Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 Economía SÁBADO 29 10 2005 ABC El Ejecutivo quiere reducir la tasa de paro juvenil al 18,6 en 2010 Leire Iglesias, directora general del Instituto de la Juventud, confirmó ayer que el Gobierno espera haber reducido en 2010 la tasa de desempleo juvenil desde el 22,1 actual hasta el 18,6 en que está situada la media europea. En este horizonte habría un objetivo intermedio, que sería situar la citada tasa en el 19,3 en 2008, siguiendo las pautas fijadas en la Estrategia de Lisboa. Otra de las metas afecta a las mujeres donde se espera elevar la tasa de empleo femenino del actual 48 al 57 Este objetivo es mucho más ambicioso, ya que se pretende aumentar esta tasa por encima de la media de la UE. El Gobierno pide a empresarios y sindicatos un último esfuerzo en la reforma laboral Méndez y Fidalgo se reunieron ayer para fijar la nueva estrategia en la negociación M. VÁZQUEZ DEL RÍO MADRID. Ante las posiciones tan dispares que mantienen las organizaciones empresariales y sindicales para reformar el mercado laboral, el vicepresidente económico, Pedro Solbes, y el ministro de Trabajo, Jesús Caldera, hicieron ayer un llamamiento a la responsabilidad de los agentes sociales para lograr un acuerdo en la reforma la- boral. Estos mensajes muestran la preocupación del Gobierno ante las dificultades surgidas en el proceso de diálogo social. Solbes explicó que el Ejecutivo hará todo lo posible para conseguir un acuerdo en la mesa de negociación para la reforma laboral, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. En este sentido, concretó que el interés del Gobierno es que se llegue a un acuerdo en esta materia tan importante. No obstante, el vicepresidente económico eludió fijar un plazo para que este acuerdo se materialice, aunque sí mostró su deseo de que si es posible la semana que viene, mejor que más tarde Además, avalado por los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) consideró que estamos en un momento importante del empleo que debería permitirnos avanzar en el diálogo social y tratar problemas como la temporalidad, donde tenemos un largo camino por recorrer También el titular de Trabajo puso el énfasis en la elevada temporalidad del mercado laboral español, cuyo repunte en el tercer trimestre del año (hasta el 34,49 se debió al periodo estival y la elevada estacionalidad que siempre se registra en ese periodo. Por este motivo, llamó la atención sobre el hecho de que este dato debe servir para que tanto Gobierno como agentes sociales, ahora que se está en el centro mismo del debate, alcancen acuerdos en la mesa de diálogo para atajar este problema que calificó como el punto más débil del mercado laboral Asimismo, reconoció que, una vez presentadas las propuestas por todas las partes, las posiciones están muy alejadas lo que requerirá que todos hagan un esfuerzo para aproximar sus posturas. En similares términos se manifestó el secretario general de Empleo, encargado de dirigir este proceso, quien apeló a la responsabilidad de todos, lo que supondrá flexibilizar sus posiciones en la nueva fase de diálogo. Puesta en común Mientras tanto, los secretarios general de UGT, Cándido Méndez, y de CC. OO. José María Fidalgo, mantuvieron ayer una reunión en la sede ugetista a fin de poner en común la estrategia que seguirán a partir del 3 de noviembre, fecha en la que el Gobierno ha vuelto a convocar a empresarios y sindicatos para avanzar en las negociaciones. Los líderes sindicales, junto con los responsables de llevar a cabo esta negociación, concretaron ayer los temas que abordarán en la próxima reunión y la estrategia que seguirán, según ha podido saber ABC. Valeriano Gómez explicó en la última reunión, celebrada el pasado martes y en la que CEOE entregó un documento con sus propuestas, que a partir de noviembre el diálogo entra en una nueva fase, en el que con las propuestas concretas puestas sobre la mesa, se empezará a buscar las posibilidades de aproximación en cada punto. Uno de los primeros temas a abordar será el contrato de fomento del empleo, cuya indemnización es de 33 días por año trabajado. Los sindicatos se niegan a que se generalice su uso, mientras que la CEOE quiere que sustituya al de 45 días de indemnización.