Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 31 10 2005 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN 15 ¿A quién beneficiaría la aprobación del Estatuto de Cataluña? -Si se aprueba el texto actual sólo beneficiaría a aquellos que quieren alejarse de España, que creen en la supremacía del poder político sobre la sociedad civil. Sobre todo, perjudicaría a los intereses de los catalanes, a sus empresas y a su mundo económico. ¿El conflicto entre Cataluña y el resto de España es más rentable electoralmente para la oposición? -Me niego a que exista un conflicto entre Cataluña y España, excepto el que puedan provocar determinadas fuerzas políticas. No hay ningún conflicto entre los catalanes y el resto de ciudadanos españoles porque, entre otras cosas, la inmensa mayoría comparten sentimientos, raíces y religión comunes. ¿Su rotunda oposición al Estatuto le hace nadar contracorriente en Cataluña? -De momento nadamos contracorriente, pero tengo la impresión de que tenemos a favor muchos ciudadanos que hasta ahora nunca habían votado al PP, así nos lo dicen las encuestas. -El tripartito ha presentado una encuesta que avala el apoyo de los catalanes al nuevo Estatuto. ¿Qué opinión le merece? -De las encuestas por encargo hay que hacer el mínimo caso. Por otra parte, me quedo con un dato, la mayoría de los catalanes no creen que con la propuesta de Estatuto la situción política mejore. ¿Los retoques de Zapatero al Estatuto harán posible su aprobación en el Congreso? -Si sólo son retoques el Estatuto será aprobado por aquellos partidos que no creen en España y, por tanto, el gran perjudicado sería todo el territorio español. Si se rehace de arriba a abajo, entonces el panorama podría ser diferente, pero hoy por hoy no veo a Zapatero con voluntad de pactar con el PP. ¿Qué circunstancias se tienen que dar para que el PP vote a favor? -Creemos que el Estatuto plantea una reforma constitucional que se tendría que abordar como tal. Es muy difícil que se pueda reformar este Estatuto porque en la práctica es una paraconstitución catalana de carácter estatal, de 300 folios y 220 artículos que intenta regular cada una de las circunstancias de la vida de los ciudadanos y de las empresas. Además de ser inconstitucional, el Estatuto es profundamente intervencionista y profundamente contrario a los interés de la sociedad catalana. ¿El PP catalán mantendrá su perfil catalanista? -El PP catalán tiene que representar los intereses de los ciudadanos de Cataluña y hacerlo compatible con un proyecto común de España. ¿Por qué el mensaje del PP no cala en los barrios obreros catalanes? -Hay razones históricas que explican porque el PP catalán no juega el mismo papel que el partido en el resto de España, pero si mira las ciudades del cinturón de Barcelona el PP acostumbra a ser la segunda fuerza política, por encima de CiU. Estoy convencido de que iremos a más. -Los socialistas acusan al PP de fomentar la catalanofobia -Lo único que provoca la catalonofobia son determinadas expresiones de los socios parlamentarios del PSOE. Que miren primero lo que pasa en su propio entorno en lugar de buscar culpables en el Partido Popular. -El oasis catalán tembló con la crisis del 3 por ciento ¿por qué nadie habla ya de este caso? -Nosotros sí, pero me gustaría que los medios de comunicación nos ayudaran. Lamento el pacto de silencio entre las fuerzas catalanas, con gran complicidad mediática, para que no se hable de corrupción política en Cataluña y lo siento porque lo que está en juego es la salud democrática de este país. ¿Por qué insiste en pedir la dimisión de Maragall? -Porque el presidente de la Generalitat ha querido hacer un cambio de Gobierno, lo expresó en sede parlamentaria donde dijo que era absolutamente necesario y después ha dado marcha atrás por las presiones del tripartito. Cuando se hacen estas cosas y se es el presidente de la Generalitat, si tiene un mínimo de dignidad política y personal lo que debe hacer es dimitir. ¿España y Cataluña vivían más tranquilas con los gobiernos de Pujol? -Sí. Maragall acusa al PP de actuar con filibusterismo ante el proyecto b Duran Lleida amenaza con reti- rar el Estatuto del trámite parlamentario si tiene que salir completamente desfigurado por su paso por el Congreso ABC BARCELONA. El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, acusó ayer al PP de tener una actitud filibusterista en el debate sobre la reforma del Estatuto catalán, aunque se mostró confiado en que los populares abandonen esa actitud y se avengan a discutir sobre el contenido del texto una vez que éste sea admitido a trámite por el Pleno del Congreso de los Diputados. En declaraciones a Catalunya Ràdio, Maragall expresó su confianza en que el PP de Rajoy y de Piqué estará en condiciones de jugar un rol en toda esta tramitación que no sea puramente el del filibusterismo, el de poner palos en las ruedas y denunciar amenazas exteriores El presidente autonómico, que ayer acudió al congreso del PSE- EE en Bilbao, consideró imprescindible un cambio en el clima político para afrontar el trámite en el Congreso y confió en que los populares entren en el debate porque tienen cosas que decir Los límites de CiU Por su parte, el secretario general de CiU, Josep Duran Lleida, amenazó con retirar el Estatuto del debate parlamentario si tiene que salir completamente desfigurado por su paso por el Congreso aunque instó a esperar a conocer las enmiendas del PSOE antes de enviar el texto a la Comisión Constitucional. En declarciones a RNE, Duran señaló que tenemos que defender lo aprobado en Cataluña siendo conscientes de que, precisamente porque queremos seguir la vía constitucional, a quien le toca hablar es al Congreso donde no tenemos mayoría y tendremos que negociar Pero también advirtió que los partidos catalanes tenemos que decidir hasta qué punto esta decisión puede comportar una alteración del Estatuto En este contexto, Duran consideró imprescindible que se mantenga la unidad política durante la negociación con el PSOE, especialmente entre aquellas fuerzas que no tenemos ninguna dependencia de ningún partido del Estado en referencia a CiU y ERC. En el mismo sentido se manifestó el portavoz de CiU, Felip Puig, quien expresó su deseo de contar con el apoyo de ERC ante una hipotética retirada del Estatuto, aunque reconoció que los vemos más comprometidos con su estabilidad en el poder que con mantener la coherencia y enfrentarse al PSOE