Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión LUNES 31 10 2005 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. TALIBANES CONTRA EL TABACO Progres Colectivos independentistas y de izquierda como Revolta o Esquerra Valenciana y también simpatizantes de la causa palestina boicotean e intentan agredir en la Universidad de Valencia a Shlomo Ben Ami, ex embajador de Israel en España. Me gustaría preguntar a estos grupos progres y demócratas con qué coherencia defienden una cultura que reduce el valor de la mujer a un saco de patatas en el que las patatas son la mujer, y el saco, el burka o el shador; donde cualquier acto de libre albedrío de la persona es castrado por una religión anclada en la Edad Media. Sólo tienen que mirar el Mapa Mundi y verán que, salvo la América Latina, los países más pobres son los que están bajo los regímenes islámico- teocráticos, y también constatarán que la única democracia en Oriente Medio es Israel. Me gustaría que estos grupos demócratas de toda la vida justificasen las amenazas islamistas de muerte a Omar Sharif por haber interpretado el papel de San Pedro, lanzadas en internet, donde dicen: Es un cruzado que ofende al islam y a los mulsumanes y recibe aplausos del pueblo italiano. Os doy un consejo, debéis matarle Personalmente, esta cultura me ofende en lo más hondo de mi corazón demócrata, cristiano y occidental, pero por ello no incitaré a matar a nadie. Miguel Barraquer Baeza. Barcelona. N OS han llenado las cajetillas de atemorizantes letreros que dicen: Fumar provoca cáncer mortal Fumar puede matar Fumar acorta la vida Y así hasta la saciedad. Nadie defiende la inocuidad del tabaco. Pero tiene derecho a resguardarse de los hipócritas. Porque ningún gobierno renuncia a los ingresos que produce el impuesto sobre el tabaco proLUIS IGNACIO hibiendo la faPARADA bricación de cigarrillos. Ni le ha importado que la gente se muriera hasta que ha calculado lo que le cuestan a la Seguridad Social las enfermedades asociadas al tabaco. Por eso llevan años machacándonos con una publicidad cínica que bordea el terrorismo psicológico. Los gobiernos no se dan cuenta de que cuantos más argumentos den y más verdaderos sean más fácil es que alguna víctima del humo o alguna organización de las que olisquean negocios en las alcantarillas de los Códigos deje de querellarse contra las tabaqueras y las demande en los tribunales por asesinato o, al menos, como cooperadoras necesarias para el suicidio. Y algo caerá contra las autoridades sanitarias y sus escoltas, a sueldo, en su cruzada de liberación antihumo. El último atentado contra los sufridos fumadores- -o los estúpidos fumadores, si lo prefieren- -se produjo ayer: el llamado Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo hizo saber que los bebés de fumadoras tienen más pequeño el cerebro y una desventaja inicial en cuanto a maduración intelectual y control emocional. Deberían saber que la capacidad del cerebro no se mide por el perímetro ni el volumen craneal, sino por el número de circunvoluciones, que nos permiten almacenar mucha información en un mínimo espacio. Y no hay ninguna base estadística que permita deducir que los hijos de madres fumadoras o expuestas al humo van a ser menos inteligentes: el cociente intelectual y las emociones dependen de factores más sutiles de los que emplean los talibanes antitabaco. Como sabe cualquiera que, aun siendo hijo de fumadora, todavía fume. Paladines de la causa justa Con ocasión de la denuncia que ERC presenta en el Parlamento europeo acerca de la discriminación lingüística que sufren los ciudadanos de la zona oriental de Aragón, Bernat Joan i Marí escribe un artículo en ABC animando a los habitantes de la Franja a salir del armario Soy una aragonesa catalanoparlante y he querido aprovechar la invitación que se me hace. Y lo hago para manifestar que nunca he vivido bajo el agravio y la humillación que el señor Joan i Marí afirma y quiere creer que sufro. El artículo da por sentado el disparate de que tengo dificultades en mi comunidad autónoma para usar mi propia lengua cuando resulta que mi lengua es el castellano. Sencillamente, soy bilingüe, y hablo en mi lengua tanto cuando me expreso en catalán como en castellano. Por fortuna, no padezco la esquizofrenia de quienes públicamente no dejan de usar la lengua catalana para atacar a la otra lengua, en la que son hábiles conversadores; ni tampoco la de quienes se dedican a defender a ultranza la autonomía de su propia región y se inmiscuyen sin empacho en los asuntos de los ciudadanos de regiones que les son ajenas. Por fortuna, en el lugar donde habito puedo vivir en el bilingüismo como pez en el agua. Señores de ERC, defiéndanse, si quieren, de ustedes mismos o háganlo con aquéllos que se sientan representados por ustedes. Pero procuren no caer en la contradicción de tergiversar la voz de otros bajo el disfraz de defensores de la humanidad. Erigirse en paladines de toda causa justa al tiempo que provocan la indignación de aquéllos a quienes dicen proteger conforma una estampa ridícula y bien distante de las excelsas virtudes que se atribuyen en ejercicios autolaudatorios, como el del citado artículo. Josefina Bel Caldú. Fórnoles (Teruel) El 60 por ciento del precio de los carburantes son impuestos del Estado. Como algunos de esos impuestos son porcentuales, cuanto más sube el precio en origen, más recauda el Estado. Según un artículo de El Correo digital, el Estado ha ingresado alrededor de 1.800 millones de euros extra gracias al encarecimiento de los carburantes desde enero de 2004. Como el coste de transporte influye en el precio al consumidor de numerosos productos, entre otros los alimentarios, al final los ciudadanos pagamos el petróleo. ¿No sería más lógico que, en lugar de una cadena de concesiones en general precedidas de huelgas, el Gobierno utilizase la política tributaria como medio de estabilizar costes para todos los ciudadanos? José I. Vallejo- Nágera. Madrid. Déficit sanitario de las comunidades Dentro de las reducciones de la base imponible del Impuesto sobre la Renta se encuentran las aportaciones y contribuciones al sistema de previsión social (generalmente aportaciones a planes de pensiones que tienen como objetivo fomentar el ahorro privado para complementar las pensiones públicas) Pues bien, me gustaría sugerir la inclusión también de reducciones por aportaciones a sistemas de seguros de asistencia sanitaria, ya que en último término es el Estado el que asume el déficit sanitario de las Comunidades. También podría incluirse este concepto dentro de las deducciones que realizan las comunidades a las que se ha transferido la competencia en materia sanitaria, siendo esta medida más equitativa que el céntimo sanitario. Considero que se fomentaría el uso de alternativas a los sistemas sanitarios públicos, desmasificándolos en parte y contribuyendo a su saneamiento. Por último, quiero señalar que el coste medio anual de estas aportaciones ronda los 500 euros, por lo que supondría una minoración recaudatoria mínima en comparación con los beneficios sociales previsibles. Óscar F. Bustinza. Granada. una democracia madura como la suya y la nuestra. Carlos Clavell. Tarragona. ¿Quién da la vez? Con motivo de la subida de los precios del petróleo se ha iniciado ante la ventanilla del Gobierno una cola de damnificados que reclaman rebajas del precio del combustible que utilizan. Como a los primeros que se pusieron en la cola se lo concedieron, provocaron un cierre patronal (mal llamado Suecia y el cheque Leo en internet: Dentro del paradigma de la socialdemocracia y el Estado del Bienestar, en Suecia, hace años que funciona con magníficos resultados el derecho a elegir por parte de los ciudadanos en materia de educación y sanidad. El niño ya no pertenece a una escuela obligatoriamente, ni a un médico, ni a un centro de asistencia primaria. El Estado entrega un cheque a los ciudadanos y, con él, eligen la escuela de su preferencia: pública, de iniciativa social o simplemente como negocio, siempre con el mismo coste para todos Qué diferencia hay entre huelga) que casi paralizó el abastecimiento de industrias y mercados. El Gobierno les dio la rebaja que pedían. Luego, se pusieron en la cola los pescadores (otro cierre patronal) que bloquearon el comercio marítimo en varios puertos, terminando con más concesiones. Detrás vienen los agricultores, que ya han dado el primer aldabonazo con una manifestación y amenazan con más acciones. Después vendrán los taxistas y sabe Dios cuántos otros colectivos que preguntarán ¿quién da la vez?