Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 1 11 2005 Nace la Infanta Doña Leonor 15 Josep Bargalló ERC Las declaraciones del Príncipe pidiendo una reforma de la Constitución ponen sobre la mesa la evidencia de que hay que iniciar un proceso de reforma constitucional Francisco Rodríguez BNG Es lógico modificar la Constitución ante el nacimiento de la hija del Príncipe, aunque lamento que se reforme para esas chorradas y no se aborden otro tipo de cuestiones IU advierte que si se plantea la reforma propondrá que la jefatura del Estado sea por elección En vísperas del debate catalán, Gobierno y PP coinciden en que la reforma debe hacerse sin prisas Aunque el PP ya se ha pronunciado a favor de esa reforma concreta, el Gobierno espera que el debate sobre las Autonomías, que comenzará el lunes, sirva para conocer la postura de los populares en el aspecto que suscita mayor controversia: la reforma del Senado. Los otros dos cambios son incluir los nombres de las comunidades autónomas y una referencia al marco normativo de la Unión Europea. Mariano Rajoy habla a los periodistas apostados ante el Ruber CHEMA BARROSO Mensaje de Mariano Rajoy y del PP Sus Altezas Reales los Príncipes de Asturias han sido padres de una niña a la que llamarán Leonor. Sé muy bien la alegría que en estos momentos comparten porque recientemente he tenido la dicha de vivir de nuevo esta maravillosa experiencia. Y aunque ya he podido hablar personalmente con el Príncipe de Asturias y con Su Majestad el Rey, permítanme que aproveche esta oportunidad para que les transmita públicamente en mi nombre y en el del partido que presido mi más entrañable felicitación por ello. En el Partido Popular sabemos que el pueblo español está contento con esta noticia ya que se refuerza la continuidad de la Corona como símbolo constitucional de unidad y permanencia de la Nación española. Por eso, desde el Partido Popular queremos reiterar nuestra lealtad a la Corona y, con ella, nuestro compromiso de seguir trabajando por la vigencia y desarrollo de la Constitución, la mejora de las libertades de los españoles y la igualdad entre todos ellos. Muchas gracias Rajoy: Buscar el mejor momento Por su parte, el líder del PP, Mariano Rajoy, mostró su posición favorable a reformar el artículo 57 de la Constitución. En todo caso, optó por la prudencia y no quiso aventurar los plazos en que debería abordarse un cambio que exige disolución de las Cortes, elecciones generales, aprobación de la reforma por parte de dos tercios de los parlamentarios del Congreso de los Diputados y del Senado y consulta a los ciudadanos mediante referéndum. Un proceso complejo- -por tratarse de uno de los Títulos esenciales de la Constitución- que desde el punto de vista jurídico, no tiene que resolverse de un día para otro. Entre todos debemos buscar el mejor momento para hacerlo. Hay tiempo indicó Rajoy. A la espera de que el Gobierno tome la iniciativa, Rajoy abogó por hacer bien las cosas, estudiar a fondo el tema y ver los plazos y tiempos que serían necesarios. Interrogado sobre si cree que esta reforma podría someterse a consulta popular con el resto de las modificaciones de la Constitución que adelantó el presidente del Gobierno y que, en estos momentos, estudia el Consejo de Estado, indicó que es excesivamente arriesgado manifestarse al respecto sin saber exactamente lo que pretende Zapatero. Los aliados del Gobierno- -IU, ERC y BNG- -dieron ayer cuerpo a esos temores al sostener abiertamente que si se abre el melón constitucional se haga en general para adaptar nuestra ley de leyes, por ejemplo, a sus teorías sobre el Estado plurinacional El consejero jefe de la Generalitat, Josep Bargalló, habló de aprovechar la reforma para debatir sobre todo el tex- to y el portavoz de BNG, Francisco Rodríguez, calificó de chorrada el cambio del artículo 57- -el referido al régimen sucesorio- -y planteó la exigencia de su grupo de modificar otros aspectos de la Constitución que considera más importantes. Los pasos para reformar la Constitución El procedimiento de reforma de la Carta Magna está recogido en su artículo 168. Se trata de un mecanismo complejo que, al afectar al Título II de la Constitución, exige en primer lugar la aprobación de la reforma por una mayoría de dos tercios de cada Cámara y, después, la disolución de las Cortes. El tercer paso es la votación de la reforma por las nuevas Cámaras salidas de las elecciones- -Congreso y Senado- que deberán ratificar la decisión y proceder al estudio del nuevo texto constitucional por mayoría de dos tercios. El último trámite que la Constitución exige para su modificación es la convocatoria de un referéndum con el fin de ratificar la reforma aprobada por el Congreso y por el Senado. samente el punto que afecta a la sucesión en la Corona. Los riesgos del referéndum Aunque PP y PSOE asumen la necesidad de modificar el régimen sucesorio en la Constitución, los temores están en el referéndum necesario para aprobar dicha reforma, a expensas de lo que ocurra con los otros cambios planteados por el Ejecutivo. Una consulta limitada a ese asunto podría ser utilizada por nacionalistas y republicanos para cuestionar la Monarquía. Una baja participación, también se podría volver contra la institución. En fuentes del PP aseguran que no están dispuestos a ceder en sus principios, entre ellos el respeto a la propia Constitución, la unidad nacional y las ideas de igualdad y solidaridad entre todos los españoles, para negociar un paquete de reformas constitucionales que sirvieran para arropar el necesario referéndum sobre el artículo 57. Es más, consideran que sería una trampa mezclar reformas que no necesitan consulta con las que sí lo precisan, aunque legalmente sería posible someterlas todas a referéndum en bloque. IU, ERC y BNG: Abrir el melón Desde Izquierda Unida no faltaron los insultos a la Familia Real, y su coordinador general, Gaspar Llamazares, dejó clara su posición de fondo ante el debate: Si nos ofrecen la modificación constitucional, propondremos la igualdad de todos para ser electores y y elegibles, también en la Jefatura del Estado El Gobierno respondió a estos planteamientos de sus aliados parlamentarios recordando ayer mismo que su propuesta de reforma constitucional se mantiene limitada a los cuatro puntos anunciados. Descartada la posibilidad de acuerdo entre los dos grandes partidos y los nacionalistas en la nueva configuración del Senado- -PSC, ERC, PNV, y BNG quieren que se plasme sus tesis sobre la asimetría entre unas regiones y otras- -sólo parece viable preci-