Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 1 11 2005 Nace la Infanta Doña Leonor 17 María Emilia Casas Presidenta del Tribunal Constitucional La modificación de la Constitución que garantice el acceso de la mujer al Trono debe seguir los trámites y las vías normales, sin necesidad de acelerarse Jorge Rodríguez Zapata Magistrado del Tribunal Constitucional El nacimiento de Doña Leonor no hace la reforma más urgente, porque su padre es el Heredero. Sí es aconsejable, pues los tiempos van hacia la igualdad de derechos LA MANO DE DOÑA LEONOR por qué hemos de cambiar la Constitución también en esto de la prelación del varón en el orden de sucesión al Trono, para que nada sea como siempre fue, para el facilongo y demagógico aleluya, aleluya, la que coja primero la Corona es suya? Por razones estéticas e históricas, si es así, renuncio a la mano de Doña Leonor como futura heredera, salvo que en la Ruber se haya estropeado la augusta máquiANTONIO na, el molde de BURGOS fundir Reyes, y no tenga nunca jamás un hermano infantito. Si tú a Joaquín el del Betis le quitas la camiseta verdiblanca con el 17, lo pones con un frac, una pechera almidonada, una corbata blanca de lazo y le colocas una batuta en la mano, no es Joaquín: es el director de la Orquesta Nacional. Si tú a El Fandi le quitas el terno rosa y oro, la chaquetilla, la taleguilla, el chalequillo, las zapatillas y la montera y le pones un bigote postizo como de león marino, una arrugada chaqueta desestructurada y una camisa negra, no es El Fandi: es Carod Rovira. A nadie se le ocurre quitarle el frac al director de la Orquesta Nacional, la camiseta verdiblanca a Joaquín, el terno rosa y oro a El Fandi o la camisa negra a Carod y uniformarlos a todos, un suponer, con un chándal, porque así estarán más cómodos y es más democrático Por ahora, claro. Que con el tiempo, hasta los magistrados del Supremo asistirán al solemne acto de apertura de tribunales en chándal. Que con el tiempo, hasta el arzobispo de Madrid- Alcalá se revestirá para las solemnes concelebraciones en La Almudena de vaquero y polo de mercadillo. Camino de ello vamos. De momento, a la Institución Monárquica quieren quitarle la magia, la historia, la liturgia, la singularidad de su esencia, el sufragio universal de los siglos, para hacerla igualitaria, democrática paritaria de paritorio. ¡Ah, ¿Y Francisco Hernando (a la derecha) presidente del Supremo, en la clínica ¿Debe la reforma del artículo 57 llevarse a cabo de manera independiente a los otros cambios que proyecta el Gobierno? El catedrático Pedro González Trevijano asegura que la actualización del derecho sucesorio debe plantearse al hilo de otras modificaciones de la Carta Magna, y no de manera aislada, con el fin de evitar que el preceptivo referéndum se convierta en un injustificado y desgraciado plebiscito sobre la forma política del Estado (monarquía o república) Y ello, añade, cuando la Corona es una institución indiscutiblemente asentada y, con mucho, la mejor valorada por los ciudadanos En opinión de González Trevijano, la discusión política está hoy entre los regímenes democráticos y los autocráticos. Y tan democráticas son monarquías parlamentarias como la española y la británica o regíme- A. DE ANTONIO nes como el francés o el norteamericano En cualquier caso, lo que este experto constitucionalista no ve propio de un país serio es plantearse su forma de gobierno cada cincuenta años Luis Aguiar también cree que, al menos desde el punto de vista político, es conveniente que la reforma sucesoria no se haga de manera aislada: Hacerlo por separado no supondría ningún problema jurídico. Pero quizá política e institucionalmente sea preferible que vaya todo junto. Acometerla independientemente de otras sólo puede dar lugar a que se convierta en un referéndum a favor o en contra de la monarquía. Y en este momento de la historia de España no parece conveniente suscitar este debate sobre la institución pública que más aglutina a los españoles y sin discriminación por sexo! Una Monarquía en chándal, vamos, que es más cómodo y más democrático Pues no, mire usted: la Institución Monárquica es garante de las leyes democráticas, pero no se rige por ellas. Por ello precisamente es garante, por su singularidad, porque está por encima del bien y del mal de los igualitarismos al uso, en su función de arbitraje. También sería más democrático que el Rey viviera en una solución habitacional de Sanchinarro, tuviera todas las mañanas que fichar a las nueve en su puesto de trabajo, fuera a la oficina en Metro, le dieran al año quince días de asuntos propios y pudiera gozar de la jubilación al cumplir los 65 años... Si la que antes nazca hereda la Corona, sea hombre o mujer, ¿por qué por la misma regla de tres democrática no jubilamos ya al Rey, que está en la edad, y corre el escalafón? Gracias a Dios no es así, porque en tal caso, el Rey no sería el Rey, sino un funcionario del Gobierno, que es quizá en lo que algunos quieren convertirlo con esto de la cuota femenina para la Corona. Sí, Princesas de Asturias de cuota, no de reemplazo del mágico azar de la Historia. Las Princesas de Asturias piden húsares, qué caray, no igualitarismos. Dejemos las cosas como están, que por eso son como son. Si le quitamos la magia, la historia, la tradición, la liturgia, ¿qué diferencia hay entre la Corona y la comunidad de propietarios de su bloque de usted? La mano de Doña Leonor es ahora un calorcito mínimo que cuando aprieta instintivamente la de su padre apenas le abarca el dedo índice. En el calor de esas manos, la mano de la infantita agarrando un dedo de la mano de su padre, el Heredero, está precisamente el símbolo de la continuidad dinástica, con su cultura de siglos, no en absurdas discriminaciones de sexo. Esa manita de Doña Leonor apretando la de su padre es ni más ni menos que seña singularísima de identidad histórica de esto que desde hace 500 años llamamos España. Todavía.