Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 30 10 2005 Sociedad 69 Anorexia, adicciones a internet y teléfonos móviles, nuevas causas de nulidad matrimonial en España El Tribunal de la Rota reconoce que el proceso que se sigue responde a un modelo medieval casos que se presentan en España finalizan con un resultado positivo, aunque las sentencias tardan en llegar hasta casi dos años JESÚS BASTANTE PAMPLONA. Los procesos que se llevan a cabo en España para definir si un matrimonio es nulo o no responden a un modelo medieval Esta denuncia, llevada a cabo por el decano del Tribunal de la Rota en España, Santiago Panizo, revela a las claras la necesidad, planteada tanto por el Sínodo de Obispos como por numerosos expertos en nulidades, de agilizar este tipo de procesos eclesiásticos para paliar el sufrimiento de los católicos que, tras su divorcio, han rehecho su vida pero no pueden acceder a la comunión. Panizo realizó estas declaraciones durante su participación en un curso organizado por la Universidad de Navarra para profundizar en la instrucción Dignitas Connubii sobre nulidades matrimoniales que entró en vigor el pasado mes de enero, y con el debate acerca de la comunión a los divorciados vueltos a casar, planteado en el pasado Sínodo de Obispos, como telón de fondo. En el simposio han intervenido más de 150 expertos en la materia. b El 95 por ciento de los Juan Pablo II, en enero de 2004 durante la inauguración del año judicial del Tribunal de la Rota EPA Menos formalismo, más ojo crítico En opinión del decano del Tribunal de la Rota (máximo organismo decisorio en materias de nulidades matrimoniales de nuestro país) es necesaria una mayor modernización y agilización en la tramitación de dichas causas. El Sínodo ha pedido simplificación, agilidad, menos trámites, menos formalismo y un mayor ojo clínico para proceder en estas causas indicó Panizo. El decano de la Rota en especial crítico con los propios tribunales, a quienes acusó de falta de preparación o de personal Hay casos que se pueden resolver en 15 días, y tardamos medio año apuntó. Panizo añadió que el año pasado se tramitaron en nuestro país 700 demandas de anulación matrimonial, de las que el 25 por ciento fueron gratuitas. No puedo comprender que por cuestiones de dinero un ser humano no encuentre justicia para su matrimonio, pero eso está ocurriendo reconoció el magistrado. No obstante, Panizo quiso desterrar la idea de que las nulidades se dan solo a los ricos indicando que a La Rota apenas llegan dos o tres casos de personas famosas que quieren anular su unión matrimonial Según las cifras oficiales, el 95 por ciento de los procesos que se incoan terminan avalando la anulación del matrimonio. Panizo pidió que los procesos canónicos se adapten a las nuevas causas de nulidad que, cada vez más, se están dando en la sociedad actual, co- Los expertos piden a la Iglesia que agilice los trámites para obtener la anulación matrimonial mo la anorexia, las adicciones al juego, a internet o a los teléfonos móviles, así como los malos tratos. Hoy hay muchos más focos de problemas psiquiátricos que antes añadió el decano del Tribunal de la Rota, quien reconoció que todos los casos que llegan ante el tribunal son traumáticos. Por eso, hay que intentar que su resolución sea lo más ágil y justa posible Por contra, Joaquín Llobell, magistrado de la Corte de Apelación Civil del Vaticano, negó que determinadas causas que hoy se apelan, como la anorexia u otro tipo de enfermedad, puedan ser causa para obtener la anula- Un proceso lento pero seguro Las causas de nulidad cuentan, desde 1741, con un doble sistema de conformidad. En aquella época, el Papa Benedicto XIV introdujo la obligatoriedad de que las sentencias favorables a la anulación del matrimonio canónico fueran emitidas por dos tribunales distintos. Así se buscaba evitar casos como el de un conde alemán, que consiguió seis nulidades seguidas. El propio Ratzinger, hace años, planteó la posibilidad de eliminar el modelo de doble sentencia, que retarda notablemente el proceso. En España, las sentencias se dilatan casi dos años, a diferencia de otros países, como Estados Unidos, donde en apenas dos meses se puede tener la confirmación de la anulación matrimonial. Los expertos, aunque reconocen la lentitud de nuestro sistema procesal, afirman su validez como referente de seguridad frente a otros tribunales. ción canónica de un matrimonio. No podemos confundir los fracasos matrimoniales con el matrimonio nulo. En cuanto a las enfermedades, cuando uno se casa, promete acompañar a su pareja en la salud y en la enfermedad Causas psicológicas Respecto a las denominadas causas psicológicas Joaquín Llobell advirtió que pueden ser una vía para aceptar como razón cualquier cosa e indicó la necesidad de una investigación profunda y serena. Si no, habrá muchos tribunales que declaren nulos matrimonios que no lo son Finalmente, el teólogo Javier Otaduy consideró que, en la actualidad, los tribunales eclesiásticos adolecen de un doble riesgo: Pueden desorbitar el método y mirar todo desde la perspectiva de la nulidad, o ser demasiado rigoristas En su opinión, en los últimos tiempos ha prevalecido por encima de todo la compasión No podemos introducir el divorcio en la Iglesia Aunque reconoce que es necesario agilizar la resolución de estos procesos, Joaquín Llobell advierte del peligro de confundir la necesidad de la rapidez con desnaturalizar el proceso No podemos introducir el divorcio en la Iglesia, aunque sea de modo solapado indicó el experto, quien puso como ejemplo negativo las experiencias de Estados Unidos, donde una nulidad se puede alcanzar en un plazo aproximado de dos meses, con un evidente ahorro de tiempo, pero si se renuncia a conocer la verdad en profundidad y seriedad, corremos el riesgo de cometer fallos Para Llobell, uno de los redactores de la Dignitas Connubii hay que ser rápidos, pero a la vez respetar la ecología procesal, su naturaleza, y conseguir las pruebas necesarias para llegar a la verdad no es cosa de poco tiempo El trasfondo del problema, para Llobell, se encuentra en el sufrimiento de los divorciados vueltos a casar. Aquí hay tres opciones: la separación, que la segunda pareja conviva como hermanos, o que el primer matrimonio se declare nulo, la solución más solicitada, pero no por ello más sencilla Joaquín Llobell ABC