abiertos: la culminación de la compra del portal estadounidense Lycos por parte de la filial Terra y la salida a Bolsa de la división celular Telefónica Móviles en una situación de mercado muy adversa. De hecho, Alierta tuvo que implantar, apenas transcurrido un año de su mandato al frente de Telefónica, un severo plan de austeridad para todo el Grupo, en un momento de vacas flacas para los operadores de telecomunicaciones, para hacer frente a una deuda cercana a los 28.000 millones de euros tras la compra de cinco licencias de UMTS en 2000. Cinco años largos después, Alierta puede respirar tranquilo y sentirse orgulloso de las decisiones tomadas. Ahora se atreve incluso a realizar, probablemente con éxito, la mayor adquisición del mundo en el sector de las telecomunicaciones desde la compra de Nextel por parte de Sprint, propuesta en diciembre de 2004, y la más importante desde mayo de 2000, cuando la gala France Tè- lècom decidía comprar Orange al gigante Vodafone: la adquisición del operador de telefonía móvil británico O2 por alrededor de 26.000 millones de euros. Licenciado en Derecho por la Universidad de Zaragoza en 1967, realizó un Master Business Administration (MBA) por la Columbia University de Nueva York tres años después. Ingresó en el Banco Urquijo como analista financiero en 1970, donde desde entonces ocupó distintos cargos de responsabilidad. Una vez dejó el Urquijo, a mediados de 1985, creó la sociedad de Bolsa Beta Capital, donde fue consejero de- Alierta ha sabido lidiar dos grandes escollos en su presidencia: la compra de Lycos y la salida a bolsa de TEM legado y presidente. Su fama de gestor eficiente y de experto en los mercados financieros le valió el nombramiento de presidente de la Asociación Española del Mercado de Valores en diciembre de 1991. Pero fue en 1996 cuando se le presentó su gran reto profesional: comandar la privatización de Tabacalera, después Altadis, que le serviría como referencia para sentarse al frente de la actual Telefónica. Entre otros acontecimientos en el sillón presidencial de la tabaquera española, lideró la alianza de Tabacalera con la francesa Seita o la fuerte expansión de la empresa por Sudamérica, al tiempo que ordenaba el negocio doméstico de la misma. Pese algunas decisiones cuestionadas, por ejemplo el plan de prejubilaciones en la compañía, Alierta da por zanjada su etapa en Tabacalera de España para presidir otra de las joyas de la corona: Telefónica. Disney, operador virtual El ajetreado día del sector de las telecomunicaciones lo completó el grupo estadounidense de ocio Disney, que anunció su intención de entrar en el negocio de la telefonía móvil convirtiéndose en operador virtual en los mercados francés y británico el próximo año. La intención de Disney es lanzar al mercado tarjetas prepago destinadas al público joven y aceptadas en las redes de algunos operadores ya existentes. En este sentido, las compañías francesas SFR y Orange admitieron estar al tanto de la intención de Disney, pero subrayaron que aún no han negociado con el grupo de ocio ningún acuerdo para que pueda usar sus redes.