Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional DOMINGO 30 10 2005 ABC MAURICIO MACRI Empresario, presidente del Boca Juniors y opositor argentino Los argentinos no le han dado un cheque en blanco al presidente Kirchner BUENOS AIRES. Macri, ingeniero de 46 años, triunfador con el 33,92 por ciento de los votos en la capital federal, ha comenzado a construir los pilares políticos de una alternativa nacional para Argentina. ¿Cuándo van a colgar los carteles Macri, Presidente 2007 (año de las elecciones) -Ya veremos... Primero voy a construir una alternativa a la que espero que se sumen muchos. De entre estos, el que esté mejor preparado será el candidato. Mi proyecto no es personalista. ¿Podría sumar a los duhaldistas (bloque peronista enfrentado al presidente Kirchner) que ahora se han quedado, entre comillas, fuera de juego? -Es posible que alguno, a título individual, pueda incorporarse, pero no creo que el duhaldismo como tal, vaya a dejar de ser oficialismo. Creo que va a ser oficialismo siempre. Yo voy a recibir dirigentes del peronismo, del radicalismo, de las fuerzas de centro... A todos aquellos que compartan nuestra visión. ¿Cuál es su visión? -Necesitamos calidad de gestión, calidad del Estado, mantener buenas relaciones con el mundo, porque dependemos del mundo para vender nuestros productos y lograr que vuelva la inversión extranjera. Al mismo tiempo hay que bajar el nivel de confrontación. ¿Es un planteamiento orientado hacia qué tendencia? A usted se le califica de centro derecha... -Izquierda, derecha, peronismo, antiperonismo... Eso son divisiones del siglo pasado. No soy nada de eso. Ahora el problema de Argentina, claramente, no es ideológico sino de calidad institucional. Hace veinte años que cada uno de los que llegan expresa diferentes ideas y el resultado final es el mismo: el Estado es utilizado por la política para hacer clientelismo, no hay proyecto, no hay equipo... no hay rumbo. La Argentina está a la deriva. -Pero apuntará a alguna tendencia... -Hay una obsesión por encasillar, pero la calidad de gestión no pasa en el mundo actual por la izquierda o la derecha. ¿Qué tiene de socialista Ricardo Lagos? Creo que no tiene ningún concepto pre caída del muro de Berlín. Argentina tiene un drama fenomenal: recauda impuestos como en Suecia y ofrece servicios como en Haiti. Esa ecuación es un espanto, pero es la que nos da si los que recaudan hacen desaparecer la riqueza repartiendo electrodomésticos... -El clientelismo se ejerció en la provincia de Buenos Aires, justo donde Cristina Fernández de Kirch- La estrella en ascenso de la política argentina, diputado electo por la coalición Propuesta Republicana (Pro) está preparando una plataforma presidencial para el año 2007 TEXTO CARMEN DE CARLOS FOTO PALITO HALIASZ TENDENCIA IDEOLÓGICA Izquierda, derecha, son divisiones del siglo pasado. El problema de Argentina no es ideológico, sino de calidad institucional CORRUPCIÓN POLÍTICA Esclavizar electoralmente la pobreza es espantoso. La clase media no reacciona. Es incomprensible ner sacó el 46 por ciento de los votos. ¿Significa que a la gente no le importan esas prácticas? -Pensé que al practicar el clientelismo, de forma tan salvaje, la clase media iba a reaccionar negativamente, pero no lo hizo. Es incomprensible... Esclavizar electoralmente la pobreza es espantoso... Quizás esos resultados se expliquen porque Argentina está mejor que hace dos años y medio y aún hay un crédito abierto al presidente. ¿Está de acuerdo con los que dicen que estas elecciones significan un cheque en blanco a Kirchner? -No, la gente no le ha dado un cheque en blanco a Kirchner. Los argentinos no dan más cheques en blanco. Todos esos votos, de acá a dos años, pueden desaparecer si Argentina no logra resolver sus problemas de fondo. Creo que el mensaje es: sigue teniendo crédito para apostar, pero no es incondicional. De todas formas, no fue un plebiscito donde Kirchner obtuvo la mitad más uno de los votos, que no los tuvo- -con listas compartidas con otros partidos logró en torno al 40 por ciento- En la capital federal (la ciudad de Buenos Aires) el 80 por ciento de la gente no votó a la lista del presidente. ¿Qué es más importante, haber tenido un 2 por ciento menos de los votos que logró cuando disputó la jefatura de Gobierno de Buenos Aires (contra Aníbal Ibarra, en 2003) o haber sido el más votado en todos los barrios de la ciudad? -Es mucho más importante haber ganado en toda la ciudad. Significa un cambio de la calidad de voto, que he roto un montón de prejuicios y he logrado que baje el nivel de rechazo. La campaña anterior fue la más sucia que se haya visto. -El 40 por ciento del padrón no ha votado a ningún candidato, lo ha hecho en blanco, nulo o se ha abstenido. ¿Significa que continúa la falta de confianza en la clase política? -Sí, sigue habiendo un descrédito enorme. Pero también hay una falta de responsabilidad de la comunidad, porque la forma más honesta de protestar es votando. -La mujer del presidente y candidata por la provincia de Buenos Aires, Cristina Fernández de Kirchner, no fue a votar. ¿Qué juicio le merece? (Suspira) Ya es raro que haya sido candidata en una provincia en la que prácticamente no ha vivido nunca... Esto es parte de la falta de seriedad institucional en nuestro país. ¿Por qué cree que le votó la gente? -Porque hablé de los problemas y ofrecí soluciones concretas. -En el discurso que hizo nada más conocerse que había ganado las elecciones le pidió al presidente que abandonara los fantasmas del pasado ¿Exactamente a qué se refería? -A toda esa persecución, buscando culpables en el pasado de todas las cosas que han sucedido, como si él nunca hubiese participado en nada. Sin embargo, él era gobernador durante esas décadas. -En ese discurso se ofreció a apoyar al Gobierno en todas las iniciativas en el Congreso que fueran necesarias, pero le pidio reciprocidad. ¿Cree que Kirchner está dispuesto a escuchar, a hacer una nueva política? -La esperanza es lo último que se pierde. Yo abro la puerta, más no puedo hacer... No, no creo que él exprese una forma diferente de hacer política, tiene los mismos vicios que los otros. Lo que ha hecho hasta ahora es acumular mucho poder. ¿La derrota de Duhalde y Menem en las elecciones es la primera expresión en las urnas del que se vayan todos -Sin duda. La gente está harta de que los políticos quieran perpetuarse y pide renovación. Esto es sano para el sistema. ¿Estaría dispuesto a aceptarlos en su proyecto? -No, porque no estoy para reivindicar ninguna historia del pasado, estoy para construir el futuro.