Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 DOMINGO 30 10 2005 ABC Gente Kate Moss quiere quedarse en EE. UU. La famosa modelo quiere aislarse de ese entorno de drogas en el que ha vivido en los últimos tiempos en Gran Bretaña y quedarse a residir en Estados Unidos, donde ha estado llevando a cabo una terapia en una clínica para dejar el consumo de narcóticos. Quién es ese hombre... Carlos Larrañaga se separa de nuevo. El eterno galán vuelve a las andadas mientras confiesa que está triste. Sarah Glattstein es su última víctima TEXTO: BEATRIZ CORTÁZAR FOTOS: ABC toy muy triste. Después de un año maravilloso al lado de una señora estupenda, ahora estoy pasando por un momento muy malo. Sarah (Glattstein) ha decidido que terminemos nuestra relación. En estos momentos lo único que quiero es que ella sea feliz. A veces las historias tienen un principio y un final. Y no hay más. A nuestra edad las decisiones se toman con sensatez, no hay vuelta atrás Con estas palabras, Carlos Larrañaga me confirmaba su ruptura definitiva con la mujer que ha ocupado su corazón durante el último año, la periodista Sarah Glattstein, directora de la revista Cosmopolitan La voz de Larrañaga es una voz apagada, pausada, resignada. Entre nosotros sólo había amor, era todo lo que compartíamos Lo cierto es que a sus 68 años Larrañaga sigue siendo el donjuán de siempre. Al igual que hiciera cuando se separó de su anterior mujer, la valenciana María Teresa Ortiz- Bau, de su boca sólo se escuchan palabras de elogio y frases de admiración hacia su ex pareja. Es el eterno caballero con alma de truhán. Porque, a pesar de su dolor, su pena o tristeza, lo cierto es que desde hace unos días su nombre se relaciona con el de una de las actrices que aparecen en la obra que actualmente representa por distintas ciudades españolas, El hombre de Central Park Para esta vuelta a los escenarios se unió con el empresario Enrique Cornejo, con quien estrenó la obra en el teatro Olimpia de Valencia. Testigos presenciales de esas primeras funciones ya se percataron de que Es algo se cocía entre bambalinas. Pronto saltó el rumor: algo pasaba entre Carlos y una de las actrices que aparecen en el montaje, Ana Escribano. Negar la mayor Lo curioso de todo es que la primera reacción del intérprete fue negar la mayor. Sarah y yo estamos pasando una crisis, pero tengo que negar tajantemente cualquier vínculo sentimental con Ana. Es una actriz estupenda que está casada y tiene un hijo de 22 meses Veinticuatro horas después de esa aclaración, Larrañaga me confiesa la verdad: Sarah me ha dejado Y sobre Escribano: No quiero decir nada. Es verdad que su matrimonio iba muy mal, pero aún no sé qué va a pasar Más claro, agua. Por mucho que quiera quedar como un caballero, lo cierto es que, al igual que ocurre en las mejores comedias, el triángulo amoroso vuelve a estar presente. Ana (31 años) es una mujer muy joven. ¡Qué va a hacer con un hombre tan mayor como yo! A mis 68 años me falta poco para irme de viaje con el Inserso me aseguraba ante los primeros rumores. No falla. Es el inconfundible sello Larrañaga. Su enlace con María Luisa Merlo duró 17 años... y con Ana Diosdado, veinte Con María Teresa Ortiz- Bau, final bronco pre públicos. De sus años de juventud y belleza se cuentan mil y una historias y hasta se habla de amantes de todo tipo y procedencia que caían rendidas a sus pies. Por él suspiraron importantes artistas de Hollywood, y en las memorias de algunos figuran alucinantes capítulos que sólo circulan por el boca a boca. Su boda con María Luisa Merlo supuso la unión de dos dinas- Sarah Glattstein, su penúltima relación mo sus hijos se criaban en ese mundo. Pero ni los hijos ni los buenos momentos impidieron que el matrimonio se acabara después de 17 años. Eran otros tiempos y los romances no salían a la luz como ocurre en la actualidad. Pero haberlos, haylos La fama de seductor de Larrañaga no había hecho más que empezar. Muchas de sus El eterno galán Pero éste no será el último capítulo en la dilatada carrera sentimental del eterno galán. Ni tan siquiera el penúltimo. Actor desde que estaba en el vientre de su madre, la actriz María Fernanda Ladrón de Guevara, siempre se ha confesado un admirador de las mujeres Sus romances han sido sonados y no siem- tías del mundo de los escenarios. Se casaron muy jóvenes y tuvieron tres hijos, Pedro, Luis y Amparo, más Juan Carlos, el que aportaba el actor de una relación anterior. Sin ser una familia al uso, sí es verdad que fueron muy felices y vivieron envueltos en la agitada vida que por entonces tenían los artistas, viajando cada dos por tres de gira con sus obras y viendo có-