Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 1 11 2005 Nace la Infanta Doña Leonor 29 Don Felipe fue bautizado el 8 de febrero de 1968, a los nueve días de nacer, y los padrinos fueron su bisabuela la Reina Victoria Eugenia y su abuelo el Conde de Barcelona La Capilla del Palacio Real podría ser el lugar más apropiado para que la primogénita de los Príncipes de Asturias reciba las aguas bautismales, aunque también cabría optar por La Zarzuela, donde se han celebrado los últimos nueve bautizos de la Familia Un bautizo para después de Navidad POR A. MARTÍNEZ- FORNÉS No hemos decidido la fecha con precisión, pero será después de Navidad, para hacerlo con más tranquilidad Don Felipe casi despejaba así la incógnita del cuándo, pero no la del dónde. Una de las posibilidades sería que esta ceremonia religiosa tuviera lugar en la Capilla del Palacio Real, una auténtica joya artística cargada de fuerte simbolismo histórico y de la majestuosidad que el acontecimiento se merece. La otra opción es el Palacio de La Zarzuela, donde se realizaría un acto más familiar, similar a los que hubo con los seis primos de la Infanta recién nacida. Aunque la Casa de Su Majestad el Rey tampoco ha anunciado todavía quiénes serán los padrinos de Doña Leonor, no se descarta que, siguiendo la costumbre de la Familia Real, pudieran serlo sus abuelos paternos, Don Juan Carlos y Doña Sofía. De hecho, los padrinos del Rey fueron sus abuelos la Reina Victoria Eugenia y el Infante Don Carlos de Borbón- Dos Sicilias; y los del Príncipe, su bisabuela la Reina Victoria Eugenia y su abuelo el Conde de Barcelona. Sea en la capilla del Palacio Real o en La Zarzuela, lo previsible es que la ceremonia la concelebren el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, y el arzobispo castrense de España, Francisco Pérez González, y que en ella se empleen algunas piezas reservadas para los Infantes que están llamados a convertirse en Príncipes de Asturias. La Capilla Real, construida entre 1749 y 1757 por Sachetti y Ventura Ro- dríguez, está ricamente decorada con frescos de Giaquinto y Bayeu. Sus dimensiones, aunque no muy grandes, siempre permitirían que asistieran más invitados que en La Zarzuela. Los últimos bautizos con gran pompa que se celebraron en esta capilla fueron el de Alfonso XIII, Rey desde su nacimiento, en mayo de 1886, y los de algunos de sus hijos, ya que otros, como Don Juan de Borbón, nacieron en el Real Sitio de La Granja de San Ildefonso, en Segovia, y entonces se recibía el sacramento pocos días después. Si, por el contrario, finalmente se optara por La Zarzuela, éste sería el décimo bautizo celebrado en este Palacio- -después de los de las Infantas, Don Felipe y los seis nietos de los Reyes- Sin embargo, no todas estas ceremonias han sido exactamente iguales, aunque se celebraran en el mismo lugar. Por ejemplo, la pila bautismal que se empleó en el bautizo del Príncipe de Asturias, que tuvo lugar el 8 de febrero de 1968, nueve días después de su nacimiento, no ha vuelto a utilizarse desde entonces. Y es que, hasta ahora, casi todos los Herederos de la Corona desde tiempos de Felipe IV- -Don Felipe incluido- -han sido bautizados en la misma pila en la que Santo Domingo de Guzmán recibió las aguas bautismales en el año 1170. Esta pila románica de piedra blanca y guarnecida en plata se conserva en el convento de las madres dominicas de Madrid, próximo al Palacio Real, y cuando nació Don Felipe se trasladó temporalmente a La Zarzuela pa- ques de Lugo y de los Duques de Palma de Mallorca- los pequeños han recibido las aguas bautismales en otra pila del siglo XIX y procedente del Palacio Real. Una tradición de 400 años Si Doña Leonor no fuera bautizada en la pila de Santo Domingo de Guzmán, tampoco sería la primera vez en 400 años que un futuro Heredero de la Corona no cumpliese la tradición, pues los hijos de Reyes nacidos en el exilio tampoco pudieron ser bautizados en esta pila. Don Juan Carlos, por ejemplo, fue bautizado en la capilla de los Caballeros de la Orden de Malta, de Roma, 21 días después de su nacimiento, por el cardenal Pacelli, que un año después sería elegido Papa como Pío XII. Lo que sí parece que se empleará en el bautizo de la Infanta es el mismo traje de cristianar con el que se bautizó a su abuelo, el Rey; su padre, el Príncipe de Asturias, sus tías y sus seis primos. Y también se cumplirá con la tradición de la Familia Real, que empezó en tiempos de Alfonso XIII y que ahora se ha extendido a otras muchas familias españolas, de bautizar a los recién nacidos con agua del río Jordán, enviada por los franciscanos de Tierra Santa. En principio, a la ceremonia asistirá la Familia Real al completo, así como los familiares paternos y maternos del bebé, y también está prevista la presencia del presidente del Gobierno. Asimismo, es tradicional la asistencia del equipo médico que ha asistido a la madre. La última vez que se utilizó la pila de Santo Domingo de Guzmán fue hace 37 años, en el bautizo de Don Felipe Aún no se ha anunciado quiénes ejercerán de padrinos, pero en caso de seguir la tradición serían los Reyes ra la ceremonia. Sin embargo, la Familia Real no ha vuelto a utilizar esta pila desde hace 37 años, ya que en los bautizos posteriores de los seis primeros nietos de los Reyes- -hijos de los Du-