Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión DOMINGO 30 10 2005 ABC AD LIBITUM PROVERBIOS MORALES MUCHA DOCTRINA, POCAS CARRETERAS BEDIENTES al sentido kilométrico de la existencia, ese que siempre coloca la felicidad un poco más allá, millones de españoles han optado por disfrutar del primero de los grandes puentes del otoño marchándose lejos, cuanto más, mejor, de su lugar de residencia. Ante tan multitudinario fenómeno hay muy poco que decir u objetar. Cada cual aplica su renta, o su capacidad de endeudamiento, a lo que más le peta y tanto valen, a este respecto, Estambul como Benidorm o Betanzos como Sigüenza. Como suele suceder, la Dirección General de Tráfico, ese organismo de dudosa eficacia y condición agorera, nos recordó machaconamente M. MARTÍN que el año pasado, en seFERRAND mejantes fechas y circunstancias, los atascos de la operación salida alcanzaron los 200 kilómetros de tan resignadas como recalcitrantes paralizaciones, y este año, por no ser menos, la enfermedad, evidencia de la indignante escasez de infraestructura que padecemos los contribuyentes, ha crecido hasta alcanzar los 270 kilómetros de insufribles parones: una dolorosa recidiva. Es verdad que somos muchos, más de cuarenta millones, y que también lo son las unidades que integran el parque automovilístico nacional; pero no lo es menos que unos y otro integramos el gran manantial en el que el Estado, en sus distintos escalones recaudatorios, sacia su sed fiscal. Del mismo modo que nuestros predecesores en el oficio de escribir para los periódicos no resistían, llegadas estas fechas, la tentación de hacerlo sobre los primeros vientos del otoño, la llegada de las castañeras o, puestos a mayores, la vigencia de Don Juan Tenorio- -ahora relegado, en el Teatro Español a una lectura como de colegio mayor de los de antes- nosotros, los de hoy, sentimos la provocación del puente festivo como una pauta para recordar la contumaz costumbre de los gobiernos de España de mantener redes de transporte y desplazamiento que, muy por debajo de la necesidad y la demanda sociales, tampoco están por encima de nuestras posibilidades. Es posible que hablar de lo cotidiano, de lo que afecta a la mayoría, resulte subversivo; pero nos estamos acostumbrando tanto a la abstracción y el esperpento, a la que arranca de un Estatuto de autonomía que sólo les interesa a sus redactores o al que cabalga a lomos de una ministra redicha, que resulta conveniente tratar de reconducir la contemplación a lo que tenemos delante de los ojos. Aquí se nos pasa el tiempo escuchando los cantos sin sustancia de la autoridad; pero a esa autoridad, para poder reconocerla y acatarla, hay que exigirle hechos concretos y palpables. ¿Dónde están las carreteras, a la medida de la realidad nacional, que tantas veces nos han prometido y que, por lo que parece, tantas veces hemos pagado, en el punto de peaje y o en el amplio muestrario de los impuestos? FRANJAS E veía venir. Les das alas, se envalentonan y acaban invadiendo tu plaza de garaje. No hay nacionalismo enano que no sea expansivo, precisamente por enano y acomplejadillo. Estos microbios se nutren de su insobornable mentalidad de acreedores y no hay forma de contentarlos. La Cataluña independiente de Rovireta terminaría reclamando Aluche como territorio irredento, o sea que mejor cortar desde el principio. No es aconsejable debatir con ellos, por mucho tiempo y tranquilidad de que se disponga, porque se acaba siempre perdiendo el primero y turbando la segunda. Como si no existieran, lo digo en serio. Su tropa cuenta con un plantel de especialistas en aburrir vacas que puede convertirse, si se le concede atención, en arma de destrucción pasiva (o sea, de las que te dejan el cerebro como una pasa) Insaciables pelmas que, en situaciones normales, evitaríamos como si fueran pollos transilvanos. ¿Se imagina alguien lo que debe de ser un viaje en avión a Estrasburgo con el eurodiputaJON do tricéfalo Bernat, Joan i Marí? JUARISTI Si te toca en el asiento contiguo un cosmopolita plurilingüe de éstos, te aconsejo tirarte en marcha. Tendrás más posibilidades de sobrevivir. Los tipos son tan liberales, que se saben de memoria todas las franjas del planeta y te las van recitando como aquellos cabrones de los trenes de antaño que largaban a los demás pasajeros la lista completa de estaciones y apeaderos de la Renfe, viniera o no a cuento. ¿Qué me dice usted- -te preguntan- -de la humillación sistemática de los catalanohablantes bajo jurisdicción aragonesa en la franja oriental de Huesca, en Fraga o Mequinença? Y tú vas y picas. Contestas que peor lo pasan los castellanohablantes de la franja occidental de Sant Adriá del Besós y para cuando les ves los colmillos de compte Arnau es tarde. Te obsequian la sonrisa étnica que tan bien ha descrito Boadella y prosiguen: Ya me parecía que era usted persona informada, pero no me negará que, en la franja berciana de León, los hablantes de gallego sufren lo indeci- O S ble cuando son obligados a expresarse en castellano en un juicio de faltas Les cuentas entonces lo de tu cuñada querulante de Cacabelos, traductora de literatura apocalíptica copta a la lengua de Fraga (Iribarne) Pero adviertes, horrorizado, que, hasta ahora, no han pasado de los ejercicios vampíricos de calentamiento. La dentellada llega de improviso. Miran por la ventanilla y susurran: Sobrevolamos la franja meridional del Loira, y esto me recuerda el vergonzoso trato que inflige el Estado español a los numerosos hablantes de amazight en Sebta y al- Meliyia Salta la alarma. ¿Hablantes de qué? ¿Dónde? inquieres en un tono que delata tu desesperación. De amazight. En Sebta y al- Meliyia repiten con silbidos de víbora triunfal. Créame- -les dices- yo voy bastante por Almería y no me parece que haya tantos hablantes de amasijo. Aunque, si como usted dice, lo hablan en sectas, es lógico que ni me entere. Deben de estar todos en la franja costera, lindando con Málaga, porque allí hay mucho extranjero, ingleses y polacos, sobre todo. No lo digo por los polacos, que son muy católicos, qué le voy a contar a usted. Disculpe que no le haya entendido a la primera. A mí, si no me hablan despacio en catalán, no lo cojo bien El desdeñoso silencio que sigue a tus excusas suele ser un alivio, pero cuando llegas, por ejemplo, a Estrasburgo, en la franja germanófona de la dulce Francia (Franja en serbocroata) notas que te han chupado un litro de sangre. Pide una salchicha- -las de Alsacia son estupendas contra la anemia- -y consuélate pensando que otros lo tienen mucho peor. Los israelíes, sin ir más lejos, a los dos meses de retirarse de la franja de Gaza. Más vale lidiar con los cursis de Esquerra que con un aspirante a genocida como Mahmud Ahmadineyad, que el cielo confunda, pero si puedes ahorrarte también discutir con aquéllos de franjas y tonterías, eso llevarás ganado. Después de todo, los propios Bernat, Joan i Marí reconocen que un juez que no hable catalán en Fraga no sería peor que un huracán en Méjico. Tampoco Rovireta quiere echarnos al mar, de momento. O sea que tómate un cava a su salud. PALABRAS CRUZADAS ¿Ha incriminado el fiscal a la presidencia de George Bush? MENTIR EN UN ASUNTO NUCLEAR UNA PRESA MENOR E N Estados Unidos la separación de poderes es una realidad. La decisión del fiscal de procesar a Lewis Libby, mano derecha de Cheney y alto responsable de la Casa Blanca, pone de relieve la independencia del Poder Judicial y su capacidad para corregir los abusos del Poder Ejecutivo. Perjurio, falso testimonio y obstrucción a la Justicia: estas acusaciones ponen en duda la fiabilidad de la actual Casa Blanca y su tendencia a mentir, mal soportada por los ciudadanos americanos. Se trata además de un asunto que afecta a la seguridad nuclear. Una materia casi siempre secreta, pero incuestionable cuando se dan daDARÍO tos públicos. Lo más grave es que el proVALCÁRCEL cesamiento de Libby puede ser sólo el primero. Cada declaración de Karl Rove, primer consejero del presidente Bush, está en el punto de mira del fiscal. La situación de Bush es comprometida a medida que avanza el segundo mandato. La reforma de la Seguridad Social no sale adelante. La nueva política fiscal ha obstaculizado la recuperación de la economía. La gigantesca deuda crece cada mes. La descalificación de la abogada Harriet Miers, propuesta por Bush para la Corte Suprema, ha partido de la mayoría republicana. Irak ha aprobado su Constitución, pero la guerra va a peor. Sadam no tenía la menor posibilidad de fabricar armas atómicas. ¿Por qué decidió Bush ir a esta guerra? No se sabe. ¿S ABE usted quién es el jefe de gabinete de María Teresa Fernández de la Vega? Pues en un caso destinado a procesar políticamente al presidente de los Estados Unidos, la única presa que ha logrado cobrar el fiscal es una figura de segunda fila, Scooter Libby, el jefe de gabinete del vicepresidente Richard Cheney. Algo parecido en España difícilmente abriría nuestros medios de comunicación. El fiscal Fitzgerald recibió un mandato para investigar si se había violado la ley de 1982 de Protección de Identidad de agentes de Inteligencia. Libby no ha sido acusado tampoco de eso, sino de haber mentido cuatro veces al gran jurado RAMÓN que investigaba ese caso, algo sorprenPÉREZ- MAURA dente en un abogado de su experiencia. Mas nadie ha acusado de revelar la identidad de la agente Plame a su marido, Joseph Wilson, pese a que explotó su antiguo cargo como consultor de la CIA- -que ella le ayudó a obtener- -para jugar un papel de relumbrón en la campaña presidencial de Kerry. El ruido, este fin de semana, es ensordecedor, pero lo que el fiscal especial Patrick Fitzgerald ha obtenido en este caso es un paquete de palomitas en comparación con el pavo relleno que cocinó el fiscal especial Kenneth Starr contra Bill Clinton. Y Clinton es reverenciado hoy en medio mundo. Por cierto, el jefe de gabinete de Fernández se llama Fernando Escribano. ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate