Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nace la Infanta Doña Leonor MARTES 1 11 2005 ABC LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS Pedro González Trevijano Catedrático de Derecho Constitucional La reforma no es en absoluto urgente, por varias razones. La principal, porque la Jefatura del Estado ya tiene Heredero, que es Don Felipe, y su hija es la heredera del Heredero Luis Aguiar Catedrático de Derecho Constitucional y vocal del CGPJ Sería conveniente reformar el derecho sucesorio antes de que los Príncipes de Asturias tengan otro hijo, que podría ser varón. Dos años parece un plazo razonable El alumbramiento de una niña no debe acelerar la reforma de la Constitución Varios constitucionalistas coinciden en que la modificación es necesaria, pero no urgente que evitarse un debate aislado sobre el derecho sucesorio, ya que podría derivar en un plebiscito sobre la forma política del Estado NIEVES COLLI MADRID. El nacimiento de la Infanta Doña Leonor, primogénita de los Príncipes de Asturias, ha vuelto a dar actualidad al debate sobre la reforma de la Constitución. Expertos constitucionalistas despejan las dudas sobre la necesidad y la urgencia de cambiar el artículo 57 de la Carta Magna para equiparar los derechos de la mujer a los del varón en la sucesión a la Corona, así como sobre la conveniencia de acometer esta modificación de forma aislada o junto con las otras, también anunciadas por el Gobierno. b Aseguran que tiene Artículo 57 de la Constitución 1. La Corona de España es hereditaria en los sucesores de S. M. Don Juan Carlos I de Borbón, legítimo heredero de la dinastía histórica. La sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer, y en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos. 2. El príncipe heredero, desde su nacimiento o desde que se produzca el hecho que origine el llamamiento, tendrá la dignidad de Príncipe de Asturias y los demás títulos vinculados tradicionalmente al sucesor de la Corona de España. 3. Extinguidas todas las líneas llamadas en derecho, las Cortes generales proveerán a la sucesión en la Corona en la forma que más convenga a los intereses de España. 4. Aquellas personas que teniendo derecho a la sucesión en el trono contrajeren matrimonio contra la expresa prohibición del Rey y de las Cortes generales, quedarán excluidas en la sucesión a la Corona por sí y sus descendientes. 5. Las abdicaciones y renuncias y cualquier duda de hecho o de derecho que ocurra en el orden de sucesión a la Corona se resolverán por una ley orgánica. Rodríguez Zapata, uno de los magistrados de esta institución. En su opinión, el proceso de modificación de la Carta Magna debe seguir los trámites y las vías normales El Registro Civil de la Familia Real se custodia en el Ministerio de Justicia EFE ¿El nacimiento de una niña hace más urgente la reforma del artículo 57 de la Carta Magna? Los juristas opinan que el proceso no debe acelerarse. El catedrático de Derecho Constitucional Pedro González Trevijano considera que no se trata de una reforma urgente porque la Jefatura del Estado ya tiene un heredero, que es Su Alteza Real el Príncipe de Asturias, y porque la nueva nieta de los Reyes es la heredera del Heredero Deberá acometerse en su momento, cuando proceda- -añade- ya que no se suscita ningún problema de constitucionalidad relevante como para tener que instar de manera urgente un proceso atropellado de reforma Luis Aguiar, catedrático de Derecho Constitucional y vocal del Consejo General del Poder Judicial, añade que hasta que Don Felipe no acceda al Trono no se genera derecho sucesorio Sin embargo, en su opinión sí resultaría conveniente que la reforma se llevara a cabo antes de que Don Felipe y Doña Letizia decidan tener otro hijo, que podría ser varón Cuantas menos dudas se susciten respecto a la sucesión al Trono, mejor apostilla Aguiar, quien sitúa en dos años un plazo razonable y para quien sería bueno aprovechar la disolución de las Cámaras cuando concluya la presente legislatura. En términos similares se pronuncian la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, y Jorge Aguilar anuncia un cambio de lenguaje en la inscripción del nacimiento JUAN CIERCO CORRESPONSAL JERUSALÉN. Si para la reforma de la Constitución no hay prisa, cosa distinta es el primer cambio efectivo burocrático provocado por el nacimiento de la hija de los Príncipes de Asturias, que sí es urgente. El ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, así lo anunció ayer desde Jerusalén, al indicar que el lenguaje del Registro de la Casa Real ha sido actualizado con la ayuda de la Real Academia de la Lengua y el visto bueno de su presidente, Víctor García de la Concha. Como notario mayor del Reino, López Aguilar inscribirá a la Infanta Leonor en el libro de la Familia Real que se custodia en una cámara de seguridad de la Dirección General de Registros y Notariado. La inscripción será la número 21 del libro de la Familia Real y será realizada, como manda la tradición, por un pendolista. El objetivo de esta actualización lingüística, que el ministro no quiso desvelar, aunque invitó a su próxima lectura, es acomodar el lenguaje utilizado hasta ahora y desde hace siglos a los nuevos tiempos y a los nuevos usos de la comunicación. El origen histórico del Registro Civil de la Familia Real de España es el mismo que el del propio Registro Civil, creado por ley en 1870. Hasta entonces, las únicas inscripciones relativas al estado civil (nacimiento, matrimonio, defunción) eran las efectuadas en los libros parroquiales, que se convirtieron en obligatorias en el siglo XVI tras el Concilio de Trento. El artículo 1 del Real Decreto de 1981, que contiene las disposiciones vigentes, recoge que se inscribirán los nacimientos, matrimonios y defunciones, así como cualquier hecho inscribible, que afecten al Rey de España, su Augusta Consorte, sus ascendientes de primer grado, sus descendientes y al Príncipe heredero de la Corona ¿Es necesario modificar la Carta Magna para equiparar el derecho de la mujer al del varón en la sucesión a la Corona? Sobre este aspecto también existe plena coincidencia entre los juristas consultados, para quienes resulta una reforma necesaria y conveniente especialmente después del nacimiento de Doña Leonor. María Emilia Casas cree que supondrá poner a las instituciones a la altura de los tiempos Jorge Rodríguez Zapata recuerda que los tiempos van hacia la igualdad entre hombres y mujeres y que en la opinión pública existe un claro consenso al respecto.