Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad LUNES 31 10 2005 ABC Medio Ambiente ACTUALIDAD NATURAL MÓNICA FERNÁNDEZ- ACEYTUNO El aragonés Félix de Azara fue uno de los naturalistas más importantes del siglo XVIII. Su figura, poco conocida en España, resulta esencial para entender los avances en la teoría de la evolución. Los años que pasó en Hispanoamérica le sirvieron para catalogar más de 500 especies El ilustrado español que inspiró a Darwin TEXTO: JORGE SÁINZ PODAS DEL VIENTO unque sin la precisión de un serrucho o unas tijeras, el viento corta las ramas de los árboles cuando sopla a más de setenta kilómetros por hora. Estas podas que hace el viento son más sanas para la madera que las que suceden poco a poco, cuando el árbol crece tanto que algunas ramas quedan sombreadas y al no poder crecer hacia fuera, crecen hacia adentro, y atraviesa la frustrada rama una buena parte del diámetro del tronco y entonces los tablones salen llenos de nudos, de nudos muertos, que pueden llegar a caerse con el tiempo y dejar agujereada, como una carcoma gigante, la madera. Empero hay otros nudos mejores, los nudos vivos, que son los que quedarán tras el paso del viento que, al podar las ramas más débiles, detendrá en seco su crecimiento y en los tablones solo aparecerán nudos en la zona más próxima a la corteza, nudos claros, traslúcidos. El maestro carpintero Luis Boado cuenta que, de pequeño, cerraba las contras de su casa y entraba en la oscuridad de su habitación la luz por los nudos, por esos círculos más claros que eran las cicatrices de las ramas cortadas por el paso del viento. A MADRID. Detrás de una gran historia, siempre hay un gran personaje. Siempre... que no sea español, porque ser profeta en esta tierra es una aventura harto complicada si no te llamas Fernando Alonso. El aragonés Félix de Azara (Barbuñales, Huesca, 1742- 1821) es un buen ejemplo. Militar, matemático e ingeniero de profesión, naturalista por vocación... Un ilustrado con mayúsculas en la corte del rey más ilustre, Carlos III, Azara es un referente esencial para entender los avances científicos del siglo XVIII. Tan esencial debió ser, que su trabajo en la catalogación y descripción de más de 500 especies en Hispanoamérica lo llegó a a citar Charles Darwin en la teoría sobre la evolución que cambió para siempre nuestra concepción del mundo. Eso sí, sus obras, como no podía ser de otra manera, se publicaron en Francia o Inglaterra mucho antes que en España. Unas jornadas organizadas recientemente por la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente han tratado de hacer justicia a su legado. La apasionante historia de Félix de Azara escribió su primer capítulo en 1781, cuando recibe la orden de embarcar rumbo a Montevideo en una misión secreta. Como reputado ingeniero y hombre de confianza de Carlos III, el Gobierno español encargó al aragonés delimitar la frontera entre el imperio español y el portugués, de acuerdo con el pacto sellado en 1777 por ambas naciones en el Tratado de San Ildefonso. Se convirtió así en comisario de límites del Reino y partió a recorrer miles de kilómetros. Cubrió una superficie equivalente a Europa occidental. to con los datos. Se limitaba a dibujar y describir las especies. Sin embargo, en sus manuscritos sí encontramos ciertas reflexiones relacionadas con la teoría evolutiva dice Ballarín. Conmovido por el espectáculo que contemplaba, surgieron las tres obras de referencia de Azara: Apuntamientos sobre la historia natural de los páxaros y de los quadrúpedos del Paraguay y del río de la Plata Geografía física de Paraguay y Los viajes por la América meridional Los pueblos indígenas Pero las ideas de progreso y el idealismo fueron más allá de la ciencia. Mientras catalogaba especies y trazaba fronteras, Azara también se convirtió en pionero de la etnografía y la antropología. Identificó a cuarenta pueblos, o naciones- -como él las definía- -de indígenas, desde los guaraníes hasta los charrúas. Describió sus modos de vida, sus costumbres o sus ritos funerarios; y los testimonios que legó sobre la aculturación de los nativos llegaban a resultar desgarradores. Qué lástima ver extinguirse a las naciones más fuertes y bellas que haya en la tierra. Lo más triste es que yo no veo remedio escribía. Cuando en 1801 Azara regresó a España, las aves y los escritos que había enviado a la península se habían perdido en extrañas circunstancias. Años más tarde, y a pesar de ser un admirador de la cultura francesa, puso su espada al servicio del general Palafox en la Guerra de la Independencia. Y cuando Fernando VII, el rey que frustró las esperanzas de la Constitución de Cádiz, quiso imponerle la Orden de Isabel la Católica, renunció. Ese fue Félix de Azara. Retrato del ilustrado COLECCIÓN IBERCAJA Félix de Azara por Francisco de Goya limítrofes con Portugal relata. Pero al mismo tiempo, Félix de Azara se interesó, sobre todo, por la fauna del nuevo continente. Sus apuntes y descripciones del virgen ecosistema suramericano fueron todo un minucioso trabajo de científico amateur. Catalogó unas 450 aves o páxaros como él los llamaba, y casi 50 mamíferos o cuadrúpedos. Era un hombre muy militar en ese sentido, muy exac- Conservación La conservación del lince ibérico llega ante la UE La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía ha presentado un nuevo proyecto para la Conservación y Reintroducción del Lince Ibérico en Andalucía al programa europeo Life Naturaleza. Con esta iniciativa comenzará la repoblación y el reforzamiento de de esta especie en España. El trabajo podría iniciarse en julio de 2006 y tendría una duración de cinco años. Naturalista accidental Ignacio Ballarín es biólogo y abogado y trabaja como jefe de área de Informes Jurídicos del Ministerio de Medio Ambiente. Durante años ha tratado de rehabilitar la figura de Azara y ha sido uno de los principales artífices de estas jornadas. El brillo de sus ojos denota pasión por el personaje y una sincera devoción hacia su historia. El acuerdo de San Ildefenso pronto quedó en papel mojado- -prosigue con el relato- -y surgió entonces el naturalista accidental. Comenzó así un viaje extraordinario, que se prolongó durante 20 años. Desde los Andes a la costa atlántica, y de la Patagonia a Brasil y Bolivia A pesar de los problemas que habían surgido con el país vecino, Azara, con disciplina marcial, no cejó en el empeño de su misión. Trazó mapas cartográficos, delimitó la frontera y organizó la defensa de las plazas españolas Incendios Ya se puede fumar y hacer barbacoas en el monte Mañana 1 de noviembre, coincidiendo con la festividad de Todos los Santos, se levantarán las medidas restrictivas que este verano impuso el Gobierno ante la plaga de incendios que devastaban el país, y que prohibían- -entre otras cuestiones como la quema de rastrojos- -fumar y hacer barbacoas en el monte.