Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 Los sábados de ABC SÁBADO 29 10 2005 ABC MOTOR El Salón del Automóvil de Tokio acaba de demostrar que su industria juega en una división especial, mientras que los antiguos dioses del automovilismo europeo y americano buscan soluciones para evitar la crisis absoluta El presente es híbrido TEXTO: F. DEL BRÍO FOTOS: P. DEL BRIO Prototipo Volkswagen Ecoracer, que sólo consume 3,4 litros a los 100 km Re Honda Sport 4, un coche concepto de tracción permanente y cuatro plazas cién cumplidos los cincuenta años desde la creación del Salón Internacional del Automóvil de Tokio, el centro de congresos y exposiciones de la ciudad nipona, el Chiva Makuhari Messe, ha sido el escenario de la última edición de esta muestra que, sin ser tan relevante para el mercado europeo, sí suele aportar grandes dosis de imaginación y excentricidad, al estilo puramente oriental. La cita llega en un momento en el que los grandes constructores americanos están sufriendo una de sus mayores crisis económicas. General Motors ve peligrar su liderazgo mundial, los analistas predicen los peores augurios en un horizonte de tres años, y Ford Motor Company reconoce que está perdiendo 15 millones de dólares al día en sus operaciones. Los cierres de factorías están a la orden del día. Los despidos de personal cualificado están haciendo que uno de los mercados más importantes del planeta se tambalee por la competencia del sureste asiático, que paso a paso está robando un terreno que va a ser complicado recuperar. Amparados en este éxito, los constructores de automóviles japoneses tratan de demostrar en la 39 edición del Auto Show de Tokio que tienen suficientes ideas e innovación para conservar su envidiable posición y, además, que son capaces de vender coches ecológicamente limpios, baratos, que consumen poca gasolina y pueden situarse a la vanguardia de la tecnología. Mientras las míticas camionetas americanas 4 x 4 bajan en sus ventas por el incremento del precio del combustible, los vehículos nipones, mucho más ahorradores, se venden como pan caliente en todo el mundo, y (Pasa a la página siguiente)