Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Nace la Infanta Doña Leonor MARTES 1 11 2005 ABC Desde que se anunció el embarazo de la Princesa de Asturias, cada centímetro de su vestuario fue en aumento sin perder el lado práctico y funcional que marca su personal estilo, y que ahora, después de haber dado a luz, podrá recuperar totalmente Una Princesa de corte imperio POR BEATRIZ CORTÁZAR Fue el pasado mes de mayo, durante la inauguración de la Feria del Libro de Madrid, cuando se observó que el embarazo de la Princesa de Asturias ya empezaba a tomar forma en su delgada cintura. Esa mañana Doña Letizia acudió al Retiro con un conjunto pantalón blanco que ya dejaba ver que se había borrado la cintura de la Princesa en su tercer mes de embarazo, tal y como reflejaba la holgada chaqueta de Felipe Varela, que permitía percibir cómo había aumentado sensiblemente el contorno de la esposa de Don Felipe. Desde el primer momento la Princesa ha sido fiel al modista español Felipe Varela, quien ha diseñado por primera vez en su carrera una colección de premamá, con una modelo de excepción como es Doña Letizia. En casi todas sus apariciones oficiales las chaquetas de Varela se distinguían perfectamente, con su clásico juego de solapas y bolsillos y un único botón. A pesar de que hoy día las mujeres embarazadas ya han dejado para el olvido los clásicos pichis y en su lugar lucen camisetas ceñidas, vestidos que marcan los bombos y diseños tan actuales como los que llevan las no embarazadas, lo cierto es que la Princesa ha preferido apostar por la discreción, y de ahí que haya utilizado una línea muy parecida en casi todos estos nueve meses. Sin estridencias ni riesgos, sin tentaciones innovadoras ni guiños a las últimas tendencias. El estilo de Doña Letizia ha sido algo reiterativo: blusones de corte imperio para los actos oficiales, chaquetas a juego y pantalón, mucho pantalón, como único símbolo de modernidad en su vestuario. Las pocas faldas que ha lucido esta temporada han sido casi siempre para actos más protocolarios, y los vestidos, para las ceremonias a las que ha acudido, como el bautizo de Irene Urdangarín o la boda de un primo de Don Felipe en Toledo. En estas dos ocasiones la Princesa eligió colores claros, del hueso al lila. Una de las primeras cosas que Doña Letizia aplicó a su vestuario al quedarse encinta fue aparcar los altísimos tacones de Pura López que solía llevar, para calzar unos zapatos mucho más cómodos de apenas tres o cuatro centímetros de tacón, e incluso bailarinas planas, en sus salidas privadas. Así se la vio paseando por los alrededores de la casa de su abuela en Sardeu o cuando caminaba por Palma. Este verano a Doña Letizia tampoco se la ha visto en traje de baño. Los muchos paparazzi que se desplazaron a la isla en busca de esa imagen se quedaron con las ganas. La Princesa acudió a su cita en el mar con blusones blancos y con la misma visera sin logotipo que ya luciera en el verano anterior demostrando así, que es fiel a sus costumbres. Sencillez y comodidad en el vestuario informal de verano Las chaquetas son básicas en su estilo Doña Letizia no ha dejado los pantalones en los nueve meses de embarazo ABC Los blusones- batita han sido los reyes del guardarropa de embarazada de Doña Letizia