Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 Sociedad DOMINGO 30 10 2005 ABC El Papa veneró en castellano y catalán a ocho mártires de la persecución de 1936 JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Benedicto XVI veneró ayer en la basílica de San Pedro las reliquias de ocho mártires de la persecución religiosa española al término de la solemne ceremonia de beatificación que presidió el cardenal José Saraiva Martins, puesto que el Papa sólo celebra personalmente las canonizaciones. El Santo Padre utilizó por primera vez el catalán para pedir a los nuevos beatos que intercedan ante Dios por las vocaciones sacerdotales y religiosas, y por la madurez de los fieles de España. El subsecretario del Ministerio de Asuntos Exteriores, Luis Calvo Merino, presidió la delegación española, de la que formaba parte el presidente del Gobierno autónomo de Baleares, Jaume Matas, y el consejero de Gobernación de la Generalitat de Cataluña, Joan Carretero Grau. Los nuevos beatos son la religiosa mallorquina María de los Ángeles Ginard Martí, fusilada en la madrileña Dehesa de la Villa el 26 de agosto de 1936, y siete sacerdotes de la diócesis de Urgell, fusilados en las cercanías de La Pobla de Segur (Lérida) el 13 de agosto de 1936. Los sacerdotes eran Josep Tàpies Sirvant, el mayor de todos con 67 años; Pascual Araguás Guardia, Josep Boher Foix, Francesc Castells Brenuy, Pere Martret Moles, JosepJoan Perot Juanmartí y Silvestre Arnau Pasquet, con 25 años. El director general de Loterías y Apuestas del Estado, durante un momento de la entrevista JESÚS EVANGELIO Director general de Loterías y Apuestas del Estado No somos un país enloquecido de jugadores Ayer se celebró el Día Sin Juegos de Azar. El Estado pone cada siete días a disposición del público trece posibilidades de juego, desde la aparición en el mercado el pasado domingo de dos apuestas hípicas: Lototurf y Quíntuple Plus TEXTO: JUAN FERNÁNDEZ- CUESTA FOTO: DANIEL G. LÓPEZ Paz y reconciliación MADRID. Jesús Evangelio, director general de Loterías y Apuestas del Estado, repasa en esta entrevista la situación del juego en España, coincidiendo con el veinte aniversario del lanzamiento de la Lotería primitiva y la aparición en el mercado de dos apuestas hípicas: Lototurf y Quíntuple plus. Aunque es muy pronto para realizar un mínimo balance de las nuevos juegos relacionados con las carreras de caballos, Evangelio tiene esperanzas de que se popularicen. Ayer se celebró en nuestro país el Día Sin Juegos de Azar, quizá un buen momento para recordar que en España el Estado pone a disposición del público trece juegos, desde lotería nacional y quiniela hasta la Lototurf y la Quíntuple Plus. ¿Qué balance se puede hacer de estos veinte años recién cumplidos de la Lotería primitiva? -Fue la primera fórmula de lotería en España, en el siglo XVIII. Repescamos esa forma de elegir números y el diseño del juego se hizo pensando en la población. Fue un acierto tremendo. Acertar 6 números de 49 goza de excelente salud. En estos veinte años han nacido a partir de la primitiva otros juegos hermanos o hijos, como la bonoloto, más barato, y el gordo, más caro. -Y el juego ha convertido a muchos en millonarios. -A muchos, muchos. Y millonarios en serio. Y tampoco hay que despreciar a los millonarios de la lotería de Navidad, que tiene una cosa muy bonita: hace millonarios a muchos al mismo tiempo, pero claro, depende de cuántos décimos lleves para que seas muy o un poco millonario, pero es un premio que alcanza a mucha gente, y eso es lo grande de ese juego. La lotería primitiva concentra mucho el premio en muy pocas personas. ¿Por qué han cambiado la lotería de Navidad este año? -La vida avanza y las cosas cambian, ¿no? Y a veces si uno no cambia se queda obsoleto. Es una modificación prudente, mínima. La naturaleza del sorteo no se cambia para nada, no hemos tenido ninguna tentación de hacer una primitiva con la lotería de Navidad, de hacer pocos ganadores con mucho premio. ¿Funcionarán bien los bombos con 85.000 bolas? -Funcionan perfecto. Hemos hecho todas las pruebas y se mueven bien, se mezclan bien. ¿Está en crisis el juego en España? -Creo que no. El año pasado el total de juegos subió un dos y pico por ciento. No es mucho subir, es mantener un poco, lo mismo que la depreciación de la moneda, más o menos. Yo pienso que estamos ante un mercado maduro, donde los crecimientos son ya muy difíciles. Sobre todo, lo que hay que hacer es una política responsable de no incitar al juego. Se juega bastante en España, más o menos como en los países de nuestro entorno, pero no somos un país enloquecido de jugadores. No hay mucho recorrido si no se quiere forzar la máquina, y desde luego aquí no se quiere forzar la máquina. -Que el Estado tenga en el mercado trece posibilidades de juego, ¿son muchas o no? -Son bastantes, pero diferenciadas. Ahora lo que hablamos son de dos nuevas apuestas de caballos, y son distintas, se busca un segmento de público diferente. Y luego pasa una cosa, como cuando salió la primitiva hace veinte años: sólo había lotería nacional y quiniela. Que duda cabe que en el éxito de la primitiva hubo clientes nuevos, pero también otros que trasvasaron su apuesta de una a otra porque les gustaba más. Lo normal ahora es que suceda lo mismo. Tanto las Hermanas Celadoras del Culto Eucarístico como los familiares de los siete sacerdotes catalanes subrayaron su ánimo de paz, perdón y reconciliación, pues cualquier gesto de rencor o de revancha ofende la memoria de los mártires. La ceremonia de ayer- -en la que participaron el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, y el obispo de Urgell, Joan Enric Vives i Sicilia- -eleva a 490 el número de mártires de la persecución religiosa española elevados a los altares: 479 beatos y 11 santos. Desde el altar de la Confesión, el Papa comentó el valioso ejemplo de María de los Ángeles Ginard Martí y afirmó que los ejemplares sacerdotes de la diócesis de Urgell inmolaron su vida durante la persecución religiosa en España por su fidelidad al ministerio sacerdotal, que ejercieron con gran entrega en las comunidades parroquiales, dando testimonio de su condición sacerdotal y perdonando a sus perseguidores. Dieron su vida invocando al Rey del Universo Por la mañana, Benedicto XVI se había desplazado por sorpresa y casi de incógnito al santuario mariano de La Mentorella, a 50 kilómetros de Roma.