Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 29 10 2005 57 Las entidades de gestión de derechos advierten al Gobierno de que la cultura gratuita favorece su degradación Enya viaja desde el rock al haiku en su nuevo disco, Amarantine que sale a la venta el 21 de noviembre Lars von Trier cierra con su magistral Manderlay la 50 edición de la Seminci El director danés mantiene el pulso en la continuación de Dogville b El jurado Internacional de la Seminci dará a conocer hoy a qué película concede la Espiga de Oro esta edición, en la que destacan Haneke, Canosa y Von Trier FÉLIX IGLESIAS VALLADOLID. Lars von Trier continúa aireando casa ajena, que nunca ha pisado, pero que forma parte de sus referencias cotidianas, como de la mayor parte de la población mundial. Estados Unidos es el chivo expiatorio sobre el que el director danés está hurgando, ya desde Dogville (2003) en los pozos negros de la primera potencia mundial (imagínense la pestilencia en las colonias satélites) El segundo pivote lleva por título Manderlay el pueblo donde la caravana de mafiosos que huyen de Dogville, encabezada por Willen Dafoe, hace un alto y comprueba que la esclavitud sigue vigente a pesar de haberse abolido hace 70 años. La hija del capo, Grace (Bryce Dallas Howard sustituye a Nicole Kidman) decide quedarse para dar por primera vez la dignidad a la subyugada comunidad negra. El director danés mantiene una escenografía de planos abiertos, sin más referentes espaciales que una ventana, unas pocas camas, una escalera y una habitación sin muros, además de una alambrada que separa el mundo real y la ficción que se vive en Manderlay. En esta ambientación cuasi operística (ligeros toques de música barroca contribuyen a densificar las escenas) el trabajo de los actores no sólo es la fachada sino también el armazón de la película. La palabra lanzada, la mano posada, el torso sudado de los intérpretes- -entre los que destacan Danny Glover como respetable anciano de los esclavos hacen que las dos horas y veinte minutos de metraje no desinflen el filme. EFE obra está atravesada por palabras fundamentales en la producción del autor argentino, tales como amor, niñez, muerte, poesía, olvido, memoria Sobre la influencia de esta última en su obra, afirmó que la vida de un poeta no se aplica exactamente a ella matizando que la experiencia vivida se puede articular con la obra Cuando se habla de Juan Gelman es preciso recordar su dramática trayectoria vital, inevitablemente asociada a su trayectoria creativa. Hace tres décadas su hijo y su nuera, que estaba embarazada, fueron secuestrados y asesinados durante la dictadura en Argentina. En 2000, tras una larga búsqueda, descubrió el paradero de su nieta, dada en adopción. Bryce Dallas Howard protagoniza Manderlay de Lars von Trier ABC El director danés sigue hurgando en el pozo negro de los Estados Unidos tras la aclamada Dogville cia de los esclavos a ser liberados a tenor de su evangelización liberadora. La última película de la sección oficial que se proyectó ayer en la L Semana Internacional de Cine de Valladolid fue la polaca Mi Nikifor de Krzysztof Krauze. Película antigua en su rodaje, casi tanto como la Polonia comunista que la ambienta, y con saltos narrativos más allá de cualquier elipsis que hacen incomprensible varias escenas. El descubrimiento del genio pictórico de Nikifor, enfermo físico y mental, por parte de un artista frustrado que se convierte en su valedor dan la oportunidad a la sorprendente y magistral interpretación de la actriz Krystina Feldman, que da vida al ahora (murió en 1968) valorado pintor naif. La ruleta rusa de los pronósticos Hacer pronósticos con un jurado de cine de por medio es como jugar a la ruleta rusa en un coche sin amortiguadores en una calle empedrada: con suerte el tiro te sale por la culata. Sin seguro de vida, la apuesta, después de contemplar las 16 películas que optan a la Espiga de Oro, la encabeza, para este cronista, Escondido del austriaco Michael Haneke, aunque su devastadora historia a más de uno le haya cortado la digestión. Otro europeo, Lars von Trier, se sitúa a la cabeza de salida con Manderlay parte de la trilogía encabezada por la aclamada Dogville lo que puede jugar en su contra. También hay que apostar por Hans Canosa con la independiente Conversaciones con otras mujeres y por Dominique Deruddere y su Banquete de boda Esperemos que no haya muchos baches. La poesía inútil Sin embargo, el escritor no cree que la poesía deba responder necesariamente a un compromiso cívico. Todos debemos vivir en estado de alerta, y ésta se traduce en poesía en la medida en que coincide la circunstancia exterior con la interior. No se puede hablar de un tema porque se lo impongan Y defendió la existencia de diferentes clases de poesía. Cada poeta representa la riqueza infinita de la poesía, que es la tierra más libre del mundo El escritor quiso matizar que nadie se puede proponer escribir poesía y, si lo hace, no creo que sea bueno. Uno no escribe lo que se propone- -continúa- sino apenas lo que puede, y yo siempre quedé insatisfecho Sobre la utilidad de este género, se mostró contundente: La poesía es inútil a Dios gracias, pero todos hablamos de la utilidad de lo útil, y nadie de la utilidad de lo inútil Evangelización liberadora El trato a la población negra más allá de la abolición de la esclavitud y el papel que han ejercido los blancos estadounidenses para mantener otro sometimiento sobre los afroamericanos, muchos de los cuales, según Von Trier, asumen sin disgusto, hacen de Manderlay la segunda tabla de un tríptico de los pecados de la libertad, la democracia y lo políticamente correcto. No en vano, la idealista e ingenua Grace acaba asumiendo el papel de ama de la plantación cuando su discurso acaba reventado cuando se estampana ante la resisten-