Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 30 10 2005 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN LA TÁCTICA DE LOS PARTIDOS 17 se apaciguado en los últimos días, aunque el malestar de fondo continúa en algunos sectores que perciben en la estrategia de Zapatero un innecesario riesgo ante las próximas citas electorales. A ese apaciguamiento ha colaborado sin duda Maragall, que ha conseguido concitar en su contra a todos los espectros del PSOE por su traición al PSC en la frustrada remodelación de su Gobierno. En el PSOE, como venida del cielo, se ha producido una reunificación de criterios bajo el lema todos contra Maragall que, a la larga, ha servido para que Zapatero tome aire. El Grupo Socialista no prevé esquiroles en la votación y, más allá, incluso, querrá poner de manifiesto un expresivo cierre de filas en torno al liderazgo de Zapatero para dejar claro que no está tocado El PP llega al debate convencido de que tiene el respaldo de la opinión pública Escenificará su unidad en torno a Rajoy y a la idea de defensa de España popular prepara a conciencia desde hace dos semanas su discurso del próximo miércoles, uno de los más importantes de su carrera política J. L. LORENTE MADRID. Los dirigentes del PP llegan al importante debate del próximo miércoles con la moral por las nubes, ya que su labor de oposición se ha visto doblemente reforzada por la aprobación de la reforma estatuaria en el Parlamento autonómico de Cataluña. Por un lado, el PP ha dejado de mirar al pasado, como quería el líder del partido, Mariano Rajoy, y ha superado el lastre que le suponía la investigación parlamentaria del 11- M. Por otro, los socialistas le han dejado el camino libre a la hora de defender la España constitucional, la unidad territorial y la igualdad de los ciudadanos. La jugada no le ha podido salir mejor a Rajoy y al partido. Mientras los socialistas se debaten en una crisis interna motivada por la polémica territorial, los populares ven cómo han subido enteros en las encuestas y ya están por encima del PSOE en intención directa de voto, según los sondeos realizados justo después de que la Cámara catalana diese el visto bueno a la reforma estatutaria. b El líder Pujol acompañará a Maragall al Congreso Pasqual Maragall acudirá el miércoles al Congreso acompañado por el ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol, cinco consejeros de su Gobierno y representantes de la sociedad civil, informa Europa Press. Entre los acompañantes destacan el consejero jefe Josep Bargalló; el consejero de Relaciones Institucionales, Joan Saura, y el portavoz del Ejecutivo y consejero de Política Territorial, Joaquim Nadal, como representantes del Gobierno autonómico. También acudirán el de Economía y Finanzas, Antoni Castells, y el de Comercio, Josep Huguet, negociadores del Título de financiación autonómica. Asimismo, ocuparán un lugar preferente en la delegación el alcalde de Barcelona, Joan Clos, y el delegado de la Generalitat en Madrid, Santiago Torres. Maragall también invitó al presidente de la patronal Fomento del Trabajo, Joan Rosell, y al presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, que no acudirán por problemas de agenda. ERC amaga, pero nunca pega El segundo, ERC, siempre amenazante, pero que el Gobierno cree tener bajo control. Esquerra parece estar persuadida, con menos desgana incluso que CiU, de que un Estatuto limado debe salir adelante. Y aunque las declaraciones públicas de Carod o de Puigcercós apuntan a que ERC no permitirá recortes al Estatuto que no sean de su gusto, especialmente en lo que concierne a la financiación y a la consideración de Cataluña como nación, lo cierto es que es el primer partido avenido a negociar. Esquerra aprieta, pero nunca ahoga por más que quiera aparentarlo. El tercero en tomar nota será una CiU muy satisfecha por haber superado indemne el escollo de la negociación del Estatuto en Cataluña y haber reforzado su posición como alternativa al tripartito a causa de los daños que los caprichos de Maragall infligen al PSC, y por extensión, al tripartito. CiU espera conocer los guiños de Zapatero para definir cómo se maneja en la negociación, pero en principio el acuerdo Mas- Durán- Zapatero invita a pensar en un principio del proceso sosegado. No será en esta primera fase cuando CiU ejerza toda su presión. Y del resto, el PSOE está convencido de contar con el respaldo del PNV, de Coalición Canaria, de IU y de los diputados del Grupo Mixto, especialmente de EA y del BNG. Todos menos el PP, a quien en cualquier caso Zapatero volverá a ofrecer una puerta abierta para retomar la senda del diálogo aunque sin muchas esperanzas. de sacar partido al hecho de que los socialistas se han metido solos en la boca de esos tres lobos- -el peaje estatutario por las exigencias de los nacionalistas; las cesiones en una incipiente negociación con ETA y el efecto llamada del reciente proceso de regularización de inmigrantes- -y el desgaste de Zapatero y su Gobierno en este año y medio parece evidente. Los máximos dirigentes del PP se han dado cuenta que en sólo tres meses se ha dado la vuelta a la tortilla. En julio, los populares estaban tocados. Salían de la comisión del 11- M, que aunque no les fue mal, no dejó de ser un incómoda y recordaba a la ciudadanía uno de los momentos más tristes y dramáticos de la historia de España. Pero lo peor eran las voces críticas dentro del partido, que- -como el líder del PP catalán, Josep Piqué- -apostaban por caras nuevas y no relacionadas con la matanza de los trenes. El lío de Zapatero Ahora la estrategia de los populares es otra y así se presentarán en el debate del miércoles: unidad del partido en torno a Rajoy frente a los síntomas de división en el PSOE y mensaje claro en defensa de la España constitucional frente a la ambigüedad socialista. Precisamente, esos serán los ejes del discurso del líder de la oposición durante el debate de toma en consideración de la reforma catalana, que tendrá lugar el miércoles en el Pleno del Congreso. No obstante, la idea central de su intervención será hacer responsable al presidente del Gobierno de haber metido a los españoles en este lío Rajoy prepara a conciencia desde hace dos semanas el discurso, uno de los más importantes de su carrera política. La técnica del líder de la oposición es la habitual: pedir papeles e informes a medio partido y grupo parlamentario, intercambiar ideas con su círculo más cercano y redactar él solo la intervención. Debate favorecedor Aunque hay preocupación entre los populares por el riesgo que el nuevo proyecto de Estatuto supone para la unidad de la Nación, lo cierto es que la dirección del PP no niega que este debate le favorece. En la sede de la calle Génova están convencidos que ya ha calado entre los ciudadanos de toda España- -incluida buena parte de Cataluña- -la importancia del asunto y que el problema lo tiene el adversario electoral. El proyecto de Maragall y sus socios del tripartito ha eclipsado cual- quier otra materia de debate político. Tan sólo la situación del País Vasco y los problemas derivados de la inmigración obtienen su sitio en la agenda informativa y, ante ellos, el PP también puede enarbolar- -casi en solitario- -la bandera de la unidad territorial de España. La dirección de los populares trata