Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN LUNES 31 10 2005 ABC JOSEP PIQUÉ PRESIDENTE DEL PP CATALÁN Tenemos a favor a muchos ciudadanos que nunca habían votado al PP El líder del PP catalán explica desde la serenidad la oposición de su partido al Estatuto, convencido de que, aunque nade contracorriente, cada vez cuenta con el apoyo de más catalanes TEXTO: ANGEL MARÍN FOTOGRAFÍA: ELENA CARRERAS ¿Cataluña es un problema para España? -No, el problema de España es el Gobierno de Zapatero porque abre procesos que nos están conduciendo a un confrontación política. Si no se hacen las cosas bien se corre el riesgo de una confrontación territorial y entre ciudadanos. El Gobierno de Zapatero y el de Maragall generan polémicas donde no existían y eso impide que se ocupen de los verdaderos problemas de la sociedad española y catalana. ¿De verdad cree que estamos ante un escenario parecido al de antes de la Guerra Civil? -No tiene nada que ver, son completamente diferentes. A la Guerra Civil llegamos, entre otras cosas, porque en los dos bandos políticos hubo suficiente irresponsabilidad para que al final hubiese un enfrentamiento bélico. En estos momentos, confío en que algunos partidos, evidentemente entre ellos estará el Partido Popular, eviten que la confrontación política degenere en una confrontación ciudadana. No tiene nada que ver una cosa con la otra, pero veo demasiadas veces que en las mentalidades del Gobierno español y catalán existen esos tics. ¿Le preocupa el pacto para aislar al PP? -Me preocupa que los intereses personales de Zapatero, Mas, Carod y Maragall hayan estado por encima de los intereses generales del país. Es una evidencia que si en estos momentos hay un proyecto de Estatuto absolutamente inabordable e inviable en el Congreso es por la decisión personal de Zapatero de anteponer sus intereses personales a los de España. ¿El Estatuto de Maragall es una amenaza para la unidad de España? -Si se aprueba tal cual es una amenaza al pacto constitucional de 1978 porque transforma de arriba a bajo el espíritu y no sólo la letra de la Constitución. La mejor manera de garantizar la unidad de España es a través del respeto al pacto constitucional. Desde este punto de vista, el Estatuto de Zapatero es una amenaza para la unidad de EL ESTATUTO EN CATALUÑA El Estatuto no tiene nada que ver con la Declaración de Santillana y es obvio que no es federal sino confederal. Se plantea como un paso previo a un estado libre asociado REACCIÓN EN EL PAÍS VASCO Batasuna está pendiente de lo que suceda para calibrar hasta dónde está dispuesto a llegar Zapatero en su cesión a los nacionalistas EL RESULTADO PARA ESPAÑA El problema no es Cataluña sino el Gobierno de Zapatero porque abre procesos que nos están conduciendo a una confrontación política que amenaza con transformarse en una confrontación territorial Piqué cree que Cataluña vivía más tranquila con los gobiernos de Pujol España, aunque afortunadamente España es una realidad mucho más sólida que pasará por encima de las irresponsabilidades y frivolidades políticas de Zapatero y Maragall. ¿El presidente del Gobierno está más cerca del alma federal del PSC o del espíritu de Santillana del PSOE? -Zapatero está cerca de su propia alma, de su ambición de poder y de su creencia de que él ha de transformar España a través de un pacto permanente entre el PSOE y los nacionalismos, marginando a una parte muy importante de la sociedad española, la que representa el PP. El proyecto de Estatuto no tiene nada que ver con la declaración de Santillana del Mar y es obvio también que la propuesta catalana no es federal sino que es profundamente confederal y que se plantea como un paso previo a un Estado libre asociado. Lo que más me preocupa es no saber en estos momentos si Rodríguez Zapatero es consciente de lo que ha aprobado el Parlamento de Cataluña. ¿El Estatuto abre la puerta a la independencia de Cataluña? -Es un paso que va en esta dirección y no lo digo yo, lo ha dicho y publicado ERC al día siguiente de su aprobación en la Cámara catalana. ¿Cree que el Estatuto catalán puede ser una vía para el País Vasco, como parece dispuesto a proponer Zapatero? -Me resulta muy difícil intuir qué es lo que tiene en la cabeza Zapatero. De lo que sí tengo la convicción es de que Batasuna está pendiente de lo que suceda para calibrar hasta dónde está dispuesto a llegar Zapatero en su cesión a los nacionalistas. Y me preocupa profundamente. ¿Cataluña merece una mejor financiación? -A los catalanes les interesa que las tres administraciones (central, autonómica y local) presten los servicios que tienen que prestar y ejerciten las competencias que tienen de la mejor manera posible y esto quiere decir un debate sereno sobre cómo distribuimos la recaudación de nuestros impuestos entre las diferentes administraciones.