Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 30 10 2005 Los domingos 59 SOBREVOLAR NÚCLEOS URBANOS Casas contra avionetas El accidente mortal de las cuatro personas que volaban en una avioneta que despegó de Sabadell supone un duro golpe para el auge de la afición aeronáutica y reabre, además, el debate sobre la presión urbanística del entorno a la que se ven sometidos los aeródromos españoles TEXTO: DOLORS MASSOT FOTOGRAFÍA: JOSE FERNÁNDEZ, DIARI DE SABADELL olar ya no pertenece al patrimonio de los aventureros de leyenda, pero algo de eso hay en el oxígeno que inspiran muchos aficionados cuando se ponen en marcha los rotores de una avioneta. Media hora en vuelo turístico se ofrece hoy en España, por diversas empresas, a un precio que está entre 100 y 150 euros. Por ese espacio de tiempo, uno puede alejarse hasta 30 kilómetros de la base desde donde despegó. Si alguien prefiere el helicóptero, treinta minutos en el espacio aéreo le costarán unos 200 euros. Junto al piloto, en avioneta pueden viajar un máximo de tres personas, mientras que el trayecto en helicóptero tiene carácter individual. Quien paga es quien decide la dirección que se toma: uno puede ver su casa desde lo alto, sobrevolar la playa o sacar unas fotografías de la zona de montaña que escaló con los amigos. Para muchos, la afición a la aeronáutica es herencia de una ciudad, como es el caso del Aero Club Sabadell, que congrega a socios desde hace siete décadas. Para otros, forma parte del distintivo social que sólo unos pocos pueden permitirse y que está de moda entre ciertos colectivos, en este caso masculinos. Ejecutivos o profesionales autónomos saben que todos los magnates usan su propia avioneta y que así perdió la vida un John John Kennedy mitificado por las revistas de negocios. No necesariamente se distingue a los aficionados por el coste económico que supone (el dinero ya no lo es todo en la época del poslujo sino por la disponibilidad de tiempo y por las habilidades que revela quien ejerce la actividad. Es lo que Trendswatching, una empresa de Tendencias con sede en Amsterdam, bautiza como acciones con sobrepremio sólo unos pocos pueden conseguirlo. V El accidente del lunes en Sabadell hace peligrar la continuidad de la instalación Un aeropuerto rodeado de ciudades N- 150 El ayuntamiento prefiere cobrar Los vecinos tienen miedo, dicen, por la inseguridad que les produce saber que les sobrevuelan avionetas con personas que están aprendiendo a manejarlas. Pero los aeropuertos, como el de Sabadell, replican que ellos llegaron antes. La presión urbanística ha hecho que los municipios que rodean cada instalación apuren el espacio donde poder edificar. Luego, son sus habitantes los que salen a manifestarse pidiendo el cierre del aeropuerto. Eso es lo que ha aflorado tras el accidente del pasado lunes. Tal vez el culpable no sea quien quiere aprender a volar, sino quien construye una casa en el cono de aproximación de vuelo que la legislación marca para cada aeropuerto. Los ayuntamientos prefieren cobrar el IBI a los edificios antes que decirles que no por seguridad explica David González, uno de los vecinos de Sant Quirze del Vallès que el lunes vio cómo ardía la avioneta a pocos metros de su casa. SABADELL Área de seguridad festado el delegado del Gobierno en Cataluña, Joan Rangel, que hay un conflicto de intereses entre los que apoyan el negocio urbanístico y los que preferirían que el Ministerio de Fomento apostara por la aeronáutica. En el caso de Sabadell, el alcalde de esta ciudad, Manuel Bustos, no es insensible a la vida económica que ha generado el aeropuerto hasta ahora. Esta misma semana ha recordado que existe un plan director que prevé la construcción de un hotel, una zona de ocio y un Museo de la Aeronáutica dentro del área del aeropuerto. Ahora, todo ha quedado en suspenso y ni siquiera AENA quiso confirmar el viernes a Los Domingos de ABC que el proyecto sigue vigente. Primero tendremos que esperar a que se reabra señaló un portavoz horas antes de que Fomento permitiera el uso para Emergencias. Casos aislados Los aeródromos desde los que antes se realizaban diez despegues cada semana alcanzan ahora un tráfico espectacular, casi siempre sin incidentes. Según los datos facilitados por AENA, el aeropuerto de Sabadell ha registrado más de 36.000 operaciones de tráfico aéreo desde el 1 de enero de este año. Carles Martí, presidente del Aero Club Sabadell, afirma que hay que proteger toda la vida que ha surgido en torno a la aeronáutica. Los dos accidentes son casos aislados, que no tienen ni punto de comparación con el número de accidentes en las carreteras Y es que la afición ha generado el nacimiento de escuelas de vuelo como Top Fly o Aerolink, pero también de entidades como la Fundación Parque Aeronáutico de Cataluña, que se encarga de la restauración de aparatos históricos, o de empresas como Tavisa, que se dedica a la publicidad, la fotografía aérea y la cartografía aérea. Quien pide el cierre de ese aeropuerto deberá preguntarse por los cerca de 400 puestos de trabajo que desaparecerían, además de los servicios de Emergencias de Bomberos y Policía Nacional que se atienden desde esa plataforma. Un amante de la aviación, Alberto Bosch, se pregunta: ¿No será que para los poderes públicos es más fácil acabar con la afición que estudiar a fondo qué pasa con las constructoras que hacen pisos a un palmo de cada aeropuerto y los ayuntamientos que lo permiten? Lugar del accidente 3 k m C 58 Aeródromo de Sabadell AP- 7 AP -7 Conos de aproximación de vuelo SANT CUGAT DEL VALLES CERDANYOLA N 15 0 Conflicto de intereses Ser piloto de helicóptero, por ejemplo, cuesta unos 75.000 euros. Además, obliga a asistir a clases en un horario que suele ser laboral, durante unos cuatro meses. No todos se lo pueden permitir. Es lo que en marketing se denomina actividad de contenido aspiracional: gozar de ella es quedar incluido en una categoría social que suele ser admirada por el resto de la sociedad o al menos en un ámbito de relaciones. El auge de la afición aeronáuti- ca se ha visto esta semana frente a la terrible noticia de la muerte de cuatro personas que viajaban en una avioneta del aeródromo de Sabadell. A más población que efectúa este tipo de desplazamientos, más porcentaje de incidencias se producen. Pero en este caso, la desgracia ha topado con el miedo de los vecinos del aeropuerto a verse envueltos en un siniestro de este tipo. La avioneta chocó contra una grúa, pero pudo haber impactado contra una vivienda explica Andrés Llantada, de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Badia del Vallés, donde hace poco más de un mes ocurrió otro accidente de características similares en el que murieron dos personas. No queremos más muertos dice Llantada. España lleva registradas 18 muertes este año, pero cada una de ellas ha impactado en la opinión pública como decenas de víctimas de la carretera. Sobre este problema, ha mani- Primero aparece el aeropuerto. Después surgen los edificios, cuyos ocupantes denuncian el peligro que supone el aeropuerto...