Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 31 10 2005 Madrid 39 deberían llevar los propios ciudadanos que se acercan hasta aquí En efecto, son muchas las latas de refrescos, paquetes de cigarrillos, restos de comida y ramos de flores abandonados sin reparo en medio del recinto. La gente es muy sucia y no sabe cuidar un lugar respetable, como debería ser éste señala María para explicar que, en más de una ocasión, se ha encarado a otros familiares que abandonaban basura, y no precisamente en los contenedores. Irresponsabilidad de los visitantes Quienes más se quejan de estos actos de irresponsabilidad ciudadana son, precisamente, quienes se acercan durante todo el año a los cementerios. Los que vienen sólo por estas fechas- -coinciden Aurora e Isabel, dos amigas que acuden habitualmente al cementerio- -son aquéllos que menos cuidan estos recintos y más se despreocupan por la suciedad Así lo confirman también parte del personal de La Almudena y San Isidro. Los jardineros, puestos en la picota por parte de los ciudadanos que acuden a estos recintos, se defienden argumentando que la mayor parte de la culpa de esta suciedad se debe al mal uso que se hace de las instalaciones y al poco respeto que hay en estos lugares. Precisamente, para evitar que este abandono forme parte de la imagen de los cementerios, durante estos días, la Empresa Mixta de Servicios Funerarios (EMSF) ha redoblado sus esfuerzos, como todos los años por estas fechas, para que todo esté a punto en este largo puente y en los días posteriores. Las líneas de autobús de la EMT que discurren por los principales cementerios reforzarán sus servicios durante este puente y el propio día 1 de noviembre. Y es que, morirse en Madrid implica toda una serie de gastos, eventos y estructuras ante las que muchos deciden enterrar a sus seres más queridos en los pueblos de los que proceden. bien por 99 años, con un coste de 696,07 euros en el primer caso y 1.821,76 euros en el segundo. Para aquellos que quieran salirse de la estricta línea marcada en los entierros, la Funeraria ofrece un amplio abanico de posibilidades para complementar el acto fúnebre. Por ejemplo, la música, un elemento que en los países anglosajones es esencial en un entierro y que en España está tomando fuerza. Sólo hay que gastarse de 126 a 395 euros, dependiendo del tiempo que se quiera mantener. Si la música resulta algo estridente para una sociedad que no ha convivido con este tipo de prácticas, no está de mal una flor de aniversario, cuyo precio, evidentemente, varía según el modelo elegido. También ofrece la Empresa de Servicios Funerarios la posibilidad de convertir las cenizas del difunto en un diamante, en cuyo caso, los precios de este capricho oscilan entre los 5.000 y 12.000 euros. Facilidades para los familiares Además, para ofrecer apoyo a los familiares en los momentos previos al entierro, se han desarrollado numerosas opciones, como apoyo psicológico y asistencial, sobre todo para casos extremos y para personas mayores; envío gratuito al domicilio de las partidas de defunción del fallecido; tickets de comida para el restaurante del tanatorio en el que se encuentren los familiares e, incluso, un cátering en sala por si los familiares no quieren ir a comer al restaurante. Todo ello, para hacerse con parte de un negocio que resulta muy rentable para los servicios funerarios. De hecho, sólo la Funeraria realiza el 60 por ciento de los servicios de Madrid. Y aunque su futuro está en duda- -a pesar del acuerdo entre Ayuntamiento y trabajadores para aparcar una posible privatización- lo cierto es que esta empresa se ha convertido en todo un referente para el resto de grandes Ayuntamientos, que no tienen los mismos problemas que las grandes ciudades. A pesar de ello, desde la funeraria mixta madrileña aseguran que reciben pocas quejas y que las más significativas se centran en el robo de flores y en las roturas de pequeños ornamentos. Algo lejos de la imagen un tanto decepcionante que muchos familiares han ofrecido a ABC para explicar cómo se encuentran los principales cementerios de la capital, de cara a un día tan especial como el de mañana. Lápidas rotas y cruces por el suelo son imágenes lamentables, pero habituales La afluencia de familiares se triplica en el puente de Todos los Santos Es una fecha emotiva para muchos, y pasable para otros, pero lo cierto es que durante toda esta semana, la afluencia de familiares y amigos a los cementerios de Madrid llega a ser el triple que durante todo el año. Para ello, el Ayuntamiento ha puesto en marcha un despliegue centrado, en primer lugar, sobre el número de efectivos de la Funeraria, que refuerza su plantilla de empleados. Además, los cementerios permanecerán abiertos el 1 de noviembre, desde las 8 de la mañana hasta las 7 de la tarde. También se reforzarán las dotaciones de Policía Municipal en los distritos más necesitados, para organizar el tráfico. Y sobre todo, se verán reforzadas hasta 20 líneas de la EMT con servicios especiales para acudir a los principales cementerios. Gastos funerarios El coste de un entierro en la capital conlleva un gasto importante para cualquier familia. La media se sitúa, según los datos de la Funeraria, entre unos 3.000 euros y unos 1.555 euros en el caso de beneficencia, en ambos sentidos con una unidad de enterramiento incluida. Además, para poder conservar un nicho, en el caso de la capital sólo existen en concesión, bien por 10 o