Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Los domingos DOMINGO 30 10 2005 ABC LA REBELIÓN DE LA GRANJA Riesgos de la cabaña ganadera y de la fauna silvestre CABRAS OVEJAS Hay en España más de 24 millones de ovejas y 3 millones de cabras. Aún hoy pueden transmitir la brucelosis. Otras enfermedades que provocaban antiguamente, como el quiste hidatídico, están ya muy controladas CABALLOS Son una de las especies que enferman por el virus del oeste del Nilo una nueva amenaza que aún no ha llegado a España y que puede provocar encefalitis VACAS TOROS La incidencia del mal de las vacas locas sigue siendo estimable y 2005 se cerrará con la detección de un centenar de reses enfermas en España. También pueden transmitir la brucelosis, pues se han detectado algunos brotes. Actualmente, en la cabaña (6 5 millones de ejemplares) hay algunos focos localizados de lengua azul, que no es contagiosa para el hombre POLLOS Se producen en España 570 millones de ejemplares cada año y hay 48 millones de gallinas ponedoras. Ahora despiertan suspicacias no justificadas por la amenaza de gripe aviar. En Bélgica dieron problemas por una masiva contaminación por dioxinas (Viene de la página anterior) brimiento y posterior expansión de las vacunas y los antibióticos: Se consideró superada la amenaza infecciosa para las personas, y los esfuerzos se volcaron más en las enfermedades cardiovasculares o el cáncer. Pero los virus se empeñan en recordarnos cada cierto tiempo que siguen ahí, y ahora nos enfrentamos a la posibilidad de la mutación de la gripe de los pollos Como en 1918, cuando otra versión del hoy temido mal de las aves (insidiosamente bautizado entonces como gripe española provocó la muerte de cuarenta millones de personas en todo el mundo. Por eso Badiola considera que nos hallamos en un momento óptimo para que los veterinarios trabajemos codo con codo con los médicos, pues en nuestro campo se ha cultivado intensamente la investigación en la lucha contra los agentes infecciosos en las cabañas ganaderas, los animales domésticos o la fauna silvestre De las alrededor de trescientas enfermedades que los animales pueden transmitir a las personas, en España sólo se da una veintena, pues Europa es, por clima y por nivel de desarrollo, una región privilegiada del planeta frente al reservorio y caldo de cultivo para este tipo de epidemias que suponen las latitudes tropicales y ecuatoriales. Sin embargo, la cre- ciente movilidad tanto de los ciudadanos como del propio ganado o las mascotas domésticas se ha convertido en una práctica de riesgo para la propagación de virus, bacterias o parásitos, en un alud de comercio y de superproducción de alimentos que lleva y trae flujos económicos, pero también oleadas de riesgo sanitario. Goteo de vacas locas Cinco años después de los altísimos picos de alarma social por el mal de las vacas locas, el problema persiste, a pesar de que las autoridades sanitarias atan en corto todo el proceso de producción de la carne. Este año, según Juan José Badiola, rondaremos los cien casos, lo que supone un descenso frente a los 120 de 2004, pero que no deja de ser una incidencia significativa Para este especialista, las medidas adoptadas desde entonces dan garantía al consumidor, sobre todo porque, además de quedar tajantemente prohibidos los piensos de origen animal, se eliminan directamente los tejidos de riesgo, como son el encéfalo, la columna vertebral o el intestino. El peligro ahora es aflojar y ceder a las presiones del mercado En ese sentido, se queja de una propuesta lanzada desde la Unión Europea para que la edad tope para considerar a la res libre de riesgo sea de 24 meses, cuando ahora el límite está fijado en 12 meses. De las 300 dolencias que los animales transmiten al hombre, en España sólo se da una veintena Que algo así saliera adelante sería una terrible irresponsabilidad, pues hay casos documentados en vacas de 25 o 26 meses. Eso supondría moverse en el filo Para María de los Ángeles Calvo, investigadora de la Universidad Autónoma de Barcelona, los trabajos sobre la encefalopatía espongiforme bovina han llevado a que conozcamos mucho mejor la proteína que produce la enfermedad y también a que sepamos más de los procesos de degeneración del sistema nervioso, lo que puede ser muy útil a la hora de avanzar en la lucha contra el alzheimer y otras demencias Inadecuada información También hace notar Calvo que hoy se está reproduciendo, como sucedió con el mal de las reses, una excesiva inflación informativa: El alarmismo sobre la gripe de los pollos ha convertido en un problema alimentario algo que no tiene por qué serlo, pues se trata de una enfermedad respiratoria de las aves. Además, aún no sabemos lo que ocurrirá con la cepa ni cómo evolucionará. Por si acaso, en los grandes humedales como el del Delta del Ebro ya se ha reforzado la vigilancia de las aves migratorias. Una vigilancia que, por otra parte, ya existía previamente porque estas especies también tienen un papel importante en los flujos de la gripe común de los humanos Entretanto, José Juan Chans Pousada, técnico del Parque Nacional de Doñana, quita hierro al recelo que puede despertar hoy la masiva presencia de aves migratorias en nuestro país: La inmensa mayoría de los ejemplares que estudiamos vienen del norte de Europa occidental. Tenemos comprobado que sólo un mínimo porcentaje procede de la zona de los Urales, lo que tampoco significa un riesgo acuciante Chans también explica que no se esperan graves consecuencias ecológicas de una acentuada mortandad de aves en Asia, o incluso si el virus llegara a instalarse en la Península Ibérica: Los anátidos- -explica- -son animales con una gran capacidad de adaptación a las circunstancias. En primer lugar, son muy resistentes y podrían ser portadores de virus sin padecer ellos consecuencias aparentes. Luego, actúan en función de las circunstancias. Si su densidad de población es muy baja por un episodio de mayor mortandad, crian antes y a más velocidad que si es alta Robusta industria avícola No es la primera vez que las aves están en el punto de mira, aunque la potente industria avícola nacional había quedado hasta ahora a salvo de los momentos de recelo y desconfianza, con la sola excepción de algún bache aislado, como el de la salmonelosis de