Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LUNES 31 10 2005 ABC Nacional La Princesa de Asturias ingresa de urgencias en la clínica Ruber Internacional para dar a luz Doña Letizia salía de cuentas entre el 22 y el 24 de noviembre y su esposa llegaron al centro médico a las ocho de la tarde de ayer en un vehículo con los cristales tintados ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID. Su Alteza Real la Princesa de Asturias tuvo que ser ingresada de urgencias en la tarde de ayer en la clínica Ruber Internacional, de Madrid, donde todo estaba preparado para atender el nacimiento del primogénito del Heredero de la Corona. El ingreso de Doña Letizia se efectuó por recomendación de su ginecólogo, el doctor Luis Ignacio Recasens, según informó un portavoz del Palacio de La Zarzuela. Doña Letizia, que está embarazada de ocho meses y una semana, llegó a las ocho de la tarde a la clínica Ruber Internacional acompañada por el Príncipe de Asturias, que permaneció en todo momento junto a ella. Fuentes médicas aseguraron a la agencia Efe que en esta ocasión no se trataba de una falsa alarma como cuando ingresó el pasado 18 de octubre al presentar unas contracciones. La pareja se trasladó desde su residencia de La Zarzuela al centro médico donde está previsto que dé a luz en un monovolumen con los cristales tintados, que llamó la atención de los fotógrafos y periodistas que hacen guardia desde hace días en la puerta de la clínica. Poco después, el Palacio de La Zarzuela comunicó a la Prensa el ingreso de la Princesa a través de mensajes por teléfono móvil, tal y como estaba preb El Heredero de la Corona visto, aunque en aquel momento el portavoz no pudo precisar si el ingreso desembocaría en el alumbramiento del primogénito de los Príncipes, o se trataría de otra falsa alarma. Cerca de la una y media de la madrugada, cuando Doña Letizia ya llevaba más de cinco horas en el centro médico, la Casa de Su Majestad el Rey enviaba otro mensaje telefónico más concreto en el que informaba que la Princesa de Asturias se encuentra ingresada en la Clínica Ruber Internacional para dar a luz Y media hora después, a las dos de la madrugada, llegó al centro médico la madre de Doña Letizia, Paloma Rocasolano. Antes de salir de cuentas Lo cierto es que aunque Doña Letizia salía de cuentas en la segunda quincena de noviembre, en concreto entre los días 22 y 24, desde hace días se venía pensando que era muy probable que el La Princesa, embarazada de ocho meses y una semana, guardaba reposo desde hace doce días Esta es la segunda ocasión en que Doña Letizia ha sido hospitalizada en dos semanas alumbramiento se adelantara, sobre todo después del primer ingreso de la Princesa. Y es que esta ha sido la segunda ocasión en las dos últimas semanas en que la esposa del Heredero de la Corona ha tenido que ser ingresada de urgencia con motivo de su embarazo. La primera hospitalización de Doña Letizia se produjo la medianoche del lunes 17 al martes 18 de octubre, como consecuencia de que la Princesa presentaba algunas contracciones aunque después de tres horas de pruebas médicas se constató que era una falsa alarma. En aquella ocasión, el doctor Recanses prefirió controlar en el centro médico, mediante el procedimiento de monitorización el estado de la Princesa. Pero después de conectar a la madre a un monitor fetal, que permitió medir la frecuencia de las contracciones y controlar los latidos del corazón del bebé, los facultativos dieron el alta a la Princesa, que regresó a su residencia del Palacio de La Zarzuela. Desde entonces, Doña Letizia ha permanecido en reposo, tal y como le recomendaron los ginecólogos que la atienden. Por esa razón, no pudo acompañar a Don Felipe a la Cumbre Iberoamericana de Salamanca, ni a la entrega de los premios Príncipe de Asturias, a pesar de la enorme ilusión que le hacía asistir a esta ceremonia que se celebra cada año en su tierra natal. Aunque estaba previsto que Doña Letizia asistiera, antes del alumbramiento, a otros actos oficiales que no implicaran desplazamientos a otras ciudades, la Princesa tampoco acudió la pasada semana al único acto progra- mado en su agenda para toda la semana: una cena conmemorativa con la CEIM y la asociación de síndrome de Down. Incluso Doña Letizia tenía programado un acto para la semana que hoy empieza. En concreto, tenía previsto acompañar el próximo miércoles a su marido a la reunión del Patronato de la Residencia de Estudiantes. Como consecuencia de todas estas cancelaciones, la última aparición en público de Doña Letizia fue el pasado 12 de octubre durante el desfile militar de la Fiesta Nacional, que tuvo que seguirlo sentada en algunos momentos, MADRID. No íbamos a perdernos este momento histórico comenta una mujer que ha venido con sus dos hijos a la puerta del Ruber. El chico pequeño le tira de la manga. Ha empezado a llover y la espera está quebrando la paciencia del pequeño. Medio centenar de curiosos, un contingente sensiblemente menor al de los periodistas, se dio cita en el lugar cuando se tuvieron las primeras noticias del ingreso de la Princesa de Asturias, y aguantó estoicamente el primer chaparrón. Hubo quien aprovechó la presencia de algún popular cronista del corazón para fotografiarse con él. Bocatas, botellas de agua, paraguas, plásticos y resignación entre los periodistas. Y te lo querías perder Cuando a las once de la noche, el calabobos se convierte en diluvio, se escu- Medio centenar de curiosos se dio cita en el lugar cuando se tuvieron las primeras noticias del ingreso de la Princesa de Asturias, y aguantó estoicamente el primer chaparrón No íbamos a perdernos este momento histórico TEXTO: MIGUEL ÁNGEL BARROSO cha el comentario de un filósofo de la vida: El destino de esta mujer- -Doña Letizia- -está marcado por la lluvia. Hubo agua en su boda, y hay agua hoy A falta de otros planos, los cámaras de televisión atrapan los recursos que pueden: imágenes del bosque de paraguas, de los curiosos, de los coches de Policía que van y vienen, y de la puerta del Ruber, con su luminoso azul. Hay gente de pie en el umbral, tiesa y alerta, probablemente escoltas y personal de seguridad del Centro Hospitalario. Como no hay noticias conclu- yentes, lo que funciona es radio macuto Me han llamado de la redacción y me han dicho que esto es inminente Qué va, hombre. Como el parto va a ser por cesarea, la han ingresado la noche antes pero la criatura nacerá mañana Pasadas la once, el aguacero acaba con la resistencia de la mitad del público. Cuatro chavales de unos 10 años se acercan a la prensa y empiezan a parlotear: ¿Me sacáis? ¿De qué tele sois? Quiero hacer unas declaraciones... De pronto, descubren la mesa con los bocadillos y las botellas de agua- -gentileza del Hospital, al parecer- -y se quedan allí plantados esperando el momento de pillar algo. Al filo de la media noche ya no quedan bocatas ni casi curiosos. Lo que no falta es el agua, mucha de lluvia y algo de embotellada.