Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 LUNES 31 10 2005 ABC Internacional Israel y Estados Unidos sopesan lanzar ataques quirúrgicos contra las instalaciones nucleares de Irán Los planes, muy avanzados a la espera del próximo informe de la OIEA b Tel Aviv dispone de 5.000 bom- bas inteligentes teledirigidas por satélite y 500 de una tonelada, capaces de destruir los centros atómicos bajo tierra JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Irán se ha convertido en el máximo quebradero de cabeza común para Estados Unidos e Israel. Las posibilidades nucleares del régimen de los ayatolás se multiplican cada día que pasa. Y las palabras que acompañan a ese programa atómico nada disimulado- Hay que borrar a Israel del mapa Muerte a Israel, muerte a América -no ayudan precisamente a aparcar los temores crecientes en Washington y Tel Aviv. Después de varios meses de negociaciones infructuosas entre la Unión Europea e Irán, parece muy poco proba- ble que las diferencias entre Occidente y Teherán por el programa nuclear iraní se resuelvan. La fecha clave, el 24 de noviembre, día en el que la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA) debe presentar un nuevo informe sobre las capacidades atómicas de los ayatolás. De no encontrar respuestas positivas y convincentes, la OIEA podría recomendar al Consejo de Seguridad de la ONU la imposición de sanciones a Irán u otras resoluciones aún más duras. En este contexto, al que hay que añadir las últimas manifestaciones del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, en las que defendía el derecho de su país a seguir adelante con la central nuclear de Isfahan diga lo que diga Occidente, los servicios de Inteligencia norteamericanos e israelíes y sus responsables militares trabajan codo con codo en el diseño de un plan de acción inmediato para, llegado el caso, lanzar Tel Aviv, contra la visita de Kofi Annan a Teherán J. C. JERUSALÉN. Israel está satisfecho con la reacción de Naciones Unidas ante los exabruptos lanzados desde Irán. Sin embargo, la felicidad nunca es absoluta. En este caso la impide el viaje de la próxima semana a Teherán del secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, quien tenía su visita planeada antes de las salidas de tono del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad. Conocido el inmediato desplazamiento del secretario general, el Gobierno israelí ha criticado con dureza dichas intenciones y exigido a Annan su anulación. De lo contrario, el viaje transmitiría el mensaje de que todo está bien y legitimaría a una nación que demanda la destrucción de otra declaró ayer el embajador de Israel ante las Naciones Unidas, Danny Guillerman. Éste reconoció que había hablado con Kofi Annan para que suspenda la visita, recomendación que le ha llegado de igual modo al secretario general de las Naciones Unidas de boca de varios embajadores del Consejo de Seguridad, que se muestran indignados por la apuesta lanzada por el presidente Ahmadineyad de borrar a Israel del mapa El reactor iraquí de Osirak fue bombardeado por Israel en junio de 1981 AP Irán ha diseminado sus instalaciones nucleares por todo el país, lo cual dificulta una operación relámpago ataques quirúrgicos relámpago contra las instalaciones nucleares de Irán. La participación directa de Israel, que cuenta con 5.000 bombas inteligentes teledirigidas por satélite y 500 de una tonelada (Blue- 109) capaces de destruir centros atómicos bajo tierra, no está decidida y a día de hoy no es aconsejable, aunque disponga asimismo de cazabombarderos F- 161 con posibilidad de llegar hasta la capital iraní sin necesidad de repostar. Tel Aviv tiene experiencia sobrada para estos menesteres. De hecho, el 7 de junio de 1981 su aviación destruyó en una sola pasada la central nuclear iraquí de Osirak, en Tamuz, a 17 kilómetros de Bagdad, en una operación que sería a la postre decisiva ante la Guerra del Golfo de una década después. Imposible repetir la estrategia en Irán, sea con la aviación norteamericana o con la hebrea (o con ambas) Teherán, consciente de las posibilidades destructoras de sus enemigos y con el precedente de Osirak, ha diseminado sus instalaciones atómicas por todo el país, por lo que serían necesarios varios ataques coordinados- -al alcance de los dos aliados- -para dejar a cero su capacidad nuclear, que según los expertos podría facilitarle la bomba atómica en 2008 y la posibilidad de enriquecer uranio- -punto ya de no retorno- -dentro de seis meses. Gran Bretaña, en contra Los aliados de Estados Unidos son conscientes de que esos planes militares contra Irán están ya en el microondas, a falta del último calentón. No es de extrañar que, por ejemplo, el ministro de Defensa británico, John Reid, se pronunciara ayer mismo en contra de una escalada militar contra los ayatolás. En el mismo sentido habló el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso. Y es que cuando el río suena, agua lleva. La opción militar se sopesa, pues, ca- El presidente Ahmadineyad hablaba ayer a un grupo de estudiantes en Teherán EPA