Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad LUNES 31 10 2005 ABC Siete sacerdotes y una religiosa Benedicto XVI veneró este sábado las reliquias de ocho mártires de la persecución religiosa española, al término de la ceremonia de beatificación que presidió el cardenal José Saravia Martins. María de los Ángeles Ginard Martí, nacida en 1894 en Lluchmayor (Mallorca) era hermana celadora del Culto Eucarístico. Josep Tàpies Sirvant, nacido en 1869 en Ponts, el mayor de los siete sacerdotes, era organista de La Pobla de Segur. Josep- Joan Perot Juanmartí, nacido en 1877 en Boulogne (Francia) era párroco de Sant Joan de Vinyafrescal. Francesc Castells Brenuy, nacido en 1886 en La Pobla de Segur, era párroco de Tiurana y ecónomo del Poal. Josep Boher Foix, nacido en 1887 en Sant Salvador de Toló, era párroco de La Pobleta de Bellveí. Pascual Araguàs Guàrdia, nacido en 1899 en Pont de Claverol, era párroco de Noals, en la provincia de Huesca. Pere Martret Moles, nacido en 1901 en La Seo de Urgell, era ecónomo de La Pobla de Segur. Silvestre Arnau Pasqüet, nacido en Gósol en 1911, el más joven, era vicario parroquial de La Pobla de Segur. brero el proceso de Eustaquio Nieto y Martín y 935 compañeros mártires promovido por la provincia eclesiástica de Toledo, al que se añaden de 21 mártires promovido por la diócesis de Valencia y varias causas menores procedentes de otras diócesis. Eustaquio Nieto y Martín, obispo de Sigüenza- Guadalajara, fue el primer prelado víctima de la persecución religiosa de 1936 a 1939. Aunque los procesos de santidad los han promovido siempre las diócesis o las familias religiosas individualmente, la causa de Eustaquio Nieto y Martín y 935 compañeros mártires ha sido la primera en la historia de la Iglesia promovida por una provincia eclesiástica, la de Toledo, que suma también las diócesis de SigüenzaGuadalajara, Albacete, Cuenca y Ciudad Real. Benedicto XVI- -junto a Piero Marini, al fondo- -durante la ceremonia de beatificación del sábado en San Pedro AP Benedicto XVI podría beatificar a otros mil mártires de la Guerra Civil española De las diez mil víctimas religiosas de 1934 a 1939, ya hay 11 santos y 479 beatos lugares y las fechas de beatificación de otros 65 religiosos cuyas causas fueron aprobadas por el Papa Wojtyla en el año 2004 JUAN VICENTE BOO, CORRESPONSAL ROMA. De los mártires de la persecución religiosa española, la del sábado fue la primera beatificación a cargo de Benedicto XVI. Pero ésta ha sido sólo el preámbulo de una serie de causas que pueden elevar a los altares a más de otros mil mártires en los próximos años, según fuentes vaticanas. El que la ceremonia fuera en Roma y que el Papa acudiera a venerar las reliquias de los ocho nuevos beatos son hechos que demuestran su interés por el testimonio de los mártires Los dos grandes tapices con las imágenes de María de los Ángeles Ginard Martí y de los siete sacerdotes catalanes, a ambos lados del altar de la Confesión de la basílica de San Pedro, manifestaban el empeño de no olvidar nunca a los testigos de la fe cristiana, los mártires, especialmente los del pasado siglo como afirmó en su homilía el cardenal José Saraiva Martins, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. b El Santo Padre decidirá los El Papa, bajo el tapiz con la imagen de AP los siete sacerdotes mártires catalanes Juan Pablo II pidió que nunca se olvide la gran señal de esperanza que suponen los mártires El siglo XX fue el siglo de los mártires pues su número superó al de la suma de los diecinueve siglos anteriores En lo alto del candelero El cardenal recordó que la exhortación apostólica de Juan Pablo II Ecclesia in Europa (2003) pide que nunca se olvide la gran señal de esperanza que suponen los mártires, y por eso la Iglesia pone a esas ocho personas pacíficas, fusiladas en agosto de 1936, en lo alto del candelero, para que den luz a toda la casa Sus causas habían sido aprobadas por Juan Pablo II en 2004, igual que las de otros 65 mártires: 44 hermanos de las Escuelas Cristianas (La Salle) 14 carmelitas descalzos, 4 hermanas carmelitas misioneras, la superiora general de las Hermanas Carmelitas de la Caridad, Apolonia Lizárraga y Ochoa, y el seminarista barcelonés José Casas Ros, víctimas de la violencia antirreligiosa en 1936 y 1937. A ellos se une el hermano marista Bernardo Fábrega Juliá, director de la escuela de Barruelo de Santullán (Palencia) asesinado el 6 de octubre de 1934. Los lugares y las fechas de beatificación serán decididos por Benedicto XVI. El siglo XX fue, con gran diferencia, el siglo de los mártires pues su número superó a la suma de los diecinueve siglos anteriores debido a las inmensas tragedias de Rusia, Alemania, España, México y varios países de Extremo Oriente. En España hubo unos diez mil mártires, cuyos procesos no eran oportunos mientras permanecían abiertas las heridas de la Guerra Civil. A partir de 1987, Juan Pablo II empezó a darles curso, hasta sumar actualmente 11 santos y 479 beatos. La Congregación para las Causas de los Santos recibió el pasado mes de fe- Morir perdonando La causa incluye, además, la diócesis de Ávila, perteneciente a la provincia eclesiástica de Valladolid, y siete congregaciones religiosas: agustinos, concepcionistas, franciscanos y franciscanas, adoratrices, jerónimas, jesuitas y mercedarios. Según el arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, los mártires no reavivan odios del pasado sino que encarnan la victoria del amor sobre el odio. Son testigos del amor, de la reconciliación y del perdón, pues murieron perdonando A su vez, la causa de 21 mártires promovida por la diócesis de Valencia incluye también mártires de Cataluña y Murcia, miembros de la familia espiritual de San Vicente de Paúl. Aunque todos los procesos españoles están bien documentados, su estudio en Roma requerirá varios años, pues la Congregación tiene en sus manos nada menos que otras dos mil cuatrocientas causas procedentes de todo el mundo.