Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 1 11 2005 89 El Euribor sube al 2,413 y se sitúa en el nivel más alto desde el mes de abril de 2003 Endesa acusa a Gas Natural de mostrar en la opa un interesado desconocimiento contable La fusión creará un gigante de la telefonía móvil con 116 millones de clientes Telefónica estima que la operación generará unas sinergias valoradas en 3.300 millones b La compañía española se ase- Alianzas en movimiento La oferta de compra de O2 generará importantes movimientos en las alianzas estratégicas creadas por las principales operadoras en 2003 para optimizar las compras de terminales, y rentabilizar al máximo la itinerancia (roaming de sus clientes cuando viajan al extranjero. Telefónica Móviles forma parte de FreeMove, la alianza formada por Orange (France Telecom) Telecom Italia Mobile (Italia) y T- Mobile (Alemania) Por su parte, O2 está integrada en la alianza Starmap Mobile Alliance, de la que forman parte ONE (Austria) Pannon GSM (Hungría) Sunrise (Suiza) Telenor (Noruega) Wind (Italia) y Amena (España) La adquisición de Amena por parte de France Telecom en julio pasado y de O2 por parte de Telefónica implicará un cambio en las alianzas en el corto plazo, que deberá definirse en los próximos meses. La operación, según Alierta, permitirá entre otros aspectos duplicar las compras de terminales y equipos en Europa. Para este ejercicio tenía previsto adquirir 60 millones de móviles. gura la entrada en los mercados de Gran Bretaña, Alemania e Irlanda y amenaza ya el liderazgo europeo de Vodafone A. P. MADRID. La oferta de compra sobre O2 permitirá a Telefónica posicionarse en el Reino Unido, Alemania e Irlanda, tres mercados europeos consolidados pero que sin embargo mantienen importantes tasas anuales de crecimiento. O2 es el segundo operador de telefonía móvil en el Reino Unido, por detrás de Vodafone; el tercero de Alemania (después de Vodafone y Orange) y el segundo en Irlanda, con un parque total de 25 millones de clientes. En conjunto, la nueva Telefónica gestionará 116 millones de clientes, volumen que la situaría como la segunda mayor operadora europea tras Vodafone, que cuenta con 165 millones de abonados. La operación avanzada ayer refuerza la creciente vocación europea de Telefónica, que el pasado 7 de abril anunció la compra del 51 de Cesky Telecom, el principal operador de la República Checa, por 2.754 millones de euros, la mayor inversión española en Europa del Este hasta la fecha. La compañía española obtuvo una licencia de telefonía móvil de tercera generación UMTS, a través del consorcio Equam, en la subasta celebrada el 18 de agosto de 2000 para operar en Alemania, pero el estallido de la burbuja tecnológica y el retraso en la nueva tecnología echaron por tierra sus planes de implantación en el mercado comunitario. EFE Alierta mantendrá la sede social de O2 en Londres, al actual equipo directivo y su denominación social cambios en el consejo de administración de Telefónica. Tan pronto como sea posible, el máximo órgano de decisión de la compañía designará a Sir Da- vid Arculus y a Peter Erskine como consejeros. Erskine, además, formará parte del comité ejecutivo y del comité de dirección. Junto a ellos, Rudolf Groeger- -primer ejecutivo de la filial alemana de O2- -será nombrado consejero de Telefónica Móviles. Alierta afirmó que O2 mantendrá su sede cdentral en las cercanías de Londres, que su actual equipo directivo seguirá al frente de la compañía y que su denominación comercial no sufrirá cambios. En caso de que la compra fracase, O2 deberá pagar a Telefónica el 1 del valor de la oferta en materia de eficiencias de costes en redes, en compra de terminales y equipos, y otros conceptos ascenderá a 3.300 millones de euros, la mayor parte de ellas generadas por la operadora británica. En términos anuales, la integración generará ahorros de 293 millones de euros en 2008. De igual forma, la operación tendrá un impacto positivo y supondrá un repunte del beneficio por acción desde el primer año, con un crecimiento del 3,5 para 2006 y del 6 para 2007. Asimismo, Telefónica prevé un repunte del flujo de caja por acción del 5,6 en 2006 y del 8,3 en 2007. El acuerdo marco pactado entre las dos compañías establece que, en caso de cancelarse la operación por la aparición de una nueva oferta, O2 se compromete, entre otros aspectos, a pagar a Telefónica el 1 del valor de la oferta, es decir, 2.600 millones de euros. Una empresa saneada que emplea a 15.000 trabajadores O2 es la antigua filial de telefonía móvil de British Telecom (BT) operador del que se escindió en 2001 y comenzó a cotizar en la Bolsa. A finales de junio contaba con 25 millones de clientes, de los cuales 1,5 millones pertenecían a su filia irlandesa, y unos 15.000 empleados. El pasado ejercicio (cerrado el 31 de marzo) obtuvo unos ingresos de 9.824 millones de euros, un resultado operativo de 2.599 millones de euros y activos netos valorados en 15.113 millones. La compañía también opera en la Isla de Man (Manx Telecom) y es propietaria de Airwave, un servicio de comunicaciones digitales de emergencia utilizado por la policía británica y que también podría ser contratado por los bomberos Uno de los principales activos de O2 reside en los ingresos por datos. Según fuentes de Telefónica, es la operadora europea que más ingresa por este concepto en términos de facturación. Sólo en el primer semestre del año el negocio de datos experimentó un crecimiento del 28 en el Reino Unido, país en el que ganó un 8 de nuevos clientes. En Alemania y durante el periodo estimado, O2 incrementó un 36 su número de altas netas de clientes. Beneficios para el accionista En palabras de César Alierta, la compra de O2 mejorará nuestro perfil de crecimiento, nos permitirá obtener economías de escala, abrirá al grupo los dos mayores mercados europeos con una relevante masa crítica y equilibrará nuestra diversificación a través de negocios y regiones Esta operación- -añadió Alierta- -será beneficiosa desde el primer año, nos permitirá mantener nuestra política de remuneración al acionista y, en resumen, reforzará el objetivo estratégico de Telefónica de ofrecer la mejor combinación de crecimiento y retorno de capital a nuestros accionistas Según las estimaciones ofrecidas por el presidente de Telefónica, el valor neto de las sinergias detectadas