Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MARTES 1 11 2005 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. DETRÁS DE UN NOMBRE DE MUJER UIENES creen que el nombre imprime carácter estarán encantados de que los Príncipes de Asturias hayan elegido para su hija el nombre de Leonor, que dicen que significa Dios es mi luz Ojalá sea así. Según la Kabbalah, una antigua tradición hebrea que especula con la naturaleza humana y el origen y destino del alma, cada nombre le da a la persona que lo lleva LUIS IGNACIO ciertas caracPARADA terísticas y determinadas tendencias que marcarán su destino. Y así prevé que las mujeres llamadas Leonor están llamadas a ser reservadas, interesadas en la comprensión de la vida mediante la ciencia y la filosofía y con buen sentido para los negocios, lo que podría dificultar la expresión de las cualidades más tiernas y espontáneas de su naturaleza. Lo verán, si acaso, quienes vivan dentro de más de medio siglo. Pero ése no es el problema. Ni ha nacido ayer con el feliz alumbramiento de la Infanta que llevará por nombre Leonor. Desde que se anunció el matrimonio del heredero de la Corona sabíamos que en el momento en que los Príncipes tuvieran un segundo hijo que fuera varón, si el primero no lo era, la reforma del artículo 57 de la Constitución, que otorga preferencia a los varones en la sucesión, se haría mucho más difícil, porque podrían perjudicarse los derechos de ese niño y los de las Infantas Elena y Cristina si el cambio no fuera retroactivo. Ese cambio se complica porque la Constitución establece los derechos del Príncipe Felipe, pero el Tribunal Constitucional ha sentenciado la no marginación de la mujer, lo que permite dar marcha atrás a las actuales discriminaciones en la sucesión a los títulos nobiliarios. Ahora no cabe alegar una urgencia que no existe para un complejo cambio con el que colar de rondón otros, menos urgentes aún, como los que ofreció el actual presidente del Gobierno a esos españoles que no les gusta el nombre de Leonor y han bautizado a sus hijos con nombres tan irrisorios en nuestro país como Wanesa, Samantha, Yashmina o Lover Smile. Q Llamada a ser Reina de España En la madrugada de ayer tuvo lugar el nacimiento de Su Alteza Real la Infanta Doña Leonor de Borbón y Ortiz, hija de los Príncipes de Asturias y segunda en la línea de sucesión al trono tras su padre Don Felipe de Borbón y Grecia. Han sido ocho meses y una semana de embarazo, en el que las quinielas y apuestas acerca del sexo del primogénito de los Príncipes han sido numerosas y variadas, desplegando pródigas teorías que han quedado en meras anécdotas e ilusiones que pasarán a los anales de la Historia. Leonor, nombre ligado a la Monarquía española desde el siglo XIV, en tiempos de Alfonso IV y, posteriormente, en tiempos de los Reyes Católicos, está llamada a ser Reina de España, y su destino, íntimamente ligado a la historia española y la Constitución, vendrá marcado por los momentos y circunstancias que se vivan de aquí en adelante. Pero, sin lugar a dudas, la primera Infanta nacida en España con una Monarquía reinante desde 1914, tras don Gonzalo, hijo pequeño de Alfonso XIII, ha sido recibida por todos con los brazos abiertos, conscientes de lo que esto significa para la historia española y la continuidad de la Corona como símbolo de la unidad de todos los españoles. En segundo plano queda ahora la reforma de la Constitución en su artículo 57.5 sobre sucesión al trono, que da preferencia al hombre sobre la mujer y cuya reforma conllevaría la aprobación de dos tercios de la Cámara, la disolución de las Cortes y las consiguientes elecciones generales, a lo que se añadiría el referéndum popular. Pero este tema queda ahora lejano, escondido detrás de la ilusión y felicidad que vivimos todos los que sentimos nuestra esta Monarquía, que tan bien ha reflejado el espíritu de los españoles y que siempre ha sabido navegar con un horizonte claro y un rumbo fijo. Leonor de Borbón y Ortiz, con un solo día en su haber, está llamada a ser Reina de España. El día 31 de octubre de 2005 es ya fecha para la Historia. Ignacio de Saavedra Lage. Madrid. Feliz noticia para España Esperado acontecimiento el acecido en la madrugada del pasado lunes, en la que tuvo lugar el feliz alumbramiento de una niña en la clínica Ruber de Madrid, hija de los Príncipes de Asturias, Doña Letizia y Don Felipe, a la que se le ha puesto el bonito nombre de Leonor. Noticia muy esperada y de enorme transcendencia para todos los españoles, ya que viene a asegurar, aún más si cabe, la continuidad de una Monarquía parlamentaria tan ejemplar como la nuestra, cuya labor constitucional ha venido ejerciendo impecablemente desde 1975, tratando de asegurar la unidad territorial y el entendimiento entre todos los españoles y que el pueblo corrobora y manifiesta con evidentes muestras de cariño hacia todos los miembros de la Familia Real. No cabe duda de que los Reyes de España siempre han dado muestras de su amor por el pueblo español, y de que Doña Sofía es una persona comprometida con muchas de las inquietudes y preocupaciones de la sociedad española. No hace falta subrayar la espontaneidad y simpatía de la que hace alarde Don Juan Carlos en la mayoría de los actos sociales que preside, tratando siempre de romper el rigor del protocolo para hacer más agradable y distendido el acto a los asistentes, o el impecable comportamiento del Príncipe Don Felipe, su exquisita educación y agradable condescendencia con los medios, y, cómo no, de esa gran elección que ha sabido hacer en la persona de la Princesa Doña Letizia, perteneciente al pueblo, dando muestras con ello de la enorme sencillez y condescendencia de los miembros de la Casa Real española, lo cual les acerca mucho más al resto de los españoles. Mi enhorabuena por el nacimiento de la Infanta Leonor. Dionisio Antonio Carrillo Díaz. Granada. sos marcados por su padre y su abuelo. Le deseo que no olvide nunca ni las palabras de Su Alteza Real Don Felipe en la entrega de los premios Príncipes de Asturias, en los cuales defendió a ultranza nuestra Carta Magna de 1978; ni tampoco las del discurso de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos ante la apertura del curso académico, en donde ensalzó el marco constitucional como garantía de una España justa y solidaria. Con unos maestros así, la nueva heredera, dentro de muchos años, cuando llegue su momento al frente de la Monarquía de España, sabrá seguir representando el compromiso de la Corona con nuestra Constitución, y continuar siendo el referente de la unidad en democracia de todos los españoles. David García García. Madrid. Para ti, Leonor Vuela esta canción... para ti, Leonor, que has tenido la suerte de nacer un 31 de octubre, cuando la mitad de tu país se encuentra haciendo puente y por ello más entregado a este tipo de noticias, sobre todo tan tiernas y tan rosas. Vuela esta canción... para ti, Leonor, que has venido acaparando portadas y noticiarios y echando a un lado, como no podía ser de otra manera, el cimbreo de los políticos con el Estatut. ¡Qué feliz me has hecho, hija, a mí y a todo este país! Dice tu padre que eres fuerte, ¡más te vale! aunque si te digo la verdad no me cabe duda de que lo eres: seguro que vienes con una reforma constitucional bajo el brazo, o por lo menos el proyecto, ¡seguro! Has nacido bajo el signo de Escorpio, y eso imprime carácter; por cierto, la abuela Sofía también nació bajo el mismo signo. Dicen quienes ya te conocen que tienes la cara regordeta. Por aquello del carácter que tienes, eres hasta capaz de parecerte físicamente a los Rocasolano, o sea, serías recortadita de estatura y con el pelo rizado, como tu bisabuelo, ojalá no te hagan ignorar el origen humilde de tus ancestros maternos. Vuela esta canción... para ti, Leonor, con cariño. Carmen Mejías. Sevilla. La incógnita de la sucesión Con el nacimiento de la Infanta Leonor, hija de los Príncipes de Asturias, se hace efectiva la sucesión dinástica. Todos los españoles nos alegramos con la Familia Real del feliz nacimiento, un auténtico regalo de Dios, como la vida misma. Nos ha nacido una Reina- bebé. Esperemos que el Gobierno remueva con prontitud la preferencia sucesoria del varón respecto a la mujer en la línea sucesoria. Felicidades por el feliz y esperado alumbramiento. Juan Francisco F. Aguilar Málaga. Garantía de continuidad Felicitaciones para los Príncipes de Asturias. La Monarquía ya tiene futura sucesora como símbolo de unión y representación de todos los españoles. Leonor será un día Reina, y continuará los pa-