Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Internacional DOMINGO 30 10 2005 ABC EE. UU. retira de Japón 7.000 de los 15.000 marines que mantenía desde la Segunda Guerra Mundial Se trasladarán de Okinawa a la base de Guam b A cambio de esta reducción, Washington y Tokio estrecharán su colaboración compartiendo instalaciones militares y desarrollando un nuevo radar antimisiles PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Sesenta años después de su derrota en la Segunda Guerra Mundial, Japón aún seguía ocupado por unos 15.000 marines de Estados Unidos, la mayoría de los cuales se encuentran acuartelados en la base de Okinawa, al sur del archipiélago nipón. Sin duda, un contingente demasiado elevado que el Pentágono echará en falta en estos tiempos, cuando se le acumulan los frentes abiertos en Irak y Afganistán. Y es que las tropas acantonadas en el imperio del Sol Naciente no sólo resultan prácticamente inútiles- -Japón es uno de los más fieles aliados que aún le quedan a Washington- sino que además suponen un auténtico quebradero de cabeza por sus numerosos problemas y enfrentamientos con la población civil. En este sentido, los vecinos de la isla se han manifestado en repetidas ocasiones para protestar por los incidentes que provocan los soldados norteamericanos, el más grave de los cuales fue la violación en 1995 de una joven estudiante de Okinawa por parte de tres militares. Rumsfeld y Ono, ministros de Defensa de EE. UU. y Japón, ayer en el Pentágono de Guam, la antigua posesión española que EE. UU. conquistó durante la guerra de Filipinas (1898) Además, tal y como se había decidido hace una década, la conflictiva estación aérea de Futenma será traspasada a una zona de Okinawa menos poblada, concretamente a Camp Schwab, el recinto que EE. UU. posee en Nago. AP Largas negociaciones Tras unas largas negociaciones, ambos países alcanzaron ayer un acuerdo para reducir los efectivos e instalaciones militares. Así lo pactaron el ministro de Asuntos Exteriores de Japón, Nobutaka Machimura, y el director de la Agencia de Defensa Nacional, general Yoshinori Ono, después de reunirse en Washington con la secretaria de Estado, Condolezza Rice, y con el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld. Gracias al consenso logrado, el Pentágono retirará 7.000 marines de la base de Okinawa y los trasladará a la isla Refuerzo de los lazos A cambio de dicha reducción, Washington y Tokio han fortalecido su alianza política y militar. En este sentido, el Pentágono desplazará el cuartel general de sus fuerzas en Japón desde Okinawa, que alberga tres cuartas partes de sus instalaciones en todo el país, hasta Camp Zama, al suroeste de la capital nipona. En dicho lugar se ubicará además el mando de la brigada de acción rápida de las Fuerzas Terrestres de Autodefensa de Japón, mientras que la Comandancia de las Fuerzas Aéreas niponas se trasladará desde Fuchu hasta la base norteamericana de Yokota, situadas ambas en Tokio. Tan estrecha colaboración militar se verá potenciada por el incremento de maniobras japonesas en EE. UU. y el desarrollo de un nuevo sistema de radar para detectar los misiles balísticos contra la isla. Además, los buques nucleares de la flota estadounidense podrán arribar a puertos nipones.