Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 29 10 2005 Sociedad 55 Religión El purgatorio, según Ratzinger Como teólogo, Joseph Ratzinger ha reflexionado mucho sobre el más allá y ha escrito ensayos de escatología, el conocimiento de las cosas últimas una disciplina que cuenta entre sus primeros autores con el santo obispo Julián de Toledo, y entre sus últimos especialistas con el jesuita español Cándido Pozo. El 30 de marzo de 1992, Ratzinger presentó en Praga su visión personal del cielo, el infierno y el purgatorio. Según el teólogo alemán, la Tierra se convierte en cielo, en reino de Dios, cuando se cumple su voluntad así en la Tierra como en el cielo del modo indicado en el Padre Nuestro. El purgatorio, el lugar de purificación, es, en definitiva, Cristo mismo. Si nos encontramos con Él de manera transparente, sucederá que todas las bajezas y culpas de nuestra vida, que hemos escondido cuidadosamente, comparecerán ante el alma en ese momento de verdad y nos quemarán. La presencia del Señor actuará, como una llama ardiente, sobre todo lo que en nosotros es inclinación a la injusticia, al odio y a la mentira so cuando Jesús dice que a Judas el traidor le hubiese sido mejor no haber nacido esa declaración no puede interpretarse como certeza de condena eterna Purgatorio y purificación En la audiencia general del 4 de agosto de 1999, Juan Pablo II explicó que el término purgatorio no indica un lugar, sino una condición de vida: la de quienes, después de la muerte, viven en un estado de purificación, pero ya en el amor de Cristo, que les libera de los residuos de imperfecciones Durante varios siglos, se aplicaban al purgatorio conceptos de tiempo astronómico, y se hablaba de las indulgencias en términos de días, meses o años, hasta que Pablo VI las dividió en parciales y plenarias Juan Pablo II considera característica importante del purgatorio su dimensión comunitaria, pues quienes se encuentran en esa condición de purificación están ligados ya tanto a los santos, que gozan plenamente de la vida eterna, como a nosotros, que caminamos en este mundo hacia la casa del Padre Esos lazos invitan a rezar por las almas del purgatorio que, a su vez, pueden ayudar a quien continúa en la Tierra, expuesto a las agresiones del demonio y protegido por la ayuda de los ángeles y santos. La geografía del más allá se caracteriza por sus fronteras porosas y una continua interacción, para el bien y para el mal. El cielo, la Tierra y el infierno son mundos distintos pero no herméticamente separados. Las almas se comunican en modos imposibles de expresar pero, al mismo tiempo, fáciles de reconocer. La semana pasada, hablando sobre la presencia real de Jesús en la Eucaristía, Benedicto XVI decía que es como la electricidad, que no la puedes ver, pero sabes que circula cuando se enciende la lámpara Católicos y judíos deploran el muro de los prejuicios que nos separa Se cumplen 40 años de la Nostra Aetate que exculpó a los judíos de la muerte de Cristo b El responsable de la Comuni- dad Judía denuncia que los judíos siguen siendo despreciados y, en el mejor de los casos, considerados hombres a temer JESÚS BASTANTE MADRID. La sede de la Conferencia Episcopal fue el escenario elegido para que las máximas autoridades judías y católicas de nuestro país conmemorasen el 40 aniversario de la promulgación de la Declaración Nostra Aetate que supuso un paso histórico al dejar de considerar la Iglesia católica a los judíos como responsables de la muerte de Cristo y sentar las bases para el diálogo entre hermanos en la misma fe Al acto, que se celebra por primera vez en España, asistieron el presidente de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales, Adolfo González Montes; el Nuncio Apostólico, Manuel Monteiro de Castro; el embajador de Israel en España, Víctor Harel, y el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España, Jacobo Israel Garzón. Posteriormente, hicieron acto de presencia el presidente del Episcopado, Ricardo Blázquez, y el cardenal francés (judío de nacimiento) Jean Marie Lustiger. Durante su intervención, González Montes lamentó los odios, persecuciones y manifestaciones de antisemitismo de que han sido objeto los judíos de cualquier tiempo y por parte de cualquier persona y junto con los judíos deploró el muro de los prejuicios que nos separa Obstáculos para la Religión El prelado aprovechó su intervención para criticar la pérdida de la religión de la Educación o su obstaculización injustificada por parte de la Administración pública que, en su opinión, representa una limitación sustancial al desarrollo integral de la persona que se volverá contra la misma sociedad que excluye la religión de su horizonte, recluyéndola a la conciencia y asimilándola a la mera libertad de creencias Por su parte, Jacobo Israel reivindicó la vigencia de la Nostra Aetate subrayando que en la actualidad los judíos siguen siendo despreciados y, en el mejor de los casos, considerados hombres a temer y señaló que acercarse, conocerse, apreciarse por las similitudes y respetarse por las diferencias se hace necesario La condena es el definitivo alejamiento de Dios, libremente escogido por la persona el infierno no debe crear psicosis o angustia, sino que es una advertencia saludable a nuestra libertad Juan Pablo II añadía que no podemos saber, sin una especial revelación divina, si algún ser humano, o quién, ha sido condenado Ya en su libro de 1994 Cruzando el umbral de la esperanza el Papa escribía que el silencio de la Iglesia es la única opción oportuna. Inclu-