Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 1 11 2005 Nacional 39 Otra jornada en la terminal La segunda jornada retenidos en el hangar del aeropuerto de Lahore transcurrió para los soldados españoles con cortes de luz y agua durante las primeras horas del día, y la entrega poco después de sus respectivos pasaportes, custodiados por las autoridades paquistaníes desde la llegada del contingente la madrugada del domingo. El humor- esto es como un Gran Hermano, pero a lo bestia y espartano -y el pesimismo, estamos presos que lamentaba un soldado- -se mezclaban a la hora en que se ordenó instalar las literas de campañaa para pasar la segunda noche en la sala de espera, que se ha convertido ya en un campamento militar bajo techo. Ni los libros, los videojuegos o los largometrajes en CD que algunos veían en ordenadores portátiles, conseguían aplacar ayer la desazón de estos militares llegados para ayudar tras el terremoto y que llevan dos días obligados a estar de brazos caídos. Esto- -se contaban- -es ya como la película de La Terminal de Spielberg... Soldados españoles juegan a las cartas en el aeropuerto de Lahore mientras esperan la asignación de destino EFE Las tropas españolas siguen sin conocer cuándo llegarán a la zona del terremoto Está previsto que hoy salga una avanzadilla, que se quedará a medio camino militar celebrada ayer con las autoridades paquistaníes apuntó la ciudad de Bagh como destino del despliegue, aunque se barajan otros lugares LAURA L. CARO. ENVIADA ESPECIAL LAHORE (PAKISTÁN) Todavía no hay noticia acerca de cuándo podrán los soldados españoles llegar a la zona devastada por el terremoto de Pakistán. Transcurridas más de 24 horas desde el aterrizaje de los primeros 87 efectivos en el aeropuerto de Lahore, a más de 400 kilómetros de la Cachemira siniestrada, una reunión al más alto nivel celebrada ayer en Islamabad entre autoridades militares paquistaníes y españolas decidió que hoy, cuando se cumplan ya dos días de la llegada, probablemente salgan en dirección a la región los 36 efectivos pertenecientes a la Unidad de Zapadores que se encargará de construir el futuro campamento, pero para quedarse a mitad de camino, en la ciudad de Rawalpindi. Sobre cuando continuarán la ruta nada se sabe, ni tampoco cuando la emprenderá el resto del contingente, que ha pasado su segunda noche retenido en un hangar del aeropuerto de Lahore, en el que ya han instalado literas de campaña y establecido horarios de vida por si la espera se prolonga más. Estamos preparando todo para que la Unidad de Apoyo al Despliegue (UAD) salga, posiblemente, mañana (por hoy) ya hemos contactado con una empresa para contratar los autobuses y los vehículos para trasladar el material, pero los movimientos del resto del personal dependen de la situab La reunión ción. Sobre eso no tenemos información explicaba ayer el jefe de la célula de Recepción de la misión, comandante José Ramón Pérez, en unas declaraciones coincidentes con las ofrecidas a este diario vía telefónica por fuentes del Ministerio de Defensa, en las que indicaron que no se sabe el tiempo que los primeros 36 militares van a pasar en la estación intermedia de Rawalpindi, ni tampoco cuándo podrán viajar los demás hacia el norte La falta de certezas es tal que, aún después del encuentro de Islamabad, al que asistieron el jefe del contingente español, general Juan Antonio Bautís, una representación del Mando Operativo de la misión, que reside en el Cuartel General de las Fuerzas de la Alianza en Oeiras (Portugal) y miembros del Estado Mayor Militar paquistaní, no se ha confirmado con suficientes garantías que el destino de los españoles vaya a ser la ciudad de Bagh. Ese punto se sigue sosteniendo como el más probable, pero los reconocimientos no han finalizado, -dijo el comandante Pérez- hay que asegurarse de las condiciones de la zona y de la ayuda humanitaria, y eso lleva un tiempo Aumentan los peligros La ralentización por parte de Pakistán de las decisiones que están retrasando la llegada del contingente al área arrasada por el seísmo coincidieron ayer con el llamamiento desesperado del director Ejecutivo de Unicef, Ann Veneman, que tras una visita a Cachemira ha advertido del peligro de que miles de personas mueran de diarrea, de enfermedades y a causa de las heridas si la ayuda humanitaria, incluido el apoyo médico no llega pronto. Es absolutamente urgente clamaba en declaraciones publicadas en la edición de Lahore del diario The News con la vista puesta en la inminente llegada de la nieve que terminará por complicar en extremo la supervivencia de las víctimas. El desplazamiento inicialmente previsto para hoy afectará a los 36 miembros de la UAD procedentes del Regimiento de Ingenieros REI- 11 con base en Salamanca se producirá por carretera, escoltados por las Fuerzas de Seguridad paquistaníes, y a lo largo de unos 350 kilómetros entre Lahore y Rawalpindi que el convoy tardará en recorrer entre 8 y 9 horas. Junto a ellos, llevarán los equipos precisos para el desarrollo de esta labor, que incluirá el transporte de mini- máquinas con implementos de empuje y retroexcavadoras, material de fontanería, construcción y también de electricidad, parte del cual no ha llegado aún a Pakistán, según destacó el jefe de la Unidad, capitán Torralba. Una vez en la ciudad, muy próxima ya a Islamabad, el aposentamiento provisional se producirá en un lugar aún sin determinar, que a juicio del mando de Recepción podría ser alguna instalación militar ya existente en la zona, donde permanecerán hasta nueva orden. El comandante Pérez insistió en que esta será una parada que deberán hacer los sucesivos convoyes de lanzamiento de personal y material que se dirijan la zona del terremoto, ya que entre Rawalpindi y Bagh hay por delante entre 13 y 14 horas de caminos tortuosos imposibles de acometer de una vez si se sale desde Lahore.