Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Nace la Infanta Doña Leonor MARTES 1 11 2005 ABC Alfonso XIII y Victoria Eugenia, rodeados de sus hijos Don Juan y Don Juan Carlos. La foto no pudo publicarse en su época Tres nacimientos reales SANTIAGO CASTELO N o siempre los nacimientos en el seno de la Familia Real han tenido un eco y un desbordamiento mediático como ahora. Por sólo centrarnos en el último siglo y en los tres eslabones más recientes de la Dinastía podemos decir que el cambio ha sido- -como el de la propia cibernética- -absoluto y radical. Y eso que Don Juan de Borbón, bisabuelo de la nueva criatura, nació en plena Monarquía alfonsina reinante en un año- -1913- -en que su padre, el Rey Don Alfonso XIII, gozaba de una devoción popular generalizada. Pero era el quinto hijo de los Reyes, después de dos varones y dos hembras, y nadie pensaba en aquellos momentos que sobre aquel Infante, que pesó cuatro kilos al nacer, iba a recaer, andando el tiempo- -y sólo veinte años más tarde- la altísima responsabilidad de convertirse en Príncipe de Asturias por la renuncia formal de sus hermanos mayores. La crónica del nacimiento de Don Juan se publicó, como noticia de alcance, en ABC el mismo día 20 de junio de 1913. La firmaba Gregorio Corrochano. Se dio a dos columnas, con un antetítulo que rezaba: La Corte en La Granja y un título de lo más telegráfico: Nacimiento de un Infante Según esa crónica, a la una y veinte de la madrugada el Rey salió de la estancia real, en La Granja de San Ildefonso, y dijo, radiante de júbilo, a los palatinos, que aguardaban con ansiedad en la antecámara: Señores, ¡es un varón! Y continúa Corrochano: La noticia siguió por sus trámites hasta los ciclistas encargados de comunicarla a la batería que a las dos y veinte comenzaba a hacer las 21 salvas de ordenanza Agrega el redactor un detalle más: Un farol rojo en la fachada principal de Palacio anunciaba también el fausto suceso El día siguiente- -y ya a una columna y bajo el epígrafe de La jornada en La Granja -se nos cuenta la presenta- ción del niño que lloró dos veces; es muy robusto; tiene el pelo negro y los ojos azules y se llamará Don Juan A propósito de ésto- -subraya Corrochano- dijo el Rey que familiarmente le llamarían toda la vida Juanito Nadie pensaba tampoco en aquel momento que sobre ese niño recaerían, en 1941, a la muerte de su padre, todos los deberes y derechos de la Corona española. Ni que ese nombre, Juanito, sería con el que siempre se conocería, en familia, al hijo de ese niño: el Rey Don Juan Carlos. El día de San Juan- -y en el mismo Palacio de La Granja de San Ildefonso- -se celebró el bautizo. Asombra ver que en una sola página de ABC, eso sí maciza de texto, está toda la ceremonia contada con un lujo de nombres y detalles asombroso. Una ceremonia, solemne y sencilla, para el quinto hijo de Don Alfonso XIII y Doña Victoria Eugenia que encarnaría de derecho la Monarquía española de 1941 a 1977 con el nombre de Juan III y gracias a cuya generosidad y sacrificio pudo reconducirse la historia en la persona de su hijo y heredero. enterarse los españoles del nacimiento del heredero del Príncipe de Asturias. Al día siguiente de su natalicio apareció un suelto en página impar. La clara simpatía, la bondad, la inteligencia de Don Juan de Borbón se animaron esta mañana, hablándome de un nuevo Juan, nacido en Roma escribe Ruano. Con motivo del bautizo de Don Juan Carlos, ABC de Sevilla, el 23 de enero, da una fotografía en portada, bellísima, de Doña María, anunciando la ceremonia que se iba a celebrar en Roma. Apadrinarán al augusto niño- -dice ABC- -su abuela paterna Doña Victoria Eugenia de Battenberg, y su abuelo materno, Don Carlos de Borbón, imponién- Don Juan Carlos, en el exilio romano El nacimiento de Don Juan Carlos se produjo en circunstancias muy amargas. España se desangraba- -enero de 1938- -en medio de una espantosa Guerra Civil y la Familia Real vivía exiliada en Roma. Don Juan y Doña María ocupaban un piso modesto en Viale Parioli, cerca de la plaza Ungheria. Una casa simple, escueta- -sobriedad de españoles fuera de España- escribió César González- Ruano, corresponsal de ABC, edición de Sevilla. El ABC de Madrid seguía requisado por el Gobierno de la República. Gracias al ABC sevillano- -que se atrevió, incluso, a sacar portada (ni la guerra- -días terribles de la batalla de Teruel- -ni las nuevas autoridades militares estaban para dar noticias de la Dinastía exiliada) -pudieron El nacimiento de Don Juan Carlos se produjo en circunstancias muy amargas. España se desangraba- -enero de 1938- -en medio de una espantosa Guerra Civil y la Familia Real vivía exiliada en Roma Don Juan era el quinto hijo de los Reyes y nadie pensaba que sobre aquel Infante iba a recaer, andando el tiempo, la responsabilidad de convertirse en Príncipe de Asturias por la renuncia formal de sus hermanos mayores dosele los nombre de Juan Carlos La crónica del bautizo, firmada por González- Ruano, no aparecerá hasta el 2 de febrero, en la página 11. Ocupa casi toda la página, pero va titulada a una columna escuetamente: Bautizo de Su Alteza Real Don Juan Alfonso Carlos (sic) Y cuenta Ruano: ...La capilla era pequeña y todo tenía un aire suave de oro puesto al servicio de la vieja cortesía. Daban las ventanas del largo pasillo en que estábamos, por no caber en la capilla, a un patio grande y melancólico. De frente la Cruz de la Orden en una labra heráldica que coronaba una fuente de aquellas que amaba cuando guardia noble del Papa, el marqués de Bradomín. Sencilla y breve fue la ceremonia que llevó a cabo el cardenal Paccelli y de allí fuimos al Gran Hotel donde en una intimidad que reñía involuntariamente con la importancia de los asistentes continuó la fiesta hasta cerca de las dos de la tarde. Hay de esa época una fotografía emotiva. Don Juan sentado ante la cuna contempla sonriente y feliz a Don Juan Carlos dormido. Pero esa foto no pudo publicarse. Ya empezaban- -y estamos en 1938- -los ninguneos a Don Juan. Sí se publicó una de Doña María con Don Juan Carlos en brazos y una vista general del bautizo, donde no se identifica a nadie, pero en la que se ve a la izquierda al Rey Alfonso XIII, a Don Juan de espaldas, a la Reina Victoria con Don Juan Carlos en brazos y detrás al cardenal Paccelli (futuro Pío XII) conversando con el Infante Don Jaime. Era el 10 de febrero de 1938. Don Felipe, el florecer de la esperanza Y llegamos a Don Felipe, actual Príncipe de Asturias. En mis largos años de cronista de la Familia Real, con tantos y tantos actos vividos en su entorno, nunca he visto más feliz al Rey Don Juan Carlos que aquel mes de enero de 1968. El nacimiento de un hijo varón le llenó