Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 DOMINGO 30 10 2005 ABC Nacional El terrorista que huyó de Leganés declara ante el juez que durante su fuga estuvo un año en prisión Bouchar, el único superviviente del grupo suicida, asegura que permaneció en varias cárceles europeas testimonio, tras huir de Leganés pasó a Francia por Irún y luego viajó a Bélgica, Holanda, Austria, Hungría y Serbia, desde donde fue entregado a España N. COLLI D. MARTÍNEZ MADRID. Abdelmajid Bouchar, uno de los presuntos autores materiales del mayor atentado sufrido en España, permaneció cerca de un año encarcelado entre Hungría y Austria durante su fuga, que se prolongó desde el 3 de abril de 2004 hasta el 23 del pasado mes de junio, día en el que fue detenido en Serbia. Así lo declaró el marroquí ante el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo cuando le tomó declaración tras su llegada, extraditado desde el país balcánico. Bouchar, miembro del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) está en prisión en España desde el pasado 25 de septiembre, acusado de 192 delitos de asesinato terrorista consumados y de otros 1.800 en grado de tentativa. Este individuo es una pieza clave en la investigación del 11- M, por cuanto es el único superviviente de la célula de Leganés que se encuentra detenido; por esta razón se considera que puede aportar información valiosa sobre la gestación de la matanza ejecutada días antes de la celebración de las elecciones generales del 14 de marzo de 2004. Fuentes de la investigación han revelado a ABC el largo periplo que este terrorista emprendió el 3 de abril de 2004, poco antes de que los siete miembros de la célula de Leganés hicieran saltar por los aires el piso en el que se escondían cuando se vieron acorralados por la Policía. Fue Abdelmajid Bouchar quien, al bajar la basura, dio la voz de alarma a sus compinches al detectar la presencia de los agentes en las inmediaciones del piso de la calle Carmen Martín Gaite. Inmediatamente después, el terrorista- -quien pertenecía a un club de atletismo y corría en pruebas de fondo- huyó a la carrera y, pese a que la Policía trató de seguirlo, no logró detenerlo. En ese momento, los investigadores del 11- M perdieron su pista y uno de los pocos datos que se han conocido sobre su paradero fue el que aportó otro de los imputados, Ibrahim Afalah, herb Según su mano del huido Mohamed Afalah. Ibrahim declaró que la misma noche de la explosión vio a Bouchar en la mezquita de Leganés y que éste le preguntó por su hermano, que en ese momento huía en dirección a Barcelona. Los investigadores siempre han sospechado que la Ciudad Condal también fue el primer destino de Abdelmajid Bouchar en su fuga. De hecho, en esa ciudad se detectó y desmanteló una red islamista que daba cobijo y medios para salir de España a miembros de la galaxia de Al Qaida. Sin embargo, en la declaración que prestó el 27 de septiembre ante el juez, Bouchar afirmó que no se dirigió a Barcelona, sino que desde Madrid viajó a San Sebastián, y de ahí a Irún. Desde esta localidad fronteriza, pasó a Francia, y por la descripción que ofreció del lugar- un sitio con mar se cree que pudo llegar a Biarritz. Documentación falsa Siempre según su relato, desde allí marchó a París y después a Bruselas. Esta ciudad es clave, ya que en ella residían los hermanos Mimoun y Youssef Belhadj, miembros destacados del GICM, que se encargaban de proporcionar documentación falsa a los mujahidines para que pudieran desplazarse sin ser detectados. La Policía cree que ése fue el objetivo que llevó a Bouchar hasta la capital belga, pero las esperanzas de éste se vieron truncadas debido a que Youssef Belhadj había sido detenido el 19 de marzo de 2004- -en la actualidad está preso en España- -y a que por aquellas fechas su hermano, Mimoun Belhadj- -hoy preso en Marruecos- -ya había huido a Siria. La imposibilidad de conseguir docu- La entrega de Bouchar a España se hizo efectiva el pasado 25 de septiembre mentación falsa puede explicar el hecho de que durante los quince meses de su fuga Bouchar fuera detenido en varias ocasiones. De hecho, había dejado en Leganés su carné de identidad, así como su abono de transporte. El terrorista aseguró ante el juez que estuvo casi un año preso, entre otros lugares, en Hungría y en Austria. Las autoridades de estos países no pudieron comprobar que se trataba de un terrorista en busca y captura por su implicación en el 11- M, porque carecía de cualquier documento que lo identificara y porque no se le tomaron las huellas dactilares. Este último hecho no deja de ser sorprendente, y es el motivo por el que el juez y la fiscal que se encargan de esta investigación ponen en duda el testimonio del imputado y han decidido comprobar estos extremos con las autoridades de los países en los que Bouchar dice haber estado preso. Los investigadores apuntan también a que la supuesta estancia en prisión durante tanto tiempo podría ser una coartada utilizada por Bouchar para no revelar la infraestructura en la que pudo apoyarse en sus desplazamientos por tantos países. En su declaración, el terrorista afirmó que desde Bruselas se trasladó a Rotterdam (Holanda) y luego a Austria, Hungría y, finalmente, Serbia, país donde fue detenido, identificado y entregado a las autoridades españolas. Otros elementos hacen pensar a los investigadores que Bouchar mintió más que habló durante el largo interrogatorio al que fue sometido en la Audiencia Nacional. A muchas de las preguntas contestó con evasivas mantuvo una actitud irónica e incluso llegó a preguntar ¿dónde está Leganés? El terrorista negó hechos que están probados, como su estancia en la El juez comprueba la veracidad del testimonio del marroquí con los países donde dice haber estado preso Los investigadores sospechan que podría estar encubriendo la red de apoyo que utilizó en su huida por Europa