Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 MARTES 1 11 2005 ABC Nacional Zapatero planteará una visión integradora del Estatuto para realzar el aislamiento del PP El jefe del Gobierno adelantará mañana algunas de sus propuestas para encauzar la reforma que la poca consistencia de los argumentos del PP se evidencia en que no ha presentado su anunciado recurso al Tribunal Constitucional G. L. A. MADRID. El miércoles veremos al Zapatero más genuino. El presidente no va a decepcionar. Hablará de los temas que preocupan, en una intervención que será directa e integradora En estos términos bosquejó ayer el secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, el espíritu con el que José Luis Rodríguez Zapatero afronta el debate de toma en consideración de la propuesta de reforma del Estatuto de Cataluña, que se producirá mañana en el Pleno del Congreso. El presidente del Gobierno, que- -como acostumbra en las grandes ocasiones- -prepara personalmente su discurso, tiene intención de adelantar las propuestas más relevantes para introducir los cambios que juzga necesario al objeto de garantizar la constitucionalidad del texto y preservar las competencias del Estado, según indicó Moraleda. El soporte de esas propuestas será, básicamente, el informe elaborado para la dirección del PSOE por cuatro catedráticos de Derecho Constitucional- -Balaguer Callejón, García Roca, Medina Guerrero y Saiz Arnaiz- con los que Zapatero se reunió la semana pasada en La Moncloa para profundizar en algunos aspectos. b Gobierno y PSOE creen El debate en el Congreso 13.00. Presentación y defensa de la propuesta de reforma del Estatuto de Cataluña aprobada por el Parlamento autonómico. Intervendrán en este turno, por designación de la Cámara catalana, los portavoces de CiU- -Artur Mas- PSC- -Manuela de Madre- -y ERC- -Josep Lluís Carod- Rovira- Al término de sus intervenciones, para las que está prevista media hora en total, se suspenderá la sesión hasta la tarde. 16.00. Intervención del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, sin tiempo acotado, aunque se calcula que su discurso durará aproximadamente una hora. 17.00. Intervenciones de los portavoces de los grupos parlamentarios, por orden de mayor a menor entre los de la oposición, y con cierre final por el Grupo Socialista. Cada portavoz dispondrá de un tiempo máximo de treinta minutos, que en el caso del Grupo Mixto y de IU- IC se tendrán que repartir sus oradores. 21.00. Turnos de réplicas y dúplicas, por un tiempo máximo de diez minutos, en los que podrán intervenir igualmente los componentes de la delegación del Parlamento de Cataluña. El presidente del Gobierno puede participar también cuando lo juzgue oportuno. Con los tiempos previstos para las distintas intervenciones se calcula que el debate concluirá, como pronto, hacia las once de la noche. Panorámica del hemiciclo del Congreso en el debate del plan Ibarretxe en febrero Zapatero acudirá al debate con la máxima dialogar para acordar y acordar para avanzar que complementará con la de sosiego frente a insulto y diálogo frente a tremendismo contraviene la primera máxima, y también la voluntad de los ciudadanos. Así, el Gobierno destaca que las encuestas de opinión indican que entre siete y ocho de cada diez catalanes y seis de cada diez españoles se declaran partidarios del diálogo y el acuerdo A la vista de la estrategia adoptada por Mariano Rajoy, y a expensas de un hipotético cambio que, en todo caso, no espera hasta después de que se haya producido la admisión a trámite del texto, el Gobierno se ha decantado por la estrategia de aislar al PP. Dialogar para acordar Será en este marco de filosofía política en el que invitará de nuevo al PP a participar activa y constructivamente en el proceso de tramitación parlamentaria del nuevo Estatuto de Cataluña, pero también en el que intentará realzar que la actitud adoptada por el PP Los cambios medulares Esas propuestas, a tenor de la exposición realizada ayer por el secretario de Estado de Comunicación, versarán principalmente sobre las leyes orgánicas y la igualdad entre todos los españoles, la unidad de mercado, el sistema de financiación y la bilateralidad. La impresión que ayer transmitió Moraleda es que el presidente del Gobierno, sin obviarlo, intentará evitar que todo el debate gire en torno a la pretensión de que Cataluña sea definida como nación una cuestión a la que Rodríguez Zapatero no niega trascendencia pero a la que atribuye un valor básicamente simbólico y para la que maneja alternativas como sustituir nación por entidad nacional PSC y CiU se tiran los trastos a la cabeza en vísperas del debate BARCELONA. PSC y CiU se tiraron ayer los trastos a la cabeza a pesar del acuerdo alcanzado el martes pasado en el palacio de La Moncloa, con presencia de sus máximos dirigentes, para sosegar el debate. El primer secretario del PSC y ministro de Industria, José Montilla, reprochó a CiU que siga siendo socio del PP- -en algunos planteamientos en el Congreso y en algunos ayuntamientos catalanes- cuando- -según dijo- -el partido que preside Mariano Rajoy siembra el odio contra Cataluña y los catalanes No vale acusar al PP de ser un partido anticatalán y después gobernar con ellos en ciudades importantes como Tarragona sentenció Montilla. La respuesta no se hizo esperar. El portavoz de CiU en el Parlamento catalán, Felip Puig, reclamó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que ate corto a Montilla, al que acusó de dinamitar la vía de entendimiento incipiente para lograr que el proyecto de Estatut salga adelante en el Congreso. Según Puig, el primer secretario del PSC se aprovecha del trabajo sucio del PP para intentar romper cualquier puente de diálogo con el nacionalismo moderado de CiU Puig dijo, en declaraciones a Europa press, que Montilla sólo busca excusas para expiar su mala conciencia: se ha cargado el prestigio del presidente de la Generalitat y ahora intenta cargarse la unidad de acción de los partidos catalanes ante la negociación de la reforma del Estatuto.