Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional DOMINGO 30 10 2005 ABC ENCARNACIÓN OROZCO Delegada del Gobierno contra la Violencia sobre la Mujer La violencia contra las mujeres será tratada como un problema de salud pública MADRID. Encarnación Orozco, abogada y técnica superior en prevención de riesgos laborales, compara la Delegación que encabeza con un faro que vigila el tráfico para evitar accidentes. A las víctimas les envía un mensaje: que rompan su silencio y empiecen a denunciar porque es la única forma de que el Estado pueda protegerlas. -La Ley Integral contra la Violencia de Género no deja cabos sueltos, pero, ¿cuál es su pata principal? -La sensibilización y la prevención, es decir, medidas a medio y largo plazo porque el objetivo último de la ley es cambiar un patrón de conducta sociocultural. Están las medidas de acción inmediata para atender y proteger a las víctimas, pero las de mayor calado suponen un cambio en la educación. -La norma prevé una asignatura específica. ¿Se están aplicando ya planes concretos? -Se va a implantar una asignatura que, salvo modificaciones en la tramitación parlamentaria de la LOE, se denominará educación para la ciudadanía y tendrá dos puntos fundamentales: uno, educación en igualdad, y otro, resolución pacífica de conflictos. El profesorado ya se está formando y está en la mente de todos la inclusión de esta nueva materia. ¿Cuál es la mayor dificultad para aplicar la Ley contra el maltrato? -La norma es, en sí misma, muy ambiciosa porque su finalidad es erradicar esta violencia y eso sólo se puede hacer con la modificación de las pautas de conducta, en virtud de las que aprendemos a socializarnos, de ahí que volvamos a la pregunta inicial. ¿No existe, por tanto, un problema de recursos económicos? -Siempre, en cualquier ámbito presupuestario, se puede decir que harían falta más recursos. Podríamos comparar los Presupuestos del Estado con la economía de una familia a la que siempre le vendría bien más dinero. Es una norma muy bien dotada, con muchos ministerios implicados y a los que se suman los recursos de las Comunidades autónomas. Se trata, además, de una ley sometida a evaluación continua y en cuanto surjan necesidades se subsanarán, como ya ha ocurrido con los Juzgados exclusivos de Violencia sobre la Mujer que, al menos, llegarán a 21 a finales de año, aumentándose, por tanto, los 17 iniciales. Otro ejemplo podría ser la teleasistencia. Cuenta con un presupuesto de 25 millones de euros para 2006; al final de ese año se habrán consumido en torno a 2,5 millones, según las previsiones sobre el gasto de 2005. Desde enero hasta ahora 1.800 mujeres han solicitado este instrumento de protección y atención y Asumió en abril la dirección de las políticas públicas para acabar con la lacra del maltrato; su instrumento es una ley de consenso, ambiciosa y valiente que llama a las cosas por su nombre TEXTO: CRUZ MORCILLO FOTO: DANIEL G. LÓPEZ Encarnación Orozco en su despacho del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales hay que resaltar que no se ha producido ni una agresión a mujeres que cuentan con el servicio y, además, se ha salvado una vida. -Anunció que se personaría en todos los asesinatos por violencia de género. ¿Cómo se está haciendo? -No sólo en los casos que tienen resultado de muerte o secuelas de incapacidad permanente; lo hemos valorado y la Delegación se personará también en aquellos casos que provoquen alarma social por ensañamiento, alevosía u otras circunstancias. Esta personación nos va a servir además para establecer unos perfiles psicológicos de los maltratadores y nos proporcionará una especie de registro de perfiles, a través del análisis de las diligencias. -Con la ley en su conjunto en vigor, ¿cuál es el siguiente paso? -Básicamente dos. La puesta en marcha del Observatorio Estatal de Violencia sobre la Mujer, cuyo borrador de decreto ya está elaborado, y la aplicación del Plan Nacional de Sensibilización y Prevención con perspectiva de género. El Gobierno va a considerar la violencia de género como un problema de salud pública, que puede prevenirse y tratarse, porque la atención prima- Orozco se personará en casos que provoquen alarma social y fijará un registro de perfiles de maltratadores ria es clave tanto en la detección del caso, sea violencia física o psíquica, como a la hora de sustanciar la prueba, ya que si ocultas lo que te está ocurriendo difícilmente puedes arrojar luz sobre ello. Además, las cifras de lesiones que arroja son para tratarlo como un problema de salud pública. Hay que romper el silencio y el miedo a denunciar como sea. Una encuesta que cayó recientemente en mis manos señala que el 50 por ciento de las víctimas después de haber sido hospitalizadas por malos tratos consideraban que su relación era buena o muy buena. ¿Qué papel tiene el Observatorio? -Será el organismo encargado de recabar todos los datos de violencia de género, analizarlos y valorarlos, participado por la Administación general, las Comunidades autónomas, entidades locales, asociaciones de mujeres, INE, en definitiva todos los que tienen que decir algo en este tema y estará en marcha en 2006. ¿De dónde surge su compromiso con las víctimas? -Si ahondo en mis recuerdos, veo que la violencia de género estaba ahí. De niña yo era consciente de que existía ese problema. Me fui acercando al tema desde el análisis del sistema de protección social donde las mujeres siempre se encuentran en una situación desfavorable precisamente por el reparto de roles; luego ya profesionalmente cayó en mis manos la gestación de la ley y llegó la implicación definitiva. -Resulta llamativo que una ley que nace para erradicar la discriminación sea considerada por voces cualificadas discriminatoria... -Se está poniendo el acento en una discriminación por razón de sexo y la ley no enfatiza eso, sino que se centra en un tipo de violencia que manifiesta una situación de desigualdad y trata de corregirla con medidas de acción positiva para garantizar los valores esenciales de nuestra Constitución porque esta violencia ataca la dignidad de la persona. Son argumentos llamativos porque son los mismos que avalan la adopción de esta ley. ¿Sirven para algo los registros de maltratadores? -Siempre tenemos que acudir al mismo argumento, al patrón sociocultural, en la medida en que hasta que no hay una rehabilitación del maltratador, dificilmente se puede desactivar ese patrón de conducta que origina la agresión. Ese es el valor que le doy, mientras esa reeducación no se produzca, la estadística nos muestra que volverá a maltratar, incluso buscará el mismo perfil de mujer. Hay que ver como funcionan y qué eficacia tienen y a partir de ahí extraer conclusiones.